La Eurocámara pide privacidad en el 'Internet de las cosas'
16/06/2010
El Parlamento Europeo llamó a garantizar la privacidad y la protección de los datos personales de cara a la futura conexión de objetos cotidianos a la Red, el llamado 'Internet de las cosas'.

Fuente:  http://www.elmundo.es  Fecha: 16.06.2010

Teniendo en cuenta que "todos los objetos de nuestra vida cotidiana (tarjetas de transporte, ropa, teléfonos móviles, coches, etc.) podrían acabar equipados con un chip", la Eurocámara considera que además de aprovechar las ventajas es necesario hacer frente a algunos riesgos.

Por ello, en un informe elaborado por la socialista Maria Badia y aprobado por el pleno, hace hincapié en la necesidad de establecer un marco jurídico europeo que garantice la privacidad de los ciudadanos y la protección de los datos personales.

En este sentido, los eurodiputados piden que la legislación actual se adapte al nuevo entorno digital y que "todos los usuarios tengan el control de sus datos personales".

Además, sostienen que los consumidores deben tener derecho al silencio de los chips, es decir, "a interrumpir en cualquier momento la conexión con el entorno de la red" y reclaman más estudios sobre el "impacto de las ondas de radio sobre la salud", "el impacto sobre el medio ambiente de los chips y de su reciclado" y "el mayor riesgo en materia de ciberseguridad".

El informe de Badia, en el que también se aboga por invertir en este tipo de tecnologías, fue aprobado por 606 votos a favor, 18 en contra y 17 abstenciones.

En la misma sesión, los parlamentarios aprobaron otro documento elaborado por el español Francisco Sosa Wagner sobre la gobernanza de Internet.

En el documento, el Parlamento defiende una estrategia europea para el gobierno de Internet en la que se haga frente a los que considera como los principales desafíos en la Red: "la defensa de las libertades fundamentales, la reducción de la vulnerabilidad ante los cibertaques, la protección de los menores ante la pornografía infantil y el acceso de los ciudadanos" a Internet.

El texto subraya que la Red es "un bien público mundial que debería gestionarse atendiendo al interés común" y plantea la necesidad de que los gobiernos tengan un lugar más destacado en la definición y la aplicación de políticas para la gestión de Internet. Eso sí, impidiendo "cualquier tentativa de las autoridades estatales o supranacionales de controlar el flujo de información en Internet".

En este sentido, los diputados piden a los gobiernos que "se abstengan de limitar el acceso a Internet por medio de la censura, el bloqueo, el filtrado u otros medios".