“Hay que gestionar la Administración como si fuera una empresa”
25/11/2010
Esta mañana, y con una asistencia de 350 empresarios y representantes de la vida económica e institucional de Barcelona, se ha celebrado una nueva edición de los Desayunos de Trabajo PwC - La Vanguardia, en la que el Presidente de FOMENTO DEL TRABAJO NACIONAL ha compartido con los asistentes su visión de las palancas que tenemos que aplicar, como país, si queremos superar la actual crisis económica.

 


“Durante mucho tiempo ha habido mucho crédito y posibilidades de endeudarse y muchos se animaron por encima de sus posibilidades” aseguró esta mañana Rosell. “Había tanto dinero que el que no iba a pedir dinero al banco parecía de otro planeta”. ¿Culpables? Todos, tanto los que pedían como los que prestaban, porque fallaron tanto los sistemas de garantía, como los organismos reguladores y las agencias de rating.

Inmersos en la crisis, el recorte de gastos es una palanca esencial de recuperación, pero en el caso de las administraciones públicas es una tarea muy difícil debido a las “tecno-estructuras” que no permiten hacer las reformas necesarias:
“hay cargos en las administraciones que mandan incluso más que los políticos que han sido elegidos por los ciudadanos”. Por otra parte el número de funcionarios no ha parado de crecer: 1,4 millones en 1982, 2,5 millones en 1998 y 3 millones en 2009.


Sobre esos datos, Rosell se pregunta si verdaderamente: “¿Se necesitan8.400 municipios, los consejos comarcales, las diputaciones? En las empresas hacemos muchos cambios, abrimos departamentos, los cerramos, los fusionamos, en función de las necesidades de cada momento… por qué no podemos hacer lo mismo en las administraciones? Deberíamos tratarlas igual que tratamos a las empresas, y si se han de hacer ERES también en el sector público, se hacen y no pasa nada”.

“Hay un dato escalofriante: Se han transferido  un total de 2.000 competencias de la administración central a las administraciones locales, por lo que hay 150.000 funcionarios que se han quedado sin trabajo, pero siguen ahí…” Pero éste es un reto que tenemos que afrontar como sociedad.

Otro reto está a nivel legislativo con la gran inflación de leyes que tenemos… el BOE publica cada año 90.000 páginas, mucho más incluso que la Comisión Europea… esto no es aceptable.

En España, las administraciones públicas consumen un 4,6% del PIB, mientras que en algunos países nórdicos no pasa del 1,5%... es decir “regalamos” un 3% de ineficacia del Estado cada año y eso también es responsable de que como país perdamos atractivo para invertir aquí.

El año 2009 fue malo y seguimos teniendo tres grandes problemas:

1. El paro. Un país no se aguanta con más de 4 millones de parados. Es necesaria una modernización laboral que facilite el acceso al mercado laboral.
2. El déficit. El Gobierno ha empezado a tomar medidas para reducirlo pero necesitamos resultados.
3. La deuda. Está claro que una deuda sin crecimiento nos limita las posibilidades de recuperación.

Otro ámbitos a reformar:

- La fiscalidad: tenemos impuestos más altos que el promedio europeo, como es la Seguridad Social, pero además hemos de procurar que el marco fiscal sea estable “porque lo están cambiando cada dos por tres, como en el caso del IRPF”.
- Las pensiones: no puede ser que no nos adaptemos a los cambios demográficos porque los números no cuadran, es un problema matemático.
- La formación: es prioritaria pero nos hemos de plantear si realmente necesitamos 40 universidades, que ninguna de ellas sale en el ranking de las 100 mejores a nivel internacional y sólo empiecen a aparecer en el ranking de las 200..
- Justicia: nos hacen falta más medios pero también una revolución tecnológica, no es de recibo que cuando se tiene un problema la resolución llegue al cabo de 10 años..
- Energía: Hay que empezar a explicar el coste real de la energía y posicionarnos como país sobre qué  modelo queremos para los próximos 50 años, como ha hecho Francia apostando por las nucleares en un 80% y consiguiendo ser un 20% más barata.
- Infraestructuras: lo mismo. Éstas consiguen que un país sea o no atractivo para invertir y crear puestos de trabajo y no puede ser que una infraestructura importante se vea parada por 3 Ayuntamientos…


Y el sistema financiero? Estamos siendo capaces de abordar la reorganización de las cajas de ahorro de forma ordenada y con el timing adecuado, lo que el FROB ha aportado aquí es muy inferior a lo que ha tenido que hacer en otros países.. no estamos tan mal.

Con todo, a nivel general, Rosell piensa que tenemos motivos para ser optimistas: Las exportaciones van bien, en ocio/turismo somos aún el segundo país del mundo detrás de Francia, tenemos muchas empresas españoles compitiendo en el exterior en todos los sectores, nuestras fábricas son buenas y los productos que exportamos son de primera, hay futuro. Tenemos pymes que se van haciendo cada vez más grandes y que inyectan optimismo.

En cuanto a la modernización laboral, Rosell comentó que se crean 15 millones de contratos al año y tan sólo un 10% son indefinidos. Esto no funciona. Los costes laborales de despido son demasiado distintos: hay que unificar las diferencias porque si no, estamos desincentivando el contrato indefinido a favor del temporal. Hemos de ordenar los 5.000 convenios que existen en España y lo hemos de hacer juntos, empresarios y sindicatos. Los parados le cuestan al estado cada mes 3.000 millones de euros.. Quien esté en paro debería considerarse como un “trabajador del Estado” y hacer alguna actividad de utilidad para la sociedad. Los servicios estatales son incapaces de recolocar, se tienen que ocupar los privados. También convendría abrir la actividad de las mutuas que deberían volver a ser mutuas patronales.

El absentismo es otro absurdo en un país en crisis como el nuestro: no puede ser que haya 1 millón de personas cada día que no vayan a trabajar en España. También esté el hecho de que tenemos demasiadas modalidades de contrato: 43, deberían haber 4 o 5, no más, para facilitar la contratación. Las cotizaciones sociales hay que bajarlas, porque son superiores a la media europea.

En definitiva, la modernización laboral la tenemos que hacer, empresarios y sindicatos, para afrontar el futuro. Y una cosa importantísima es volver a crear empresas que generen nuevos puestos de trabajo y para que ello se produzca, hemos de crear un entorno que la propicie. Y si este país es capaz de hacer las reformas citadas, “tendremos futuro porque tenemos lo esencial, que es la gente emprendedora”.