La CNMV emite un documento sobre las nuevas obligaciones legales relacionadas con el control interno en entidades cotizadas.
23/02/2010

• La CNMV impulsa la mejora del control de las entidades cotizadas y publica un documento al respecto:"Control interno sobre la información financiera en entidades cotizadas”.
• Incluye un marco de referencia con 30 buenas prácticas en materia de control interno sobre la información financiera.
• Adicionalmente, contiene un modelo para supervisar la eficacia de los sistemas de control de las compañías.
• El Informe Anual de Gobierno Corporativo deberá reflejar en qué consiste el sistema de controlinterno sobre la información financiera, lo que incluye las propias actividades de supervisión del comité de auditoría. Para ello se deberán abordar, al menos, 16 indicadores de referencia.
• La responsabilidad sobre los sistemas de control reside en las propias compañías. Los administradores y los miembros del Comité de Auditoría tendrán que decidir qué mecanismos quieren implantar, como supervisarlos y que papel tendrá el auditor externo en cuanto a estos
sistemas.
• En adelante, será más complicado esquivar responsabilidades sobre información financiera que pueda resultar errónea, lo que fomentará la implantación de mecanismos de control sobre los procesos de preparación y presentación de información.
• Para los trabajos de supervisión que se lleven a cabo en el ámbito interno, las compañías pueden solicitar una revisión de su sistema de control a un auditor externo.
El Mercado necesitaba más elementos para valorar la fiabilidad de la información financiera con la finalidad de aumentar la confianza en las compañías cotizadas. Así, dos nuevas obligaciones legales surgían de la Ley de Auditoría de Cuentas (LAC) y de la Ley de Desarrollo Sostenible, sobre los que se centra la reforma promovida por la CNMV:
• Los miembros del comité de auditoría serán responsables de haber supervisado el funcionamiento eficaz y real de los mecanismos de control sobre los que la entidad informa a los mercados.
• Las compañías tendrán que informar a los mercados de cuáles son los sistemas de control interno sobre la información financiera a través del IAGC. Las buenas prácticas del os administradores serán más evidentes al tener que ofrecer al mercado información sobre cómo se controla los errores o irregularidades en la información suministrada.
Es en este contexto en el que la CNMV promovió un grupo de trabajo para la elaboración del documento.
En adelante, será más complicado esquivar responsabilidades sobre información financiera que pueda resultar errónea, lo que fomentará la implantación de mecanismos de control sobre el proceso de preparación y presentación de ésta.
¿Qué tienen que hacer las compañías cotizadas?
A partir de la entrada en vigor de la nueva normativa, las empresas tienen las siguientes opciones por lo que respecta al alcance de las mejoras en los sistemas de control:
• Comparar sus prácticas actuales con el Marco de Referencia publicado por la CNMV y documentar sus características sin realizar cambios en la entidad (este marco es de carácter voluntario, pero su terminología es vinculante).
• Comparar su sistema de control actual con el nuevo Marco de Referencia y desarrollar alguna de las prácticas que no tenga implementadas (centrándose en aquellas que se consideren críticas).
• Comparar el sistema en curso con lo que indica la nueva norma y desarrollar de manera programada las prácticas no implementadas que pudieran ser aplicables, razonando la no
adopción de otras.
• Revisar las prácticas en curso y armonizar el sistema actual con un marco de control reconocido, implementando de manera ejemplar las prácticas que éste sugiera.
Estas dos últimas son las opciones generalmente recomendables. En cualquier caso, la entidad debería confirmar antes qué prácticas resultan aplicables a la entidad y si las 30 propuestas le son suficientes.
En cuanto a la supervisión, las compañías podrán realizar desde revisiones concretas de procesos o controles (opción que debería ser vista con mucha cautela), hasta evaluaciones completas “in house” del sistema, pasando por otras opciones intermedias.
Las compañías deben tener en cuenta cuestiones fundamentales como la identificación de riesgos y los controles clave sobre los que centrar la supervisión (¿qué podría estar mal en el informe financiero?, ¿dónde están los riesgos de error o irregularidades?, ¿son sólidos los sistemas informáticos que recogen y procesan la información financiera?, etc.).
Las compañías pueden solicitar una revisión de su sistema de control a un auditor externo. Esta revisión podría consistir simplemente en someter la descripción del sistema a la revisión específica del auditor, o bien añadir a este análisis básico una evaluación de la eficacia de su diseño y de su funcionamiento. La opción más completa sería solicitar un informe que cubra, además de la auditoría de la información financiera, el funcionamiento eficaz del sistema de control interno de la entidad.
Cada empresa abordará la aplicación de las nueva normativa en función de varios factores, pero los más destacados son:
• Perfil de riesgo: Cuanto más riesgo, mayor será el incentivo para dotar a la entidad de sistemas robustos, realizar supervisiones con mayor profundidad y frecuencia, así comorespaldar éstas con el trabajo de un auditor externo.
• Grado de desarrollo de los sistemas de control: Cuanto menos desarrollados estén los mecanismos actuales, más se necesitará la implementación de nuevos controles, preferiblemente automáticos, siendo recomendable partir de una evaluación inicial.
• Necesidades de la entidad: Cuanto más necesidad exista de captar fondos, de fortalecer los ratings, de cumplir con “covenants” o de responder a requisitos regulatorios, más decisivo será contar con información que demuestre la solvencia de los sistemas de control interno.
• Recursos disponibles: Los fondos que cada compañía pueda dedicar a sus mecanismos de control son un factor determinante. No obstante, éstos dependerán de las prioridades y del perfil de cada empresa.


Para más información
Fernando Natera / Xavier Janer
PricewaterhouseCoopers
Departamento de Comunicación & Imagen
0034 91 5684303