España, entre los países con un tipo de IVA más bajo de la Unión Europea
24/11/2010

     Madrid, noviembre de 2010. España se mantiene con unos de los tipos generales de IVA  (18%) más bajos de la Unión Europea, solamente por encima de Chipre y Luxemburgo (15%) –ver cuadro-.  La crisis económica ha obligado a algunos gobiernos europeos incrementar los tipos impositivos con el fin de reducir sus déficits. Estos son algunos de los datos más destacados de La Guía del IVA en la UE, elaborada y presentada esta mañana en Madrid por PwC.  La publicación recoge un análisis de las reglas del IVA en la Unión Europea e incluye una comparativa de los diferentes tipos de los 27 estados miembro y de Suiza y Noruega.  (Más detalles en www.globalvatonline.pwc.com).

 
El IVA en la UE + Suiza y Noruega
 
 
 
Dinamarca, Hungría y Suecia tienen, con el 25%, el tipo más elevado de la UE. Entre los países no comunitarios, Noruega se suma a los países con un IVA más alto, mientras que Suiza mantiene uno del 7,6% (8% a partir de enero de 2011). Los grandes países europeos se encuentran en un término medio: Alemania (19%) Francia, (19,6%); Italia, 20%; y Reino Unido, 20% a partir del próximo 4 de enero, ahora 17,5%–.
 
La normativa comunitaria, además del citado tipo general, prevé la posibilidad de que los estados miembros incorporen en sus leyes internas la aplicación de uno o dos tipos reducidos, en general siempre superiores al 5%, para los bienes y servicios. España cuenta con unos tipos reducidos del 4 y 8% para algunos bienes y servicios. Por ejemplo, para servicios de restaurante, está vigente un tipo reducido del 8% desde el pasado mes de julio, pero en países como Suecia, el tipo aplicable es el general del 25%. Las vacaciones también pueden tener una fiscalidad muy dispar: el alojamiento hotelero en España tributa al tipo reducido del 8% muy en línea con otros países como Chipre, Polonia o Eslovenia. Sin duda elevado -a pesar de la importancia del sector turístico- si lo comparamos con Luxemburgo, Malta, Francia o Portugal, donde los tipos varían entre el 3% y el 6%; y no tan alto si nos fijamos en Hungría, donde se aplica el 18% o, una vez más, en Suecia, donde el tipo aplicable a estos servicios se sitúa en el 12%.
 
 
Para Alberto Monreal, socio responsable de fiscalidad indirecta PwC Tax & Legal Services, “las discusiones sobre las ventajas de la aplicación de un tipo único frente a las complejas estructuras actuales que combinan 2, 3, 4 o hasta 5 tipos diferentes, en la mayoría de los Estados miembros, han sido constantes, pero la falta de acuerdo entre los Estados miembros al respecto se ha mantenido incólume. Sin embargo, una estructura de tipos tan simple y clara como sea posible redundaría en beneficio de las empresas y del crecimiento económico y sus eventuales efectos nocivos sobre la progresividad del sistema tributario pueden quedar más que resueltos con una adecuada redistribución del gasto. Además, podría ayudar a reducir supuestos de fraude y eliminar distorsiones”. Para Monreal, “si la armonización se acompasa de una reducción de cotizaciones sociales se avanzaría en la tan deseada, por perdida, competitividad de nuestra economía.  Unos objetivos que no debieran nunca perderse de vista en cualquier reforma de tipos del IVA”.
 
Nota:
 
PwC (www.pwc.com) ofrece servicios de auditoría, consultoría y asesoramiento legal y fiscal, especializados en cada sector, para dar confianza e incrementar el valor de sus clientes. Más de 161.000 personas en 154 países aúnan sus conocimientos, experiencia y soluciones para aportar nuevos puntos de vista y un asesoramiento práctico.
 
 
© 2010 PricewaterhouseCoopers S.L. Todos los derechos reservados. "PwC" se refiere a PricewaterhouseCoopers S.L, firma miembro de PricewaterhouseCoopers International Limited; cada una de las cuales es una entidad legal separada e independiente.