Las 'telecos' deberán probar su inocencia en las violaciones del copyright
22/04/2010
La UE, EE UU y el resto de países que negocian en secreto desde hace tres años un Acuerdo Comercial Antipiratería (ACTA) aceptaron ayer publicar el borrador. El texto amenaza con medidas expeditivas y disuasorias tanto a los infractores de las normas de copyright en internet como a las compañías de telecomunicaciones, que deberán probar su inocencia para librarse de toda responsabilidad sobre el material que transmiten.

Fuente: http://www.cincodias.com  Fecha: 22.04.2010

El documento, 39 páginas repletas de corchetes que indican los textos donde las partes aún mantienen discrepancias, dedica una sección especial a las violaciones del copyright en el mundo digital, tal y como temían los internautas. Y el articulado impone a todos los países firmantes la obligación de prevenir esas infracciones con "medias expeditivas" y de imponer castigos suficientemente "disuasorios" para evitar que se repitan.

Los negociadores, entre los que figuran países tan dispares como los de la Unión Europea, EE UU, México, Marruecos o Singapur, aseguran, sin embargo, que ninguno de ellos ha propuesto hasta ahora la llamada ley de tres avisos, que prevé la suspensión del acceso a internet a los usuarios que se descarguen material sin respetar los derechos del autor.

En cambio, el texto negociado en secreto desde 2007 sí que prevé acciones tanto contra los infractores de las normas de copyright como contra "los intermediarios cuyos servicios utilizan terceras partes para infringir la ley". Esa amenaza existirá tanto en el mercado de bienes materiales como en su distribución electrónica.

El borrador revela que las partes están negociando alguna salvaguarda para las compañías de telecomunicaciones y demás proveedores de servicios de internet, cuya intermediación, presumiblemente involuntaria, parece inevitable en las descargas de material ilegal a través de la red.

Pero, de momento, no hay acuerdo. Y, en cualquier caso, las dos opciones que se barajan, obligarán a las telecos a probar su inocencia o desvinculación con la presunta infracción.

Para ello deberán demostrar, por ejemplo, que la infracción se lleva a cabo mediante procedimientos automáticos que escapan a su control habitual. Pero sólo quedarán exoneradas si antes han demostrado, además, una correcta aplicación de las normas antipiratería.

La cifra
36 meses de negociaciones en secreto del ACTA terminaron ayer con la publicación del borrador, gracias en parte a la presión de los internautas.

Ofensiva contra el pirateo de películas durante su proyección
El borrador del ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement) establece que todos los países firmantes (EE UU, Canadá, México, Australia, Nueva Zelanda, Japón, Corea del Sur, Singapur, Marruecos, Suiza y la UE) deberán considerar delito y prever penas en consecuencia para la grabación de películas durante su proyección en las salas de cine, un método que suele utilizarse para piratear los estrenos cinematográficos.

Sin embargo, esa medida, como tantas otras del acuerdo, figura entre corchetes, porque una de las delegaciones que negocian el texto quiere suprimirla. A pesar de las diferencias y de la resistencia que el ACTA afronta (ayer, el Parlamento Europeo reiteró su exigencia de una negociación más transparente), los países involucrados mantienen su compromiso de cerrar el acuerdo este año.