El videocurrículum aumenta un 47% las posibilidades de que un candidato sea contratado
11/09/2014
Los profesionales de Recursos Humanos tienen que ajustar sus presupuestos cada vez más y lograr búsquedas de personal eficaces y económicas, de ahí que se apoyen más en Internet y en las redes sociales, sobre todo cuando hacen falta personas con conocimientos mínimos en el entorno digital. En este sentido, si el candidato no está en la Red, difícilmente será interesante para una empresa.

Fuente:  www.rrhhpress.com

Todas las compañías utilizan Internet para reclutar el mejor talento, y se estima que el 80% consulta la actividad de sus candidatos en las principales redes sociales. Además, un 17% de las compañías piden a los candidatos su currículo en formato VideoCV (videocurrículum), además del CV escrito.

Según datos de Internet Academi (iAi), la mayor plataforma online española de formación sobre Internet, un videocurrículum (VídeoCV) aumenta un 47% las posibilidades de que una persona sea contratada, siempre y cuando que éste recoja de forma correcta las aptitudes y conocimientos del candidato.

Entre las ventajas que ofrece el VídeoCV, el aspirante puede demostrar sus habilidades de comunicación, que es una persona activa y dinámica, innovadora, proactiva y capaz de administrar su tiempo al resumir en dos o tres minutos su formación, su vida laboral y otros datos de interés de una manera comprensible. Es, de alguna, forma, similar al elevator pitch que tiene que preparar un emprendedor para convencer a un posible inversor en su proyecto.

A la vez, el candidato se está diferenciando de otras personas que utilicen solo medios tradicionales, sin aprovechar la fuerza de la imagen.

Para los responsables de Recursos Humanos, el VídeoCV les permite formarse una primera impresión del candidato, ahorrando los 30 minutos que podría durar una entrevista y profundizando, a partir ahí, a través de un encuentro si la persona les resulta interesante.

Internet Academi ha dado a conocer siete consejos para facilitar la preparación del VídeoCV y resolver las dudas de aquellos candidatos que quieran ponerlo en práctica.

Definir el destinatario y dirigir a él el mensaje. Esto ayudará a definir también el estilo del vídeo, como, por ejemplo, el vocabulario usado o el tono empleado. En este sentido, también será determinante el sector en el que el candidato quiera encontrar trabajo. Además, cuanto más simple sea el mensaje, llegará a un público más amplio; en cambio, cuanto más específico sea, el público objetivo se verá reducido.

Reflejar la personalidad del candidato. Utilizado correctamente, el VídeoCV reflejará, mejor que un papel, la forma de ser de una persona, y revelará cómo se desenvuelve ante el público -en este caso, ante la cámara- antes de llegar a la entrevista. La seguridad del candidato ante una situación como ésta puede ser determinante a la hora de conseguir un puesto en el que tenga que tomar decisiones de relativa importancia.

Sintetizar el contenido. No se trata de enumerar cada línea del curriculum vitae. Fundamentalmente, el VideoCV tiene que responder a quién es el candidato, qué hace y cómo trabaja. La pieza puede facilitar el acceso a información más detallada con un enlace a una página web en la que las empresas puedan conocer más sobre la persona y sobre su experiencia o formación.

Expresar el contenido. Hay que cuidar el discurso, pero sin temor a equivocarse. No es necesario ser tan profesional como un presentador televisivo. Un toque de imperfección hará parecer más humano al candidato y transmitirá cercanía. No hay que hablar a la cámara, sino al responsable de Recursos Humanos que lo verá.

Llamar y mantener la atención. Los primeros segundos de vídeo son los fundamentales, porque serán los que enganchen, los que hagan decidir si el reclutador seguirá viéndolo o no. El tiempo de duración del video es relativo, no hay que limitarse a un tiempo concreto, pero se debe evitar que sea muy corto o muy largo. Se estima que un máximo de tres minutos es suficiente para lograr el objetivo.

Originalidad en estado puro. Que sea original no significa que tenga que ser diferente a todo lo demás, pero, posiblemente, para quien lo esté viendo, no será su primer candidato, así que hay que intentar sorprenderle.

Dejar un contacto. El VídeoCV se realiza con una finalidad: conseguir trabajo. Si el candidato/a no detallas claramente la forma de contactar, seguramente la empresa no se preocupe por averiguarlo.

“La imagen tiene cada vez más protagonismo en nuestra sociedad. Todos mostramos más interés ante un mensaje audiovisual que ante un simple texto, ya sea en papel o en un soporte digital”, explica Rodrigo Miranda, director de Internet Academi.

“El videocurrículum es directo, eficaz, personal y, si está bien hecho, puede potenciar la imagen del candidato como marca. Por eso hay que cuidar todos los aspectos en el VídeoCV, como el lenguaje no verbal (los gestos), el vestuario y el tono de la voz, además de la propia calidad técnica de la imagen”, concluye Miranda.

RRHHpress