Investigadores europeos demuestran que el ancho de banda de Internet podría aumentarse hasta diez veces más.
27/06/2011
El proyecto CELTIC-Plus «100GET», financiado con fondos europeos, trabaja para conseguir suplir la demanda creciente de ancho de banda con otras soluciones diferentes a la instalación de cable de fibra óptica tradicional. El equipo de investigadores de este proyecto ha estudiado la transferencia de datos y los aspectos relacionados con la red y ha descubierto mecanismos eficientes que garantizan que la capacidad de ancho de banda de Internet puede aumentarse enormemente, diez veces más que el actual.

Fuente:  http://euroalert.net   Fecha:  27.06.2011

El proyecto CELTIC-Plus «100GET» («Tecnologías de transporte de Ethernet Carrier-Grade a 100 Gbits por segundo»), pertenece al clúster de telecomunicaciones EUREKA, plataforma de empresarios dedicados a la investigación y el desarrollo (I+D) en Europa que está compuesta por 39 socios entre los que se encuentra la Comisión Europea.

El equipo de investigadores de este proyecto ha conseguido ampliar la capacidad de comunicación desde los 10 Gigabit Ethernet (GbE) hasta los 100 GbE, un objetivo mucho mayor que los 40 GbE inicialmente propuestos. Esto supone que la capacidad de ancho de banda de Internet podría aumentarse diez veces más.

Se calcula que el tráfico en las infraestructuras europeas existentes aumenta a un ritmo del 40% anual, lo que implica que, en cuanto se pone a disposición más ancho de banda, este se utiliza casi inmediatamente. Por esta razón y a consecuencia del aumento extremadamente rápido del tráfico de datos en los últimos años, la demanda de tecnología capaz de abastecer el ancho de banda superior necesario sirviéndose de la misma infraestructura se rige por la capacidad y no por el coste. Es decir, esta demanda implica que aunque las ventas potenciales son bajas el precio es alto.

Gracias a esta investigación, además de agilizar todos los procesos, se reduce enormemente el riesgo de que se produzca un corte en el servicio de Internet que provoque trastornos económicos y sociales. Los resultados de esta investigación contribuyen a lograr los objetivos de la Agenda Digital de la Comisión Europea, aunque para alcanzarlos será necesario que aumente todavía más la adopción de las tecnologías de Internet en Europa.