Indra concluye con éxito una prueba de avión no tripulado en la base aérea de Murcia
29/04/2013
El consorcio internacional dirigido por Indra ha concluido con éxito una demostración de vuelo para comprobar la capacidad de los Sistemas Aéreos Pilotados a Distancia (RPAS, por sus siglas en inglés), más conocidos como drones, en el espacio aéreo civil en la base aérea de San Javier de Murcia.

Fuente:  www.europapress.es

La capacidad de los RPAS para compartir el espacio aéreo con aviones convencionales gracias a la transmisión de sus  sistemas de mando, control  de comunicaciones y de comunicación entre los controladores de tráfico aéreo y pilotos de tierra vía satélite se ha probado con "éxito", según ha informado este viernes la Agencia Europea de Defensa (EDA) en un comunicado.

   La base área de San Javier de Murcia fue la elegida para llevar a cabo el pasado miércoles los ensayos y demostración de comunicaciones por satélites capaces de operar Sistemas Aéreos Pilotados a Distancia e integrarlos en el espacio aéreo civil.

   El ejercicio constituye un elemento "clave" del proyecto DeSire (Demostración de Satélites capaces de la Inserción de los RPAS en Europa), financiado por la Agencia Espacial Europea y la EDA y promovido por un consorcio internacional que dirige  la española Indra con el objetivo de apoyar el uso de estos sistemas con satélites para aplicaciones comerciales y de los Gobiernos.

   La agencia ha confirmado que también se han demostrado con éxito este viernes en Bruselas en el marco de otra prueba los beneficios de las comunicaciones por satélite que permitan a los RPAS enviar en tiempo real datos de alta calidad a las estaciones de control terrestres para ayudar a los servicios de vigilancia  marítima.

   La multinacional española Indra lidera el consorcio industrial europeo del proyecto, en el que también participan la germano-holandesa AT-One,  la luxemburguesa SES ASTRA, la franco-italiana Thales Alenia Space y la italiana CIRA.

   El vuelo completado este miércoles ha permitido dar un servicio de vigilancia terrestre y marítima, demostrando así el uso dual de los RPAS.

LA PRUEBA

   Un avión sin piloto despegó de la base de San Javier a las 11.00 horas el pasado miércoles y completó con éxito un vuelo de seis horas en el espacio aéreo civil y militar, en presencia del jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general Francisco Javier García-Arnaiz.

   El ejercicio se programó para hacerlo coincidir con vuelos civiles y militares operados desde la base murciana, que comparte instalaciones con el Aeropuerto de Murcia.

   Tras el despegue, el avión cambió su conexión de datos Línea de Visión (LOS) a la conexión de datos vía satélite, capaz de operar más allá de la Línea de Visión (BLOS) y comenzó su misión operativa en el espacio aéreo segregado, enviando a tierra, vía satélite, las señales de sus sensores abordo, según ha informado la EDA.

   El RPA ascendió posteriormente hasta los 20.000 pies (6.096 metros) entrando en el espacio aéreo de clase C, operado por AENA desde el Centro de Control de Barcelona y el piloto en tierra del RPA siguió las indicaciones emitidas por los controladores de tráfico aéreo de AENA, como si fueran cualquier otros aparato civil o militar, garantizando la comunicación por radio con el centro de control transmitida por el RPA al operador vía satélite.

   En esta fase del vuelo, un avión tripulado de la Academia de la Fuerza Aérea se aproximó al RPA simulando una colisión frontal. Los pilotos de ambos aparatos, tripulado y ni tripulado, siguieron instrucciones de separación emitidas por los controladores aéreos,  demostrando así la operación segura del RPA incluso en una situación de emergencia.

   A lo largo del ejercicio, los datos del sistema de control del trágico aéreo de AENA basado en radares secundarios, estuvo disponible para el piloto del PRA en la estación de control terrestre con el objetivo de mejorar su percepción de la situación del avión en sus proximidades, con más precisión que un avión pilotado hubiera tenido.

   Además, un radar abordo del RPA fue utilizado en el ejercicio para detectar el tráfico del entorno  y los datos recogidos fueron transmitidos al piloto vía satélite con el objetivo de definir y ensayar los procedimientos de control de tráfico aéreo y operativos, aplicables a los aviones tripulados a distancia y evaluar la seguridad de las comunicaciones por satélite, así como la capacidad de reacción del piloto en tierra del aparato, tanto en operaciones rutinarias como en situación de emergencia.

REDUCIR COSTE DE LOS DRONES Y PROMOVER SU USO DUAL

   Toda la información recabada en los ensayos será analizada ahora y comparada con los requisitos de seguridad que están siendo establecidos por la Agencia Europea de Seguridad Aérea y los requisitos operativos que están siendo fijados a su vez por EUROCONTROL.

   Los datos recabados en el marco del ejercicio desde los sensores abordo del aparato fueron trasmitidos en tiempo real a la torre de control terrestre y procesados posteriormente para permitir la detección e identificación de buques.

   El ejercicio ha sido posible gracias a la colaboración entre la Fuerza Aérea española, que autorizó el uso de las instalaciones de la Academia Aérea de San Javier para la demostración, que fue supervisada por personal de la Escuela e la Fuerza Aérea en Matacan (Salamanca), mientras que los controladores del tráfico aéreo militares de la base de San Javier gestionaron los despegues y aterrizados y sus operaciones en el espacio aéreo militar.

   La demostración pretende contribuir al establecimiento de una serie de requisitos acordados que podrían servir de base para definir en el futuro el marco normativo para la integración de los RPA en el tráfico aéreo en Europa.

   Aunque el desarrollo de los RPA se ha originado en el contexto de la defensa, su utilización para objetivos civiles y de seguridad tienen "un enorme potencial" para usos como el combate con fuego, control de las autovías, líneas eléctricas e infraestructuras, así como para la vigilancia fronteriza, gestión de emergencias o incluso el transporte de bienes.

   Según la EDA, la explotación de los RPA para uso civil y de seguridad también permitirían aprovechar la lógica del uso dual y reducir los costes de los sistemas aéreos no tripulados.

   La actual legislación  europea no ofrece un marco armonizado en Europa que permita a los RPA volar en el espacio aéreo civil, especialmente más allá de la Línea de Visión (BLOS), algo que según la Agencia Europea de Defensa está obstaculizando su utilización y aplicación en el ámbito civil. Ello a su vez está "dificultando a la industria europea" desarrollar tecnologías y equipos que harían posible "su uso en el futuro".