Estudio global de Ernst & Young: `The DNA of the CFO´ La Dirección Financiera gana influencia y poder ejecutivo dentro de las empresas, `gracias´ a la crisis
02/09/2010

 ·         Dos de cada tres directores financieros son habitualmente la `cara pública´ de la compañía

·         Su creciente responsabilidad operativa también conlleva potenciales conflictos de interés

·         Sólo uno de cada 10 aspira a ser Consejero Delegado de su empresa; en España el doble
 
MADRID, 17 DE AGOSTO, 2010 – Más de siete de cada 10 directores financieros (el 73%) están convencidos de que su actual cargo es un destino profesional en sí mismo, y solo uno de cada 10 (el 10%) tiene aspiraciones de llegar a ser el consejero delegado de su compañía. En España, este porcentaje se duplica, hasta el 23%. Así se pone de manifiesto en el estudio global elaborado por The Economist Intelligence Unit para Ernst & Young: The DNA of the CFO (El ADN de los directores financieros), entre un total de 669 de estos profesionales de Europa, Oriente Medio, India y África.
El estudio también refleja que, tras la crisis financiera, estos directivos han ganado peso y competencias, más allá de las tradicionales. Destaca ahora su gran potencial a la hora de influir en las estrategias corporativas y conducir procesos de cambio en las empresas, siendo esto último lo que mayor satisfacción aporta a su carrera. Cerca de dos de cada tres señalan que a menudo actúan como la cara pública de su empresa, sobre todo en lo relativo a los asuntos financieros. El porcentaje es superior en el caso de España, que llega al 74%. A nivel global, un número similar afirma que ahora su prioridad es aumentar la confianza financiera en el negocio.
Para Paul Wood, responsable para el sector financiero en Performance Improvement de Ernst & Young en la zona EMEIA, "se da por hecho que un director financiero con ambición aspira a ser el presidente de su compañía; sin embargo, nuestro estudio refleja otra fotografía diferente de este directivo: se trata de profesionales cuya visión de negocio les ha hecho alcanzar una posición de vanguardia, con una importancia y capacidad de influencia estratégica, y con una opción de carrera propia. Y se descarta que este puesto sea una etapa previa para llegar a la cúpula de la compañía”.
Creciente papel, tras la crisis
Otra de las conclusiones del estudio –bastante alineado con los resultados para España– indica que, en los últimos tres años, más del 60 % de los directores financieros ha visto crecer su categoría profesional en la compañía. Esto es debido, en parte, a la alineación de su función financiera con el negocio y al hecho de que las turbulencias económicas han fomentado exponencialmente las consultas a estos profesionales sobre su visión del negocio o su disciplina de trabajo en la gestión empresarial.
El informe de Ernst & Young también destaca un cambio en la percepción de su función pasando de ser " unidades de prevención de negocio " a convertirse en un partner para el funcionamiento del mismo. Para muchos directores financieros, la prueba de fuego es el grado con el que los directivos les consultan y piden consejo sobre aspectos clave de estrategia; un poco más de la mitad de los consultados afirma que esto ahora ya se produce de forma rutinaria.
Los consultados también reconocen que cada vez tienen más responsabilidades operacionales, en especial, en el área de IT (Information Technology) y en funciones sobre la propiedad, algo lógico dada su disciplina financiera y sus fortalezas en las áreas de gestión.
Con todo, Les Clifford, presidente del Programa para CFO´s en Reino Unido e Irlanda de Ernst & Young, advierte de que "sus crecientes responsabilidades podrían conllevar potenciales conflictos de interés. Existe un delicado equilibrio a la hora de gestionar de forma objetiva e independiente el negocio cuando se asume mayor responsabilidad operativa. Los directores financieros tienen el deber de mantener esta independencia y objetividad y, a veces, la necesidad de crecimiento podría ponerlo al límite".
¿Cuál es el perfil medio del CFO (director financiero)?
El estudio de Ernst & Young ofrece una “fotografía” del prototipo de director financiero: en su mayoría hombres; con un muy elevado nivel educativo y expertise en sus competencias y sumamente motivado. Además, su edad media es de 42 años y ocho meses, ha trabajado en el área de finanzas la mayor parte de su carrera, considera que cinco años y diez meses es el tiempo óptimo para desempeñar su rol y es habitual que tenga una titulación de Auditor de Cuentas (el 29 % -un 31% en España-), un MBA (el 27 % -un 38% en España-) o que disponga de una cualificación en contabilidad (el 27 % -un 8% en España-).
El `copiloto´ de la estrategia empresarial
El informe también desmitifica el papel tradicional del director financiero que ha dejado su papel de mero “guardián” de las cuentas de la empresa para convertirse en un “consejero estratégico” de las mismas. Un 35% está convencido de su contribución activa al desarrollo y definición de la estrategia global de su compañía. A pesar de ello, la gran mayoría afirma que su contribución consiste en aportar información y análisis dando apoyo al presidente de la compañía en su toma de decisiones, y que éstas estén alineadas con los criterios financieros.
En palabras de Clifford, "el papel del director financiero va más allá de ser un proveedor de información. Su visión comercial y sus conocimientos analíticos son vitales para que la toma de decisiones se refleje positivamente en los resultados de la compañía".
La mayor parte de los consultados coinciden en fijar la responsabilidad por parte del presidente de una compañía en el diseño de los planes de negocio a cinco años, mientras que la del director financiero es la de ostentar un papel de “copiloto”, dirigiendo la estrategia corporativa y aportando su visión del negocio. Para Wood, “estos directivos, aunque no deberán responsabilizarse de fijar un plan estratégico, sí están preparados para formar parte de la estrategia necesaria para ponerlo en marcha, y su papel es fundamental en el mismo. Como líderes de la función financiera, están más en contacto con las operaciones de negocio y el funcionamiento de la compañía que cualquier otro profesional”.
Equilibrio entre estrategia y nuevos enfoques
Al tiempo que los directores financieros gozan de un papel más relevante dentro de la empresa, también deben afrontar, tras la crisis, el desafío de mantener el equilibrio entre estrategia empresarial y nuevo enfoque en el negocio. Así, la gestión de costes, la gestión de riesgos y el control de los flujos son las tres prioridades que los directivos consultados manifiestan ahora tener en mente. Y para cuatro de cada diez esto además implica no dedicar tanto tiempo a las cuestiones estratégicas como quisieran.
 La cara pública de la empresa
El estudio refleja el hecho de que estos directivos cada vez se ven más avocados a convertirse en la cara pública de las empresas. Al tiempo, también manifiestan la necesidad de fortalecer sus lazos con los grupos de interés clave. Menos de la mitad afirma que su relación con inversores es buena o excelente; solo el 21 % dice lo mismo sobre sus relaciones con el gobierno; y un 25 % hace esta manifestación en lo referido a su relación con los medios de comunicación. Para todos, son las áreas de comunicación y la capacidad de influencia las más importantes para mejorar, “habilidades que hasta ahora se habían quedado fuera del currículum profesional de estos directivos" concluye Clifford.
Sobre el estudio: The DNA of the CFO
The  DNA of the CFO es un estudio que aporta una visión de la agenda del director financiero: su papel dentro de la empresa, sus prioridades, aspiraciones y relaciones, así como de todos los elementos distintivos que definen la comunidad de estos profesionales. El estudio se basa en una encuesta efectuada entre 669 directores financieros de Europa, Oriente Medio, India y África, además de una serie de entrevistas a fondo con importantes directores financieros y stakeholders de varios sectores.
Sobre Ernst & Young
Ernst & Young es una firma líder mundial en servicios profesionales de auditoría, de asesoramiento fiscal y legal, transacciones y consultoría. Nuestros 144.000 profesionales comparten en todo el mundo una única escala de valores y un firme compromiso con la calidad. Contribuimos a afianzar el potencial de nuestra gente, nuestros clientes y otros grandes colectivos. Ernst & Young marca la diferencia.
Para más información, le invitamos a visitar www.ey.com/es  
 
Ernst & Young es una organización mundial constituida por firmas miembros de Ernst & Young Global Limited, cada una de las cuales es una entidad legal independiente. Ernst & Young Global Limited, registrada en Reino Unido, es una sociedad limitada que no presta servicios a clientes.
 
La organización de Ernst & Young está dividida en cinco áreas geográficas y la firmas pueden ser miembros de las siguientes entidades: Ernst & Young Americas LLC, Ernst & Young EMEIA Limited, Ernst & Young Far East Area Limited and Ernst & Young Oceania Limited. Estas entidades no prestan servicios a clientes.
 
 
 
Para más información, contactar con:
Elena Molinero Alonso                                                                     Carlos López Abadía
Tel.: +34 915 725 154                                                                      Tel.: +34 915 725 164
Móvil: +34 686 402 659                                                                   Móvil: +34 618 088 728
ElenaMaria.MolineroAlonso@es.ey.com                                     Carlos.LopezAbadia@es.ey.com