Sólo una de cada cuatro Pymes accede a Internet mediante dispositivos móviles
09/03/2010
El 95% de las Pymes españolas dispone de conexión a Internet, y de ellas, una de cada cuatro accede a la Red mediante tecnologías móviles, lo que supone un incremento sólo del 5% con respecto al año anterior.

Fuente:   http://www.cibersur.com   Fecha: 9.03.2010

En el caso de las microempresas, la conectividad está presente en el 53%, siendo un 18,2% las que utilizan la banda ancha móvil.

Así se desprende del ‘Informe ePyme 2009. Análisis sectorial de implantación de las TIC en la pyme española’, elaborado por Fundetec en colaboración con la Dirección General de Política de la PYME (DGPYME), que se ha presentado en Madrid, en el marco del Salón Miempresa.

Este informe, que este año cumple su segunda edición, se basa en la información recopilada a partir de más de 2.400 encuestas telefónicas realizadas a pymes de toda España dedicadas a ocho sectores de la economía española (logístico, transporte, hotelero, turismo rural, textil y confección, comercio minorista, artesanía e infraestructuras de telecomunicación), tomando una muestra proporcional al universo de empresas existentes dentro de cada sector.

Como ha explicado Helena Herrero, presidenta de Fundetec, su valor diferencial es su enfoque sectorial, al analizar ocho sectores clave que representan el 34,67% del PIB español; su énfasis en la cadena de valor, identificando las tecnologías clave para mejorar el funcionamiento del negocio en cada una de sus fases y procesos; la aportación de recomendaciones para que la situación tecnológica de cada sector mejore; y su vocación de continuidad, que permitirá disponer de una comparativa interanual y conocer la evolución experimentada por cada sector.

Por su parte, la directora general de Política de la PYME, Estela Gallego, ha subrayado que los resultados que presenta este informe son de gran utilidad no sólo para las propias empresas, sino también para orientar a la Administración sobre las políticas públicas que ha de acometer, y al sector tecnológico para que pueda ajustar sus estrategias comerciales a la demanda real por parte de este segmento empresarial.

Principales indicadores tecnológicos

Según recoge el informe, a principios de 2009 existían en España 3.355.830 empresas, de las cuales el 36% correspondía a autónomos, el 58% a microempresas (hasta 9 empleados), el 5,3% a pymes (de 10 a 249) y sólo el 0,2% a grandes empresas (más de 250). El tamaño continúa siendo un factor clave a la hora de incorporar tecnología, de ahí que los datos relativos a las pymes difieran considerablemente cuando se toma como referencia a la microempresa.

Así, mientras el ordenador está presente en la práctica totalidad de las pymes (98%), alcanza el 90% en las microempresas de 3 a 9 empleados pero desciende al 59% en las de 0 a 2 trabajadores, siendo la media nacional de microempresas con ordenador del 61%. Los únicos sectores que se sitúan por debajo del 90% en el uso del PC son el de transporte (77%) y comercio minorista (70%), que son en general los menos tecnificados de todos los analizados.

Respecto a la presencia en Internet, el 57% de las pymes y el 21% de las microempresas con acceso a Internet disponen de página web, destacando los sectores hotelero (96%) y de turismo rural (87%), para los que la Red es ya el principal instrumento de marketing y comercialización de su oferta. Si se tienen en cuenta los servicios que ofrecen a través de su web, se observa que las aplicaciones comerciales (catálogos y listados de precios, posibilidad de realizar pedidos, reservas y pagos online) son más utilizadas por las microempresas, mientras que las aplicaciones de gestión están más implantadas en las pymes.

En cuanto a las aplicaciones informáticas utilizadas, las más comunes son las ofimáticas, y los sectores que más utilizan estas herramientas, junto con las de facturación y contabilidad, son el logístico, el hotelero y el textil. Por otro lado, las aplicaciones específicas destinadas a sus respectivos procesos de negocio están presentes en mayor medida en los sectores hotelero (gestión de reservas: 86%; check-in/check-out: 81%), el logístico (gestión de inventario y stock: 73%; gestión de almacenes: 71%) y el turismo rural (gestión de reservas: 68%; gestión de precios, temporadas y ofertas: 43%).

El uso del comercio electrónico ha crecido en torno a un 2% respecto al año anterior en todos los segmentos empresariales (salvo en las microempresas de 0 a 2 empleados, en las que se ha mantenido), aunque el informe destaca que el porcentaje de empresas que lo utilizan sigue siendo minoritario, y siempre más bajo en las ventas que en las compras online: según datos de 2008, el 24% de las pymes compra y el 13% vende vía Web, porcentajes que descienden al 13% y al 4%, respectivamente, en el caso de las microempresas.

Niveles tecnológicos por sectores

En definitiva, el sector que mayor uso realiza de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en sus procesos de negocio es el hotelero, tanto a nivel de infraestructura básica (ordenador, Internet, telefonía móvil) como de herramientas de gestión (facturación y contabilidad), presencia en Internet y de herramientas específicas para su cadena de valor. El informe asegura que estas empresas están sabiendo aprovechar los beneficios que las tecnologías les reportan en términos de incremento de competitividad.

En un segundo escalón se sitúan el sector logístico y el de turismo rural, y a una cierta distancia los sectores textil, artesanía e infraestructuras de telecomunicación, con una elevada penetración de infraestructura básica y herramientas de gestión, pero con menor uso de aplicaciones específicas.

En el nivel más bajo se encuentran los sectores de transporte y comercio minorista, que aunque están comenzando a descubrir las ventajas de las TIC, aún realizan un uso limitado de las mismas, motivado en gran parte por las barreras de tipo económico (en su mayoría son microempresas y autónomos con dificultades de financiación) y en parte por un rechazo de tipo cultural. No obstante, la escasa tecnificación de estos sectores afecta a su productividad y competitividad, lo que resulta preocupante dado su importante peso en la economía española (entre los dos suman el 30% del PIB nacional).