Informe de PwC La auditoría del futuro y el futuro de la auditoría
09/10/2014
Una información más inmediata, que vaya más allá de los aspectos financieros y que analice la gestión de riesgos, claves para el futuro de la auditoría

• En el mundo de la inmediatez, los informes anuales de auditoría se antojan cortos e insuficientes. Revisiones semestrales o, incluso, trimestrales parecen más adecuadas a los tiempos que corren.

• Informar solamente sobre los aspectos financieros de las empresas ya no es suficiente. El papel del auditor debería extenderse a otros ámbitos como al análisis de los planes, estrategias y perspectivas de las compañías. Y, sobre todo, a cómo estas gestionan y evalúan sus riesgos.


Madrid, 7 de octubre de 2014. Una información más inmediata, que incluya no solamente los aspectos financieros sino todos los aspectos de la compañía y analice cómo las empresas gestionan y controlan sus riesgos marcará la trasformación de la auditoría en los próximos años. Esta es una de las principales conclusiones que se desprenden del informe La auditoría del futuro y el futuro de la auditoría elaborado por PwC a partir de las aportaciones de un grupo de expertos, integrado por presidentes y miembros de comités de auditoría, consejeros, responsables de auditoría interna y directivos de algunas de las principales empresas españolas.

En los últimos años, la crisis ha demostrado que los mercados y los agentes económicos no siempre funcionaron como se esperaba. Las burbujas en la banca y en el sector inmobiliario, así como los errores en la gestión de riesgos han generado una pérdida de confianza. Además, el contexto actual está marcado por unos gestores empresariales obligados a rendir cuentas sobre sus decisiones y resultados a unos grupos de interés cada día más exigentes y que reclaman información desde una perspectiva más amplia e integrada. En este sentido, el informe identifica unas áreas clave en las que se debería trabajar para poder satisfacer las expectativas de los diferentes grupos de interés.

En primer lugar, es necesario apostar por un informe más ágil en el tiempo, con mayor periodicidad. En el mundo de la inmediatez, los informes anuales de auditoría se antojan insuficientes. Revisiones semestrales o, incluso, trimestrales parecen más adecuadas a los tiempos que corren, tal y como sucede en países como EE.UU.

Además, el estudio apuesta por un informe de auditoría mucho más completo, profundo y fácil de entender. Informar solo sobre los aspectos financieros de las empresas ya no es suficiente. El papel del auditor debería extenderse a otros ámbitos como al análisis de los planes, estrategias y perspectivas de las empresas. Y, sobre todo, a cómo estas gestionan y evalúan sus riesgos. Y contarlo de forma clara y sencilla.

Los límites del modelo actual de Auditoría

De hecho, la reforma de auditoría aprobada este año por la Unión Europea avanza en esa línea. La norma establece que el auditor deberá describir los riesgos evaluados, incluidos el de fraude, tendrá que resumir la respuesta como auditor a esos riesgos y, si procede, incluir las observaciones clave sobe estos. Sin embargo, todavía se requiere tiempo para que la norma europea sea digerida por los diferentes Estados. Por el momento, en España se hace indispensable profundizar en el rol del auditor externo como revisor independiente de los sistemas de control interno en una organización.

Y, en tercer lugar, es evidente que no basta con conocer el pasado para predecir el futuro y que no se puede auditar lo que todavía no ha ocurrido. Pero existen muchas formas de analizar cómo una organización hace sus previsiones, valora sus recursos y gestiona sus riesgos. Lo que, sin duda, ayudará a conocer su evolución a corto y medio plazo y a entender mejor su verdadera situación. Es decir, la auditoría del futuro debería ser capaz de aportar un análisis de valor que permita al lector ir más allá de los números y decidir por sí mismo el grado de confianza que debe depositar en la información. En otras palabras, se trataría de utilizar la transparencia para promover y fomentar la confianza.

Para Javier Lapastora, socio responsable de auditoría de PwC, “ha llegado el momento de mirar más allá del balance y de la cuenta de resultados de una compañía, porque hay otros elementos que también influyen en sus resultados, en su funcionamiento o en su propia supervivencia. El futuro de la auditoría pasa por reforzar el papel del auditor como generador de confianza, por lo que éste debe adaptar su actividad a un contexto más complejo y ampliar el alcance y la profundidad de su trabajo”.

Sobre el documento:
El documento La auditoría del futuro y el futuro de la auditoría se ha elaborado a partir de las aportaciones de un grupo de trabajo formado por profesionales y expertos relacionados con la auditoría de cuentas y la información financiera. A continuación se detalla la relación de participantes externos a PwC:

Juan María Aguirre, presidente de la Comisión de Auditoría de Sacyr.
Álvaro Cuervo, consejero de ACS y Bolsas y Mercados Españoles.
Ignacio Cuesta, director de Auditoría Interna Corporativa de Telefónica.
Luis Carlos Croissier, consejero de Repsol, Testa Inmuebles en Renta, Eolia Renovables de Inversiones y Adolfo Domínguez.
Julián Díaz, presidente de la Comisión de Auditoría de DIA.
Roberto Higuera, presidente de la Comisión de Auditoría de Banco Popular.
Luis Lada, presidente de la Comisión de Auditoría de Gamesa y miembro de la Comisión de Auditoría de Indra Sistemas.
Joan Llonch, presidente de la Comisión de Auditoría de Banco Sabadell.
Isabel Martín, miembro de la comisión de Auditoría de ING Holanda.
Alberto Terol, presidente de la Comisión de Auditoría de OHL.
Nicolás Villén, presidente del Comité de Auditoría de CLH.

 

Nota:
PwC ayuda a organizaciones y personas a crear el valor que están buscando. Somos una red de firmas presente en 157 países con más de 184.000 profesionales comprometidos en ofrecer servicios de calidad en auditoría, asesoramiento fiscal y legal y consultoría. Cuéntanos qué te preocupa y descubre cómo podemos ayudarte en www.pwc.es