Cuarta entrega del informe Pharma 2020 sobre el futuro de la industria farmacéutica
17/09/2009

   Las farmacéuticas tendrán que crear alianzas con empresas de otras industrias para sobrevivir en el nuevo escenario derivado de la crisis

 
 
  • El informe básicamente considera dos modelos –el denominado “federal” y el “totalmente diversificado”– de negocio para afrontar los cambios que exige el mercado e incluye ejemplos de compañías que ya los están poniendo en práctica.
 
 
Madrid, 15 de septiembre de 2009. Las compañías farmacéuticas necesitarán apostar por estrategias de colaboración y alianzas con instituciones de diferentes industrias para afrontar con éxito los nuevos retos del mercado derivado de la crisis, tras la constatación de las ineficiencias del modelo anterior. Esta es la principal conclusión que se desprende de la cuarta parte del informe Pharma 2020: Challenging business models elaborado por PricewaterhouseCoopers. El estudio repasa las actuales tendencias de mercado que obligan a las farmacéuticas a apostar por estrategias de colaboración y propone diferentes soluciones para afrontar con éxito el reto de la industria. En este sentido, como botón de muestra un ejemplo reciente, dos de las mayores farmacéuticas del mundo, GlaxoSmithKline (GSK) y Pfizer, han anunciado la creación de una compañía conjunta para el tratamiento del sida.
 
En las últimas décadas las empresas del sector han desarrollado un modelo de negocio muy exitoso que gestionaban ellas mismas. Pero en el horizonte del año 2020, ese modelo no parece que sea sostenible. Las farmacéuticas deberán reducir costes, mejorar la eficiencia de sus laboratorios de investigación, hacer más eficaz su presencia en los mercados emergentes y efectuar la transición desde la producción de medicamentos a la gestión de resultados (la asistencia sanitaria, los proveedores y los pacientes son cada vez más exigentes). Varias tendencias están cambiando las reglas del mercado farmacéutico y la posición que ocupan los diferentes actores sanitarios (ver gráfico 1).
  

 

  El informe destaca que la crisis económica está acelerando este proceso de cambio de modelo, ya que los usuarios de servicios sanitarios pretenden maximizar, y más actualmente, el valor de su inversión económica en sanidad. La colaboración también podrá aliviar el gasto de los sistemas sanitarios. En este sentido, pueden constatarse múltiples evidencias de los beneficios de una eventual colaboración en esta materia. Un estudio realizado por la Corporación RAND, institución sin ánimo de lucro dedicada a la investigación y el desarrollo, estimó que una eventual colaboración al 100% en la gestión de los programas de cuatro enfermedades (asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la diabetes y la insuficiencia cardíaca congestiva) podría suponer un ahorro financiero en los EE.UU que alcanzaría los 28.000 millones de dólares -alrededor del 2% de su gasto sanitario total.
 
Además, destaca la entrada de compañías de otros sectores al mercado farmacéutico. Vodafone, por ejemplo, ha llegado a un acuerdo con la compañía española Medicronic Salud y el fabricante Aerotel Medical Systems. Estas tres empresas permiten el seguimiento a distancia de enfermedades crónicas a través de los teléfonos móviles de médicos y pacientes.
 
El estudio analiza qué tipos de modelo de colaboración habrán de adoptar las farmacéuticas para implantar los cambios que exige el mercado. Dos son básicamente las opciones propuestas:
 
  • Modelo “federal”. Una empresa establece una alianza con un conjunto de entidades distintas –universidades, hospitales, clínicas, proveedores de tecnología, firmas de análisis de datos, etc.– con las que comparte una infraestructura común. Un ejemplo de modelo federal sería una ”federación” para hacer frente a las enfermedades cardiovasculares: la federación podría incluir desde los medicamentos, las clínicas y los diagnósticos hasta especialistas encargados de asesorar en el tratamiento nutricional o servicios de gestión del estrés para prevenir la enfermedad. Tanto los actores de la alianza como el mismo paciente saldrían reforzados.
 
 
  • Modelo completamente diversificado. Serán las grandes compañías farmacéuticas las que podrán adoptar dicho modelo. La empresas, a partir de su negocio principal, ampliarán sus actividades con servicios relacionados con el diagnóstico, los genéricos o la gestión de la salud. De esta manera, las farmacéuticas podrán reducir su dependencia de los medicamentos y, al participar en otras áreas de negocio, diversificar sus riegos.El principal exponente de este enfoque es Johnson&Johnson, la mayor compañía centrada en la salud del consumidor a raíz de las adquisición del negocio de healthcare de Pfizer por 16.600 millones de dólares en 2006. En la actualidad, cuenta con una importante red de dispositivos médicos así como una área centrada en la elaboración de diagnósticos y, recientemente, tras la adquisición de HealthMedia, está creando una plataforma para el bienestar y la prevención de salud.
 
 
 
Para Rafael Rodríguez, socio del sector farmacéutico de PwC, “la mayoría de grandes farmacéuticas utilizan proveedores externos para complementar sus propios recursos, pero todavía muy pocas han dado un paso más. Actualmente, no hay razón para no externalizar la I+D, su producción o sus acciones promocionales. Esto les permitiría centrarse en las actividades que realmente pueden aportar un valor diferenciador como son proyectos de gestión, desarrollo de negocio, cuestiones regulatorias, gestión de la propiedad intelectual o inversión en relaciones con los líderes de opinión y los consumidores. El mundo está cambiado a gran velocidad y solamente aquellas compañías flexibles y que se adapten a los cambios triunfarán en el futuro”.
 
 
 
Nota:
 
PricewaterhouseCoopers (www.pwc.com) ofrece servicios de auditoría, consultoría y asesoramiento legal y fiscal para dar confianza e incrementar el valor de sus clientes y stakeholders. Más de 155.000 personas en 153 países aúnan sus conocimientos, experiencia y soluciones para aportar nuevos puntos de vista y un asesoramiento práctico.
 
PricewaterhouseCoopers se refiere a la red de firmas miembros de PricewaterhouseCoopers International Limited; cada una de las cuales es una entidad legal separada e independiente.