Las empresas y los profesionales apuestan por la formación online
28/11/2014
La enseñanza universitaria en línea representa el 15 % en el Estado español en cuanto a estudiantes

Fuente:  www.equiposytalento.com

Más de 230.000 estudiantes de grados y másteres optan por la enseñanza universitaria en línea, que actualmente representa el 15 % del total en el Estado español. El sector ha vivido un incremento notable en los últimos años, no solo en cuanto a la cuota de mercado sino también por el número de universidades que ofrecen estos estudios y por el abanico de oferta académica que se puede cursar. Precisamente la UOC, universidad virtual decana en el Estado, gradúa este año a 4.962 nuevos estudiantes, que elevan a 49.943 el número total de graduados de la UOC.

 

Pero no solo la demanda por parte de estudiantes y la apuesta del sector educativo por el aprendizaje virtual consolidan el auge del sector. El mundo empresarial también cree en el elearning, tal como demuestra el estudio «El perfil del empresario con relación a la formación en línea», elaborado por Àngels Fitó, directora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC; Maria Jesús Martínez, directora del grado de Dirección y Administración de Empresas de la UOC; y Soledad Moya, profesora del Departamento de Finanzas y Control de Gestión de EADA Business School.

Según este trabajo, para los empleadores, las universidades en línea son igualmente válidas a la hora de formar en competencias. Algunas características de los empleadores, como la edad y el sexo, influyen, pese a todo, en esta percepción. Así, las mujeres y el colectivo más joven reconocen significativamente mejor las virtudes de la metodología de enseñanza/aprendizaje en línea en cuanto al logro de competencias como la organización del trabajo, la utilización de las TIC o la capacidad de análisis y síntesis o de tomar decisiones. En cuanto a la opinión de los empleadores en función del ámbito, las empresas más intensivas en el uso de las TIC reconocen la prevalencia de la formación en línea para el desarrollo de competencias como la comunicación o el liderazgo.

Desde 2007 y hasta 2014, más de 55 empresas o instituciones han confiado en la UOC para formar a sus trabajadores, en programas a medida. En total, 38.801 trabajadores y trabajadoras se han beneficiado de los mismos.

La formación para la empleabilidad, clave
Las expertas sostienen que la gran ruptura en la enseñanza universitaria será el diseño de la formación para la empleabilidad, una formación basada en competencias, más adecuada para la formación a lo largo de la vida. De hecho, según publica The Economist 2004, un 27 % de los empleadores europeos encuestados por McKinsey («Education to employment: Getting Europe’s youth into work») admitieron haber dejado una plaza vacante en el último año al no haber encontrado un profesional con las características deseadas. Un tercio llegó a reconocer que la falta de competencias está causando grandes problemas a su negocio. Todavía más preocupantes son los datos recogidos por la última encuesta a empresas europeas de CEDEFOP (2013): el 40 % de los empresarios expresaba dificultades para encontrar trabajadores con las competencias adecuadas puesto que «los sistemas educativos imparten a los titulados del futuro las competencias requeridas por la industria del pasado».

Precisamente, en las jornadas «Cataluña Futuro: el mercado de trabajo y el capital humano» (Poblet, 2014) los empresarios reconocieron que las habilidades son un activo fundamental para las personas, las empresas y las sociedades. Cataluña, según calificaciones de la UE y la OCDE, presenta un elevado grado de desajuste en términos de cualificaciones y habilidades entre trabajadores y puestos de trabajo. Por lo tanto, el reto de las universidades pasa por formar en competencias para la empleabilidad, sobre todo después de la fuerte recesión económica. Por eso, los graduados universitarios tienen que desarrollar aspectos como la flexibilidad, la gestión del conocimiento, la capacidad de innovación o el emprendimiento.

Para hacer frente a esta situación de déficit competencial, es necesario extender la formación a lo largo de la vida. En este contexto la formación online toma mucho sentido, dado que permite conciliar vida laboral y familiar con estudios y puede ejercer un rol de liderazgo, ofreciendo una formación de calidad altamente profesionalizadora, tanto a profesionales como a empresas para formar a sus empleados.

La formación a medida, apuesta empresarial
El informe de Randstad «Tendencias en la formación» apunta que una de cada cuatro empresas aumentará en 2015 el presupuesto de formación de sus trabajadores y un 68 % lo mantendrá. Y tal como apunta «The European e-learning overview», el gasto en e-learning en Europa se prevé que se incremente un 23 % entre 2012 y 2017, incluyendo un crecimiento del 13 % en el caso de la formación a medida. Tanto para los trabajadores de pymes como para los de grandes empresas, en el Estado español, el uso del aprendizaje virtual ha pasado del 38 % al 44 % (de 2010 a 2012). De hecho, la expansión de este tipo de formación en el ámbito corporativo la lideran el Reino Unido y España. Estos datos todavía son más significativos en Estados Unidos, donde el 84,2 % de las empresas utilizan el aprendizaje virtual para algún tipo de formación (encuesta Kineo).