El COIT analiza las razones para abogar por negocios TIC
20/09/2011
El Congreso de Ingenieros de Telecomunicación que organiza el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación y que se clausura hoy ha centrado parte de sus ponencias en la importancia de apostar por una sociedad TIC en general.

 Fuente:  www.redestelecom.com  Fecha:  20.09.2011

 Varios operadores abordaron la necesidad de seguir avanzado en el desarrollo de la banda ancha para acometer los nuevos retos que plantean las 'smart cities'.

El Congreso de Ingenieros de Telecomunicación que organiza el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación y que se clausura hoy ha centrado parte de sus ponencias en la importancia de apostar por una sociedad TIC en general.  Las principales operadoras españolas han coincidido en la necesidad de contar con una buena infraestructura de banda ancha para desarrollar las aplicaciones y los servicios del futuro.

Desde Telefónica destacaron la demanda creciente de mayor calidad en los productos y servicios del ciudadano pero contralando el gasto, lo que supone “una demanda de mayor capacidad en las redes y de mayor velocidad”, seguró Juan Carlos Morán, director de Telefónica de Castilla y León. “Telefónica es la primera compañía en España en aplicar la tecnología 4G, lo que permite una evolución importantísima para las posibilidades de las ciudades inteligentes”. Sin embargo, ha añadido, “los objetivos que nos marcan desde la Agenda Digital Europa de proporcionar 30 megas a los usuarios a partir de 2013 son muy ambiciosos, requieren un gran esfuerzo inversor y, sobre todo, un estímulo de la demanda para poder implementarlo”. “El objetivo es difícil de alcanzar, pero no imposible”, concluyó.

Por su parte, Miguel García Alonso, director de Empresas de ONO, valoró que “la conectividad ultrarrápida será cada vez más necesaria”, puesto que “permitirá generar nuevas aplicaciones que hasta ahora no eran posibles”. Esta opinión ha sido reafirmada por Fernando Molina, director de Despliegue de Red en Vodafone, que opinó que la “evolución de la banda ancha ultrarrápida, que ya es una realidad, permitirá crear una ciudad que soporte todos los servicios de futuro para empresas, ciudadanos y Administración, como pueden ser los negocios domóticos, las comunicaciones personales, las aplicaciones de ocio y entretenimiento, la mejora en la productividad, la gestión del transporte, la sanidad…y seguramente nos quedaremos cortos al pensar en las oportunidades que pueden aportar las TIC en las ciudades”.

En la mesa de redes de sensores, principal infraestructura tecnológica de lo que serían las ciudades inteligentes y que, conformarían el esqueleto de las mismas, la compañía tecnológica  Indra destacó que para la viabilidad de una ciudad inteligente “se plantean una serie de retos de gestión y organización, y se deberán llevar a cabo estrategias que ayuden a las administraciones a considerar como se organizan estas ciudades”, por lo que será necesario” crear modelos de negocio público-privados para su consecución”.

En este sentido, el responsable de I+D del centro tecnológico i2CAT y secretario del grupo de trabajo que trabaja en la estandarización de redes de sensores, Albert Vidal, corroboró que “es necesario crear estos nuevos modelos de negocio y, además, dar a conocer al mercado la potencialidad de esta tecnología, que es enorme”. A nivel de tecnología, Vidal asegura que “está muy madura”, aunque hay algunos retos en los que a nivel de I+D aún se debe trabajar, como es el del “ahorro en el consumo de energía para hacer más autónomos a los sensores, trabajar en dotar de la máxima fiabilidad en el envío de datos que los sensores facilitarán y en el tamaño de los mismos para minimizar el impacto en la sociedad”, entre otros aspectos.

El congreso también ha hecho hincapié en las posibilidades que ofrecen los pavimentos en las ciudades. En este sentido, Félix Navarro, presidente de la empresa Pavimento Inteligente, aseguró que “la estructura de las calles no ha variado prácticamente nada desde la época de los romanos”, y cree que ha llegado el momento de transformar el “pavimento analógico en un pavimento digital”, de tal modo que “no sólo sirva para soportar el tráfico sino que permitirá regular el tráfico, ayudar a las personas mayores, localizar a los niños, tener servicios de información móviles, aportar información del patrimonio…todo esto disponible desde el propio pavimento”. Esto se conseguiría, según Navarro, con unos pequeños sensores invisibles ubicados en el subsuelo.