Las operaciones del sector financiero mantienen su perfil bajo pero apuntan a la recuperación a lo largo de 2010
16/06/2010

 

  • El estudio incluye un capítulo sobre España, donde la inevitable reestructuración de la industria impulsará la recuperación de las fusiones y adquisiciones entre instituciones financieras españolas
 
 
Madrid, 16 de junio de 2010. El sector financiero no es ninguna excepción y su actividad se ha mantenido relativamente baja durante los tres primeros meses del año. El valor de sus fusiones y adquisiciones alcanzó los 7.800 millones de euros, una cifra significativamente inferior a los 35.000 millones del primer trimestre de 2009. No obstante, hay que tener en cuenta que, entre enero y marzo del pasado año, se efectuaron la mayoría de las grandes intervenciones públicas (concentraron el 58% del valor) en muchas instituciones financieras. De hecho, si se excluyen las inversiones de los gobiernos, el valor de las operaciones ha incrementado un 19% en relación al mismo periodo de 2009. 
 
El escaso valor de las operaciones se explica por la ausencia de grandes transacciones, solamente dos de ellas superaron los 1.000 millones de euros en los tres primeros meses del año. Sin embargo, sí continuaron anunciándose pequeñas y medianas operaciones, especialmente nacionales, que llegaron a las 185. Por subsectores, se mantiene la tendencia iniciada en 2009: las fusiones del subsector de la banca, si bien continúan concentrando la mayor parte del valor del total, pierden peso en beneficio de seguros y gestión de activos que acumulan un 25% y 23% respectivamente.
Tres aseguradoras españolas aparecen en el listado de las diez mayores operaciones del trimestre: el Grupo Catalana Occidente protagonizó la cuarta mayor adquisición del año con la compra del 35.77% de Atradius Group por 537 millones de euros; y, por su parte, Mapfre adquirió el 50% de Ascat Vida y Ascat Seguros Generales (filiales de seguros de Caixa Catalunya) por 447 millones de euros. El informe señala dos tendencias que se desprenden del top ten de operaciones (ver cuadro). La primera de ellas es la notable actividad de las compañías de capital riesgo. La segunda, tiene que ver con el impacto de la crisis en las grandes operaciones del sector: solamente dos de ellas superaron los 1.000 millones y tuvieron que ver con reestructuraciones internas y desinversiones.
 El estudio dedica un capítulo al análisis del sector en España. Su reestructuración se muestra inevitable debido al gran peso de bancos y cajas con deudas que, probablemente, no podrán cobrar. El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) impulsará más integraciones en el mercado español con las que se mejorará la eficiencia, renovará el acceso al mercado de capitales y reducirá la excesiva capacidad del sistema. La reordenación del mercado financiero español se caracterizará por:
 
  • Holdings industriales. Un número importante de instituciones está deshaciéndose de sus inversiones no financieras; la venta de Cepsa por parte del Santander es un buen ejemplo. Al mismo tiempo, La Caixa o Caja Madrid mantienen su participación en importantes holdings industriales. El informe afirma que su venta aportaría una simplificación en la gestión y una mejora del capital y la liquidez.
 
  • Activos no estratégicos. La crisis económica ha frenado la expansión de muchas instituciones financieras españolas y les ha obligado, entre otras opciones, a reducir su red de oficinas.
 
  • Bancaseguros. Bancaseguros (distribución de seguros a través del sector bancario) es la principal ruta de distribución de los seguros de vida en España. Ya ha empezado la firma de acuerdos para la distribución en exclusiva y es posible que esta tendencia continúe en los próximos meses. La quinta mayor operación del trimestre, protagonizada por Mapfre, es un buen ejemplo.
 
  • Oportunidades transfronterizas. La reestructuración del sistema financiero global ha abierto nuevas oportunidades de inversión más allá de las fronteras del propio país. Tanto en EEUU como en Inglaterra, los grandes bancos españoles tendrán buenas oportunidades de inversión en muchas instituciones que se encuentran, actualmente, bajo el control de los gobiernos (debido a sus intervenciones para evitar la quiebra).
 
Para Patrick Atkinson, socio del grupo de Transacciones en el sector financiero de PricewaterhouseCoopers, “en el sistema financiero español, se espera la proliferación de procesos de reestructuración y consolidación de cajas, dentro o fuera de los términos del Frob, como integración o fusión, dentro de la misma comunidad autónoma o interregional y con mayor o menor grado de centralización: con consecuencias positivas en términos de acceso a mercados de capitales, mejoras en la eficiencia y reducciones de capacidad”.
 
 
 
 
Nota:
 
PricewaterhouseCoopers (www.pwc.com) ofrece servicios de auditoría, consultoría de negocio y financiera y asesoramiento legal y fiscal para dar confianza e incrementar el valor de sus clientes y stakeholders. Más de 163.000 personas en 151 países aúnan sus conocimientos, experiencia y soluciones para aportar nuevos puntos de vista y un asesoramiento práctico.
 
PricewaterhouseCoopers se refiere a la red de firmas miembros de PricewaterhouseCoopers International Limited; cada una de las cuales es una entidad legal separada e independiente.