Protegerse del phishing, una tarea más antes de irnos de vacaciones
02/08/2010
El robo de identidad es un problema que afecta ya a 11 millones de adultos sólo en EE.UU. De hecho, en el tiempo que se tarda en leer esta frase, otra identidad será robada. Es necesario ser conscientes de que el verano es la época perfecta para el robo de identidad, por el abandono temporal de la casa y por el comportamiento más relajado en nuestra vida diaria y en nuestra actitud cuando nos conectamos a la red.

Fuente:  www.cibersur.com   Fecha:  02.08.2010

Los ladrones de identidad saben que cuando nos vamos de vacaciones, hay más posibilidades de que nos conectemos a redes wireless no seguras en hoteles y cafés. También saben que existen probabilidades de que hayamos dejado en casa documentos importantes.

Teniendo en cuenta esto, siguen utilizando los métodos típicos de robo de identidad como robo de carteras, curioseo en el correo y basura y sustracción de información de ordenadores sin seguridad instalada. Antes de abandonar tu ciudad este verano, toma nota de los comportamientos que entrañan riesgo y cómo mantener tu información personal segura.

El gancho: te vas de vacaciones y tu correo empieza a acumularse. Mientras tanto, si  accedes a sitios web que necesitan contraseña a través de redes wireless no seguras, es cuando los cibercriminales pueden acceder a tu información personal. Otra vulnerabilidad accidental tiene lugar cuando dejamos el teléfono móvil, smartphone o la cartera en la habitación del hotel. Este momento también es aprovechado por los ladrones de identidad.
 
Por ello hay consejos básicos, algunos ya conocidos como no contar tus planes en redes sociales, que un amigo o familiar recoja tu correo mientras estás fuera, guardar en un lugar seguro el ordenador portátil, teléfono móvil y smartphones en los hoteles y mantener la prudencia al usar redes inalámbricas.

Si eres una víctima, debes crear una alerta de fraude y dar a conocer el caso, contactar con tu entidad financiar y dar de baja las tarjetas de crédito y siempre alertar al Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil o la Brigada  de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional.