El Gobierno de Castilla-La Mancha implanta el teletrabajo en la Administración regional
15/08/2013
El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado el decreto que regula la prestación de servicios de los empleados públicos en régimen de teletrabajo en la Administración de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Fuente:  www.rrhhpress.com

Según informa el Ejecutivo regional, con este decreto se regula la posibilidad de realizar el trabajo desde el domicilio u otro lugar distinto al centro de trabajo y en el horario que se acuerde con el empleado, siempre que éste no sea superior al 40% de la jornada de trabajo en su cómputo mensual, es decir, siempre será mayor el trabajo presencial que el acordado en régimen de teletrabajo.

El Gobierno autonómico ha señalado que el teletrabajo es una forma de trabajo “basada en las tecnologías de la información”, que posibilita que los empleados de una organización “puedan desarrollar total o parcialmente su jornada laboral desde un lugar distinto al de su centro de trabajo”, lo que contribuye a dar “mayor flexibilidad” en el desempeño de sus funciones y al “fomento de la conciliación del trabajo con la vida personal y familiar”.

La puesta en marcha del régimen del teletrabajo va a conseguir una “mejora de la eficacia de los servicios”, mediante la utilización de las tecnologías de la Información, al tiempo que va a permitir reordenar los procesos de trabajo que fomenten la autonomía personal y la motivación y rendimiento del personal.

Se podrán acoger a esta regulación, de forma voluntaria, todos los empleados públicos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, siempre y cuando ocupen puestos de trabajo que puedan ser desempeñados mediante teletrabajo.

Tendrán la consideración de puestos de trabajo susceptibles de ser desempeñados mediante teletrabajo aquellos en los que se realicen principalmente funciones de elaboración de informes o propuestas de resolución, estudio y análisis de proyectos, y aquellos relacionados con la gestión de las tecnologías de la información y las comunicaciones. No podrán serlo los puestos de atención directa al público ni aquellos cuyo desempeño requiera contactos personales frecuentes.

Para la puesta en marcha de este decreto se ha desarrollado un programa experimental de teletrabajo durante un año y medio en el Gabinete Jurídico de la Administración regional, un proyecto piloto que fue muy bien valorado por parte de los empleados que participaron en el mismo y que ha permitido constatar la viabilidad de esta forma de trabajo, que facilita la conciliación de la vida familiar y laboral.