En la nueva burbuja de internet, todos quieren pillar pasta.
26/05/2011
La lista de compañías tecnológicas con intención de empezar a cotizar se está ampliando. Si algunas lo tenían pensado, ya se han decidido, y si otras ni siquiera se lo habían planteado, ya están llamando los bancos de inversión para ver qué se puede hacer. Nadie quiere perderse este interés de los inversores y esta lluvia de millones.

Fuente: www.cincodias.com  Fecha:  26.05.2011

 Las eufóricas salidas a Bolsa protagonizadas en los últimos días por LinkedIn, que se revalorizó un 109% en su primer día de cotización, y por Yandex, el Google ruso, que avanzó un 55% en su jornada de estreno en el Nasdaq, están desatando un gran interés entre otras empresas del mundo de internet por seguir el mismo camino. Para algunos comentaristas es un interés desaforado.

La lista de compañías tecnológicas con intención de empezar a cotizar se está ampliando. Si algunas lo tenían pensado, ya se han decidido, y si otras ni siquiera se lo habían planteado, ya están llamando los bancos de inversión para ver qué se puede hacer. Nadie quiere perderse este interés de los inversores y esta lluvia de millones.

La empresa que va a dar un paso adelante es Zynga, la creadora de juegos sociales tan populares como Farmville, Cityville y Mafia Wars. Ayer, AllThingsD señalaba que la empresa va a registrar en los próximos días ante la comisión de valores de EE UU (SEC) su proyecto de salida a Bolsa. A principios de año, sus responsables comentaban en medios como The New York Times que era improbable que la empresa saliera a Bolsa en 2011. Ahora, con esta euforia, es factible que estos inversores quieran rentabilizar los cerca de 500 millones de dólares aportados a Zynga en las diversas rondas de financiación cercanas y hacer valer la actual audiencia de la compañía, que se acerca a los 300 millones de usuarios al mes. Entre sus inversores figuran grupos como Andreessen Horowitz, Avalon Ventures, el ruso DST, el poderoso Kleiner Perkins Caufield & Byers, Softbank, Tiger Global Management, además de inversores individuales como Peter Thiel, fundador de PayPal, y el hombre de moda, Reid Hoffman, fundador de LinkedIn.

A principios de año se valoraba Zynga en 7.000 millones, pero ahora ya se está elevando esa cifra a 10.000 millones, lo que le situaría por encima de líderes clásicos del negocio de videojuegos como Electronic Arts.

Otra compañía que podría acelerar sus planes es el portal inmobiliario Zillow, que ya ha registrado su OPV. La empresa, participada por Benchmark Capital y Technology Cross Ventures, prevé captar 51 millones de dólares en la colocación de acciones en Bolsa. Quién sabe, a lo mejor ahora sube sus aspiraciones para captar más dinero. De hecho, LinkedIn o Yandex elevaron el precio de OPV para fijarlo en la banda ancha de sus respectivas valoraciones.

Más aspirantes

A esta ola también pretende sumarse el portal de vacaciones HomeAway y Pandora, especializada en radio por internet, que también tiene registrada su OPV, con la que pretende captar cerca de 100 millones de dólares. En este escenario no hay que olvidar a gigantes como Groupon, Twitter y, por supuesto, Facebook. Esta última se está valorando ya en más de 80.000 millones de dólares. Los inversores de la popular red social, entre los que figuran DST, Microsoft, General Atlantic y Goldman Sachs, también quieren sacar partido de su inversión. Ya a finales de abril, se supo que algunos accionistas estaban presionando a la empresa para acelerar el proceso de salida a Bolsa, en principio propuesto para abril de 2012.

No es descartable que la vorágine generada por LinkedIn y Yandex haya removido los planes de Facebook, Twitter y otros. Cualquiera sabe lo que puede pasar si hay un descalabro en este aterrizaje de las redes sociales en los mercados, y más en un momento en el que la palabra burbuja, en recuerdo de la burbuja del puntocom de hace una década, empieza a presidir las páginas de los periódicos.

Nombres como Renren y FriendFinder Networks ya han provocado alguna decepción, al igual que LinkedIn y Yandex, que tras sus exitosos debuts han sufrido más de una dura caída en las sesiones siguientes.