El fraude online aumenta en los primeros seis meses del año
31/07/2012
El fraude online ha crecido un 18% en los primeros seis meses del año con respecto al mismo periodo de 2011. Ésta es una de los principales conclusiones que se desprenden de los datos de cibercrimen recabados por S21sec ecrime. No obstante, esta cifra resulta optimista si se tiene en cuenta que es mucho menor a la obtenida en el último semestre del año pasado, cuando los incidentes superaron en casi un 33% a los obtenidos en lo que llevamos de 2012.

Fuente:  www.mkm-pi.com

“Esta variación se debió a que durante el primer semestre de 2011 descendió muchísimo el número de cierres de troyanos (62%) con respecto al año anterior. Esto pudo deberse a que el troyano ZeuS había parado su desarrollo (en concreto descendió un 70% el número de muestras de ZeuS). Y aunque las cifras han descendido con respecto a la segunda mitad de 2011, hemos de tener en cuenta que a estas alturas del año eran menores, lo que podría llevarnos a una segunda parte de 2012 complicada”, asegura David Ávila, manager de eCrime.


 

El aumento de incidentes entre los primeros semestres de 2011 y 2012 se ha debido al exponencial crecimiento de los incidentes provocados por malware. Mientras que el phishing, principal foco de ataques, ha descendido mínimamente (un 7,5%), los diferentes tipos de malware se han duplicado (un 137,5% más), aunque el número de muestras, en cambio, haya descendido un 44,6%. Al igual que en la totalidad de los casos, el mercado puede encontrar un alivio en el hecho de que las cifras en el segundo semestre de 2011 fueron un 12,3% superiores a las últimas recogidas.


 

En lo que llevamos de año más de la mitad (55,54%) de los incidentes de fraude online correspondieron a prácticas de phishing, aunque esta modalidad ha ido perdiendo terreno ante el malware, que en el último mes analizado, ha sido el método más habitual. Esto probablemente se deba a que los tipos de malware se diversifican y cada vez se crean más variantes de troyanos y virus que operan desde el anonimato. En este sentido, la tarea de identificación de estas nuevas versiones de malware es imprescindible para poder garantizar la protección de datos tanto de empresas como de particulares y que, de este modo, el índice se reduzca.

Por su parte, los redirectores, que cambian las direcciones de las páginas, principalmente de phishing, para dificultar su cierre, han supuesto el 10% de los casos en el primer semestre de 2012, una cifra algo mayor al 8% registrado en 2011.