China e India permitirán a las compañías de distribución y consumo continuar creciendo en los próximos años
02/11/2009
  •   En Europa Occidental el sector no volverá a cifras positivas de crecimiento hasta 2011, con un aumento de los ingresos del 1,1%.

 

  • China continúa siendo el mayor mercado asiático con una cifra de 33.100 millones de dólares en 2008 en ventas de moda y ropa. Por su parte, India, tercer mercado después de China y Japón, será el que más crecerá en los próximos dos años (6,3% en 2009 y 4,8% en 2010).

 

 

Madrid, noviembre de 2009.  El continente asiático impulsará el crecimiento del sector de la distribución y el consumo en los próximos años. China e India, que aumentarán su ventas del sector distribución un 7,6% y 7,5% respectivamente en 2009, se convertirán en los principales drivers del mercado, aunque a un ritmo inferior del alcanzado en los últimos años. Esta es la principal conclusión que se desprende del informe sobre las perspectivas del Sector de la Distribución y Consumo en los mercados emergentes elaborado por PricewaterhouseCoopers y the Economist Intelligence Unit. El estudio se centra en el análisis de seis subsectores de la industria: alimentación y distribución general; restaurantes de comida rápida; textil y moda; bienes de consumo; bienes de lujo; y bienes duraderos y electrónicos.

 

         La caída de la confianza del consumidor, el desempleo o el cierre de factorías son algunas de las consecuencias de la actual crisis económica en todo el mundo. Sin embargo, en Asia los efectos de la recesión serán menores que en cualquier otro lugar del planeta. Las ventas de las compañías de distribución ascenderá, en el presente ejercicio, un 2,9% en todo el mundo, mientras que en países como China e India lo harán muy por encima de la media, en concreto un 7,6% y del 7,5% respectivamente. Además, en algunos países como China, el Gobierno ha dedicado el equivalente al 13% del PIB para la promoción de infraestructuras e incentivos para la compra de bienes de distribución. Estas ayudas permitieron que los pasados meses de junio y julio el crecimiento de la industria recuperase los niveles de 2008.

 

          El informe destaca que la recesión mundial ha contribuido a posicionar en un primer plano las llamadas marcas blancas. Los consumidores se ven atraídos por unos precios más bajos y los distribuidores se aprovechan de los mayores márgenes que estas les ofrecen. Su penetración en Asia es, todavía, inferior a la de EEUU o Europa, pero en países como India han incrementado sus ventas de forma considerable. Vishal MegaMart, el mayor distribuidor indio, asegura que, en los últimos meses, los beneficios provenientes de las marcas blancas han pasado del 5/6% al 17/18% y espera que alcancen el 50% del total en 2011.

 
En relación al subsector textil y de moda, China continúa siendo el mayor mercado asiático con una cifra de 33.100 millones de dólares en 2008 en ventas. Por su parte, India, tercer mercado después de China y Japón, será el que más crecerá en los próximos dos años (6,3% en 2009 y 4,8% en 2010). El incremento de la renta disponible de las familias, más centros comerciales y la generalización del uso de la tarjeta de crédito explican, entre otras razones, este aumento. De esta forma, el país se ha convertido en uno de los principales objetivos de las compañías de moda.
 
El estudio afirma que la comida rápida está resistiendo a la crisis. El modelo de franquicias y los bajos riesgos en términos financieros han permitido la expansión de las cadenas de comida rápida en todos los mercados emergentes. En Asia, el número de consumidores con rentas altas que come en restaurantes de primer nivel ha descendido, pero tanto ellos como los consumidores con menores ingresos todavía continúan saliendo a comer fuera. Muchas franquicias están reduciendo costes y precios y, al mismo tiempo, incrementan sus puntos de ventas.
 
El fuerte incremento de las compañías de distribución en la región asiática abre oportunidades y, al mismo tiempo, algunos riesgos para las empresas de consumo, fundamentalmente las de bienes de consumo. La mayor presencia de distribuidores representa nuevas oportunidades de venta, pero, a la vez, las marcas blancas son una amenaza. El subsector de los bienes de consumo apostará por ofrecer productos con precios atractivos, mantener los costes bajos e invertir en marketing y distribución.  Su estrategia continuará, como en los últimos años, concentrándose en las zonas más rurales en las que los ingresos también han 
aumentado, aunque a un ritmo más lento que en las zonas urbanas. Los beneficios de las empresas de bienes de consumo guarda una relación casi directa con la expansión de la clase media en Asia. Las previsiones indican que la expansión continuará en los próximos años. El gasto en productos de limpiezasubirá, en 2009,un 15% y 17% en China e India, respectivamente.
 
Por último, el informe analiza los bienes de lujo y los duraderos y electrónicos. Los primeros se han visto afectados por la caída del precio del petróleo y del sector inmobiliario, especialmente en el este y centro de Europa y Rusia. Las ventas de estos productos descenderán entre un 10% y un 15% en 2009 debido a la caída de millonarios en Rusia que se ha reducido en un 60%. Asia representa las esperanzas de la industria: en 2008 ya había más de 15.000 hogares con una riqueza superior al millón de dólares y en 2015, China se situará como primer comprador de bienes de lujo. Las ventas de ordenadores y televisiones salvarán a las compañías de componentes electrónicos, que continuarán con buenos niveles de venta en Asia, Rusia, centro y este de Europa y Latinoamérica.
 
Para Josep Solé, socio responsable del sector de distribución y consumo de PricewaterhouseCoopers, mucho antes de la recesión económica actual, las multinacionales habían concentrado su estrategia en la penetración en los mercados emergentes porque ofrecen grandes posibilidades de crecimiento. Las perspectivas de los países desarrollados para los próximos dos años son todavía  inciertas, por lo que muchos distribuidores y compañías de productos de consumo se concentrarán, con énfasis renovado, en los mercados emergentes como motor del crecimiento futuro”.
 
 
 
Nota:
 
                 PricewaterhouseCoopers (www.pwc.com) ofrece servicios de auditoría, consultoría y asesoramiento legal y fiscal para dar confianza e incrementar el valor de sus clientes y stakeholders. Más de 161.000 personas en 151 países aúnan sus conocimientos, experiencia y soluciones para aportar nuevos puntos de vista y un asesoramiento práctico.
 
“PricewaterhouseCoopers” se refiere a la red de firmas miembros de PricewaterhouseCoopers International Limited; cada una de las cuales es una entidad legal separada e independiente.