Recomendaciones de actuación ante las redes sociales Cayetana Vela, Asociado senior de Ernst & Young Abogados
11/11/2009
Son las 9.30 a.m. Te conectas a Facebook, ves que tu amigo YYY ya se ha levantado, que XXX ya está en la oficina, y que PPP se ha ido de viaje de trabajo a Londres, SSS te invita a una fiesta este fin de semana y a BBB le duele la cabeza esta mañana… Y así un largo etc.

Podemos tener una vida social más activa a través de la red pero esto no es sólo una diversión y debemos estar informados y ser conscientes plenamente de los riesgos a los que estamos expuestos introduciendo tanta información en una Red Social.

 El fenómeno de las Redes Sociales ofrece a los usuarios de Internet la posibilidad de interactuar con un gran número de personas, con quienes comparten aficiones.
 
Hace años que luchamos por la protección de nuestros datos. Antes nos recomendaban que no dijéramos cuándo nos íbamos a ir de vacaciones a nuestros conocidos, y sin embargo ahora colgamos toda esa información, de forma gratuita en la red, sin saber quien la va a leer, a disposición de cualquiera.
 
Es importante conocer de los riesgos que corremos usando de forma “indiscriminada” estas Redes Sociales, cosas de las que no somos conscientes, pero ¿alguien sabe a lo qué nos enfrentamos?
 
Quien usa las Redes Sociales ¿Qué derechos puede ver dañados?
 
1. Su derecho al honor, a la intimidad y la propia imagen.
2. Sus datos personales.
3. La propiedad intelectual de sus contenidos.
4. Sus derechos como consumidor y usuario.
 
Debemos ser conscientes que algunas “condiciones generales de uso” de estas Redes Sociales nos informan que nuestra información puede ser transferida a otros países fuera de España (es muy común que sea a EEUU), que esa Red Social puede recabar datos personales a través de otras fuentes tales como buscadores y además se eximen de responsabilidad por la vulneración de cualquier derecho relacionado con la privacidad. Es frecuente también algo desconocido para los participantes de las Redes Sociales que también nos informan dentro de sus políticas que se pueden ceder los datos proporcionados, a terceros. Debemos conocer y leer estas condiciones de forma cuidadosa para dar nuestro consentimiento informado al tratamiento de nuestros datos por parte de estas Redes Sociales.
 
Riesgos de las Redes Sociales:
 
 
• Suplantación de identidad, cuando un tercero nos “roba” nuestros datos personales y se hacen pasar por nosotros.
• Falta de intimidad y privacidad. En las Redes Sociales todo el mundo puede vernos y saber todo de nosotros, no hay límites.
 • Falta de conocimiento del uso que se hace de nuestros datos y cesión de nuestros derechos a terceros. En algunas redes, al insertar tus datos les estás autorizando a que los usen, los guarden y dispongan de ellos cómo y cuándo quieran.
• Spam o envíos masivos de publicidad. Con la información que introducimos en nuestros perfiles en la Red Social, estamos dando a las empresas datos que les permiten conocer nuestro perfil (nuestras aficiones, gustos, etc), de tal forma que se personaliza la publicidad que nos envían.
• Infecciones de virus que se introducen en nuestro ordenador sin que nos demos cuenta. Al aceptar a nuevos “amigos” estamos dándoles acceso a que nos envíen información, archivos, etc que pueden contener virus.
• Engaño, agresiones físicas, secuestros, etc. A veces ponemos dónde vamos a ir, a qué hora vamos a estar en un determinado sitio, donde nos encontramos, “poniéndoselo en bandeja” a posibles ladrones, asesinos, pedófilos, etc.
 
 Recomendaciones para actuar de forma segura en la red:
 
• Lo primero que hay que hacer es leer con mucho detalle el Aviso Legal y la Política de Privacidad de la Red Social. Es importante conocer las Condiciones de Uso e Instrucciones de las aplicaciones que vamos a utilizar. Tenemos que tratar de averiguar si esa Red Social está localizada en nuestro país para asegurarnos que sea la legislación española la que les exigirá el cumplimiento de las obligaciones legales que nos dará a nosotros las máximas garantías. Hay que tener presente la política de privacidad de la red social en la que estemos inscritos, pues no todas se adaptan a la legislación de nuestro país.
 
• No facilitar ni a la Red Social ni a terceros a través de la misma, nada más que aquella información personal imprescindible. Cuanta menos información facilitemos mejor. No publicar información comprometedora. Hay que ser prudente con la información personal que proporcionamos en la Red Social. Sobre todo con los datos de localización: dirección postal, teléfono fijo o lugar de trabajo. Puede ser muy peligroso.. Nuestra recomendación sería tratar de facilitar únicamente el nombre y apellidos o fomentar el uso de apodos. Hay que tener cuidado con la información de contacto que dejamos en estos perfiles, un número telefónico, o dirección en manos indebidas puede generar riesgos innecesarios. Intentar usar seudónimos en la medida de lo posible.
 
• Evitar publicar fotos o alojar videos en la Red Social y si lo hacemos que no sean fotos de las que nos podamos arrepentir o que un tercero pueda hacer un uso comercial de las mismas. Al poner fotografías y videos de carácter personal, es importante restringir el acceso a estas imágenes a nuestros contactos o a quienes nos interese puedan visualizarlas y conocer de antemano que esas fotografías o videos son de nuestra propiedad y que por el hecho de ponerlas en esa Red Social no las estamos cediendo.
 
• Configurar de forma detallada y antes de comenzar a hacer uso de esa Red Social, el grado de privacidad de nuestro perfil.
 
• No aceptar solicitudes de amistad de personas que no conozcamos. Hay que asegurarse de admitir a personas conocidas o de restringir el acceso a su información personal hasta que no podamos verificar que el que nos pide ser nuestro amigo es él realmente.
 
• Establecer previamente al uso de la Red Social, las opciones de seguridad de acceso a nuestro perfil (qué información queremos que se vea y por quién). Cuando se configure el perfil de usuario, asegúrese de hacer uso de contraseñas seguras. No utilice datos propios de su perfil para la configuración de la contraseña ya que podría ser vulnerada fácilmente.
 
• Muchas Redes Sociales venden los datos de los usuarios con lo cual es mejor darse de alta con una cuenta de correo electrónico que no nos importe que nos la puedan inundar de spam, es decir, de mensajes comerciales no solicitados. También sucede lo mismo cuando se proporciona el número del teléfono móvil.
 
Recomendaciones para los menores que hagan uso de las Redes sociales:
 
 • Se debe leer toda la información concerniente a la página web. En ella se detalla quiénes son los titulares de la misma, la finalidad para la que se solicitan los datos y las instrucciones sobre cómo proceder en caso de estar siendo acosado en la red. Asímismo, estas políticas de privacidad o avisos legales nos especificarán la legislación aplicable. El menor debe saber que la española es de las que más garantías le ofrecerá en caso de vulneración de derechos.
 
• Nunca se deben revelar datos personales excesivos.
 
• Jamás se aceptar a desconocidos y mucho menos desvelarles datos personales identificativos y mucho menos relativos a contraseñas. En caso de duda, lo más recomendable es preguntar a los padres o tutores.
 
• Los datos de seguridad de la red social tales como nombres de usuario y contraseña, ni compartirlos entre amigos o compañeros de clase. Estos datos son privados y no deben ser comunicados a terceros y/o desconocidos.
 
•Siempre que el menor tenga cualquier duda, es aconsejable que se lo comunique inmediatamente a los padres o tutores.
 
• El menor debe saber que hay formas de protegerse en caso de verse vulnerado y que puede denunciar hechos delictivos ante la Agencia Española de Protección de Datos (si afectan a su intimidad) y/o a las brigadas especializadas dentro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
 
Recomendaciones para los padres o tutores de menores que usan Redes Sociales:
 
Consejos a los padres o tutores sobre el uso de las Redes Sociales por parte de los menores
 
• Los niños o menores deben ser instruidos y advertidos para que vayan diferenciando que es positivo para ellos de lo que no lo es cuando hacen uso de estas Redes Sociales. No hay que prohibirles las Redes Sociales pero deben conocer el uso que pueden hacer de las mismas y advertirles de los peligros y de los riesgos que pueden correr si por ejemplo, introducen fotografías o vídeos. Es importante “educarles” sobre esta nueva forma de comunicación en Internet.
 
• Mantener el ordenador en una zona común de la casa.
 
• Es importante que los padres y tutores conozcan y se familiaricen con la Red Social donde sus hijos pasan tanto tiempo conectados para que aprendan y puedan comprobar todas las prestaciones y aplicaciones que ofrece, las normas de uso o instrucciones de dicha Red Social, etc. Una vez que el padre o tutor está familiarizado con las Redes Sociales está en condiciones de valorar y ayudar mejor a los menores.
 
• Concienciar e informar a los menores sobre aspectos relativos a la seguridad.
 
• Utilizar herramientas de monitorización que permitan conocer las rutas de navegación de los menores. Activar el control parental y las herramientas de control de la plataforma, así como establecer el correo del padre o tutor como correo de contacto secundario. Asegurar la correcta instalación del bloqueador de contenidos.
 
• Establecer reglas sobre el uso de Internet en casa respecto al tipo de contenidos que pueden visitar, incluidas las redes sociales, así como las horas al día de utilización de las mismas.
 
• Comprobar el perfil de sus hijos en la Red Social y tratar de hacerle ver cuáles son los contenidos que no le convienen.
 
• Asegurarse de que el menor sólo accede a las páginas recomendadas para su edad. Así se asegurará que el resto de usuarios de la red tienen una edad semejante a la del menor, manejándose en un entorno en el que se sentirá cómodo y en el que los riesgos son menores. En caso de no conseguir encontrar la edad recomendada, la mejor solución es preguntar a la propia red social o, en su caso, bloquear el contenido.
 
• Asegurarse de que los menores no introducen en su perfil de la Red Social datos excesivos. De esta forma serán más difícilmente identificables por terceros malintencionados. Además, se debe potenciar el uso de pseudónimos dentro de las propias plataformas.
 
• Hay que evitar las citas presenciales con desconocidos. Explicar a los menores que nunca han de quedar con personas que hayan conocido a través de Internet o de una Red Social y que si lo hacen debe ser siempre en compañía de sus padres o tutores.
 
• Ante cualquier abuso utilice los mecanismos internos de defensa de sus derechos que hay normalmente en cada una de las Redes Sociales.
 
 Medidas que deberían adoptar y que se deberían exigir a las Redes Sociales: (Según el Informe de la Agencia Española de Protección de Datos elaborado en febrero de 2009)
 
• Redacción de condiciones de uso y políticas de privacidad con un lenguaje comprensible y claro, para que cualquier tipo de usuario entienda perfectamente sus derechos y obligaciones.
• Control de la indexación y almacenamiento de los perfiles por parte de los buscadores.
• Cambios en la configuración del nivel de privacidad, de forma que se establezca, por defecto, el máximo grado de seguridad en el perfil del usuario (generalmente permite la máxima difusión de los perfiles)
• Puesta a disposición del usuario de herramientas que le otorguen el control absoluto de la información que publica en la red; es decir, medios que limiten la posibilidad de etiquetar a otros usuarios en la red (recibiendo automáticamente una solicitud de aceptación o rechazo).
• Implantación de sistemas que faciliten la comprobación de la edad de los usuarios que intenten acceder al servicio, reduzcan los casos de suplantación de identidad (bloqueando el acceso al usuario que utilizó el perfil de otro de forma ilegítima) o detecten el nivel de seguridad de las contraseñas elegidas (e informen de los mínimos aconsejables).
 
 
Aspectos positivos de las Redes Sociales:
 
• Mayor relación con nuestros conocidos.
• Conocimiento casi inmediato de eventos.
• Fomento de las relaciones entre profesionales del mismo sector.
• Acceso a información que no se encuentra en otros canales por no estar publicada.
• Contactos con personas con intereses afines.
• Juegos y entretenimientos.
• Etc.
 
INFORMACIÓN ADICIONAL:
 
 
Podemos ver la resolución sobre Protección de Privacidad en los servicios de redes sociales, que se aprobó en la 30 Conferencia Internacional de Autoridades de Protección de Datos y Privacidad (octubre 2008), donde las únicas recomendaciones que hacen a los usuarios de estas redes es que sean conscientes de los datos que ofrecen y que respeten la privacidad de terceras personas, algo bastante escaso a mi modo de ver.
 
La siguiente Conferencia Internacional de Privacidad se hará este año en noviembre de 2009 en Madrid (organizada por la Agencia Española de Protección de Datos), habrá que ver si se establecen otras recomendaciones más firmes.
 
Por otro lado, el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) y la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), acaban de publicar el Estudio sobre la Privacidad de los Datos Personales y la Seguridad de la Información en las Redes Sociales Online. Aquí sí se dan más recomendaciones, así como se analizan los riesgos a los que nos exponemos al entrar en una red social, desde el punto de vista del derecho español.