Qué no debe hacer su empresa en Internet
03/03/2014
Los nuevos canales propician que las empresas estén sometidas a continuo juicio público Las opiniones y comentarios en redes sociales influyen en la imagen de las compañías Algunas empresas ponen su comunicación online en manos de una persona que sabe de informática y redes sociales, pero no tiene base de comunicación, y eso a veces sale caro

 Fuente:  http://www.elmundo.es

¿Puede un comentario de un usuario descontento influir en un potencial cliente a la hora de contratar los servicios de una compañía de telefonía? ¿Elegiría un hotel cuyas valoraciones en Internet son negativas? ¿Confiaría en una empresa cuyas menciones en Twitter van casi siempre aparejadas a malas experiencias? ¿O en una compañía que responde con cajas destempladas a una queja?

La revolución digital y la expansión de Internet han introducido cambios en las reglas del juego. Hoy, cualquier usuario puede compartir en espacios como Facebook, Twitter, YouTube, webs o blogs sus experiencias con empresas y organizaciones. Éstas, a su vez, pueden afectar a las percepciones, evaluaciones y expectativas de otros usuarios, es decir, a la reputación. Y a veces no hay campaña publicitaria que lo contrarreste.

"En Internet la comunicación es de persona a persona. Esto obliga a hacer la gestión de la comunicación muy humana y personal", explica Adolfo Corujo, socio de la consultora Llorente & Cuenca y experto en reputación 'online'. "Cuando uno va a las redes tiene que darse cuenta de que no es el centro de atención. La empresa ha de entender que la persona al otro lado no se siente cliente, sino que le gustan sus productos, su oferta, cómo se lo cuentan... Esto obliga, en vez de a crear conversación, a participar en ella como uno más. Las empresas, por tanto, deben identificar las conversaciones en las que quieren participar. Y escuchar".