Los cambios fiscales y la gestión del riesgo de fraude, principales temas en la agenda de los Comités de Auditoría
26/05/2010

MADRID, 26 DE MAYO DE 2010.- Los cambios fiscales, una mejor gestión de los riesgos antifraude y el refuerzo de las leyes antimonopolio son tres de los asuntos que hoy por hoy ascienden hacia las primeras posiciones en las agenda de los comités de auditoría para los próximos meses. Mientras, las autoridades de cada país se esfuerzan por implantar las medidas tomadas en la última Cumbre del G20, en septiembre del 2009.

 Las intervenciones gubernamentales de los últimos meses en toda Europa están haciendo que las empresas tengan que enfrentarse a nuevas regulaciones, así como a un cambio drástico que devuelva la confianza en el sistema financiero. Mientras que la dinámica en el mercado de capitales hace que las empresas tengan el reto de sobrevivir encontrando la financiación, el Comité de Auditoría mantiene la importante función de abordar el resto de cuestiones necesarias para evitar los riesgos derivados del cumplimiento de las nuevas regulaciones emergentes. En esta situación, según se pone de manifiesto en la última encuesta de Tapestry Networks para Ernst & Young, Insights for European Audit Comittees (“Ideas para los Comités de Auditoría Europeos”) elaborada entre un selecto grupo de consejeros y presidentes de Comités de Auditoría de entidades significativas, los Comités de Auditoría no están suficientemente preparados para supervisar algunos de los nuevos riesgos que se presentan.
 
Según Pascal Macioce, líder de la práctica de Auditoría de Ernst & Young en Europa, Oriente Medio, India y África: “a nivel general, a raíz de la Cumbre del G-20 se han impulsado cambios importantes en un gran ámbito de áreas de actuación, y no solamente en el sistema financiero, que están propiciando cambios sustanciales en la manera de hacer negocios en las empresas,  y que no sólo afectan entre/a los países participantes en la cumbre, sino a nivel global.”
 
“El informe también muestra que los presidentes de los Comités de Auditoría tienden a subestimar la amplitud e intensidad de las nuevas regulaciones y los riesgos de cumplimiento a los que se enfrentan las empresas europeas, sobre todo aquellas que operan en varios países; hasta ahora, no han acertado en concretar hasta qué punto la “gestión de los nuevos riesgos regulatorios” afecta a sus compañías. Los Comités de Auditoría deben considerar de manera más exhaustiva cómo las intervenciones gubernamentales –en el ámbito nacional y en el ámbito del G-20- han incrementado el riesgo de cumplimiento existente. Estos riesgos serán muy significativos hasta que las nuevas normativas lleguen a operar de forma efectiva, tanto en el ámbito nacional como internacional”, añade Macioce.
 
Las compañías deben estar más próximas y prestar más atención a las autoridades fiscales, a los reguladores y a los emisores de las nuevas normas para mantenerse actualizados sobre los cambios emergentes. También se debe prestar mucha atención a las indicaciones de la Comisión Europea sobre nuevas normativas, según los encuestados.
 
Duras medidas fiscales…
Las autoridades fiscales se han vuelto mucho más estrictas en la aplicación de sus políticas para tratar de compensar el dinero invertido en los rescates financieros y asimilar la menor recaudación fiscal derivada del desempleo y la disminución de impuestos corporativos, como efecto de la crisis financiera. Estas medidas pueden abarcar mucho más que la lucha contra el fraude fiscal considerando asimismo un mayor afán recaudatorio de los impuestos que se deben pagar bajo las normativas fiscales actuales. Los encuestados en el estudio esperan un mayor número y más rápidas inspecciones fiscales, sanciones más duras y una exigencia más detallada en los acuerdos de precios de transferencia. Todo esto llevaría a una supervisión más detallada de las estrategias y riesgos fiscales por parte de los Comités de Auditoría.
 
Más investigaciones, litigios e incremento de los riesgos de cumplimiento
La mayor parte de los encuestados espera un endurecimiento creciente de las leyes antimonopolio en Europa y EEUU en los próximos años, y están de acuerdo en que los Comités de Auditoría deben convertir en prioridad la supresión de los riesgos de cumplimento. 2009 fue un año record en cuanto a penalizaciones económicas, como por ejemplo la multa de 1,1 billones de euros por un caso antimonopolio que la Comisión Europea impuso en mayo a la compañía Intel. Los encuestados esperan que las sanciones se incrementen y pasado el tiempo, los costes de los litigios privados aumenten significativamente en Europa.
 
En palabras de Pascal Macioce, “las compañías no pueden permitirse ser conformistas y los Comités de Auditoría deben asegurarse de que los procesos de cumplimiento se fortalecen al tiempo que lo hacen sus relaciones con los reguladores. Deberían darse los pasos oportunos para implementar un fuerte sistema de cumplimiento regulatorio y probar que éste funcione y tenga una comunicación abierta y proactiva con los reguladores.”
 
Aquellas empresas que operan en mercados emergentes, o estén pensando en hacerlo, deben tener en cuenta una serie de requisitos sobre sus riesgos de cumplimiento, sobre todo desde que la Cumbre del G-20 pusiera en el punto de mira las normas anti soborno. Según explica Macioce, “los presidentes de los Comités de Auditoría están ya advertidos de que las diferencias culturales a la hora de negociar en los mercados emergentes pueden hacer que las compañías, sin darse cuenta, quebranten las leyes anti soborno de estos países”
 
Por ello, los participantes en el estudio sugieren que los Comités de Auditoría deberían:
 
  • Asegurarse de que la comunicación entre la empresa y las autoridades reguladoras es efectiva y que si hay operaciones significativas en países emergentes que se incluyan como miembros de los consejos o de los comités a profesionales de estos países.
  • Resaltar el papel del director financiero, del equipo de auditoría interna y de otros canales, especialmente de lo proveniente de los canales de denuncias.
  • Supervisar de manera exhaustiva determinados controles críticos; y
  • Pedir asesoramiento externo para probar la solidez del marco de control.
 
Para concluir, Macioce señala que “no vale decir que no se conocían los riesgos; en los próximos años, los miembros de los Comités de Auditoría deberán adaptar sus actuaciones al supervisar los nuevos riesgos que derivan de todas estas nuevas intervenciones gubernamentales y sus regulaciones y, sobre todo, el reto de asegurar su cumplimiento”.
Sobre el estudio
Este informe es parte de la serie Insights para miembros de los comités de auditoría europeos, producido por Tapestry Networks, y que pone de relieve las entrevistas dirigidas a un gran número de representantes de la actividad económica europea y a líderes ejecutivos de Comités de Auditoría. El último estudio se realizó con entrevistas individuales con 15 líderes económicos europeos y americanos”.
 
Sobre Tapestry Networks
Tapestry Networks es una firma privada que acerca a los líderes corporativos y les brinda servicios profesionales para que puedan analizar problemas complejos. Desde 2002, diferentes compañías reunidas por Tapestry Networks han estudiado algunos de los retos estratégicos más significativos que afectan hoy en día a las compañías y a la sociedad, donde se incluye el aumento de normas que regulan el gobierno corporativo en EEUU, Canadá y Europa, el desarrollo de estrategias para un sector sanitario más adecuado y sostenible en Europa y el incremento de la seguridad nacional de los Estados Unidos a través la colaboración público-privada.
Para más información, visite www.tapestrynetworks.com
 
Sobre Ernst & Young
Ernst & Young es una firma líder mundial en servicios profesionales de auditoría, de asesoramiento fiscal y legal, transacciones y consultoría. Nuestros 144.000 profesionales comparten en todo el mundo una única escala de valores y un firme compromiso con la calidad. Contribuimos a afianzar el potencial de nuestra gente, nuestros clientes y otros grandes colectivos. Ernst & Young marca la diferencia.

Para más información, visite
www.ey.com/es
 

Ernst & Young es una organización mundial constituida por firmas miembros de Ernst & Young Global Limited, cada una de las cuales es una entidad legal independiente. Ernst & Young Global Limited, registrada en Reino Unido, es una sociedad limitada que no presta servicios a clientes.

La organización de Ernst & Young está dividida en cinco áreas geográficas y la firmas pueden ser miembros de las siguientes entidades: Ernst & Young Americas LLC, Ernst & Young EMEIA Limited, Ernst & Young Far East Area Limited and Ernst & Young Oceania Limited. Estas entidades no prestan servicios a clientes.
 
 
Para más información, contactar con:
Elena Molinero Alonso                                                 Carlos López Abadía
Tel.: +34 915 725 154                                                               Tel.: +34 915 725 164
Móvil: +34 686 402 659                                                Móvil: +34 618 088 728
ElenaMaria.MolineroAlonso@es.ey.com                                   Carlos.LopezAbadia@es.ey.com