La externalización, pieza clave para el crecimiento de la consultoría
02/11/2010
El año pasado las cifras para el sector de la consultoría no dieron los buenos resultados que se esperaban. Un crecimiento casi inapreciable en un contexto de recesión, tras años de subidas imparables...

Fuente: www.cincodias.com   Fecha:  02.11.2010

 ..ha pasado factura a la moral de estas empresas, pero la internacionalización y el outsourcing han sido los mejores salvavidas.

.Desde la Asociación de Empresas de Consultoría (AEC) explican que el mínimo crecimiento (0,7%) registrado en 2009 se entiende "gracias a las estrategias realizadas fuera de nuestras fronteras por parte de muchas de las compañías proveedoras de estos servicios; si no podría haber sido mucho peor". Una apuesta decidida para plantar cara a la incertidumbre española. Los destinos preferidos son Brasil, México y Centroamérica, ya que "cultura, lenguaje y forma de trabajar hacen que estas empresas se encuentren bien en dichos entornos", explica José de Rafael, director de la AEC.

"Cuando una consultora española compite internacionalmente con otras grandes firmas mundiales por proyectos importantes de outsourcing, nuestras ofertas son, con frecuencia, las elegidas", cuentan desde la AEC.

Pero el outsourcing tiene mucho que aportar en España en momentos de crisis. "Proporciona servicios especializados y como tal ayuda al crecimiento de cualquier empresa", explica De Rafael. Este tipo de servicios representa el 39% del total de la facturación en el sector de la consultoría y, según apuntan los expertos, "es el que más ingresos adicionales ha generado desde el año 2004". Además pronostican que será la principal actividad para las consultoras españolas en pocos años.

El Informe sobre la consultoría en España, elaborado por la AEC, plasma también otra realidad: los servicios externalizados han contribuido en un 54% al crecimiento del sector. Por tipo de outsourcing, casi la mitad (el 49%) corresponde a la gestión de aplicaciones, el 34%, a la externalización de tecnologías de la información y el 17% restante, a los llamados procesos de negocio -las tareas a realizar para alcanzar los resultados concretos propuestos-.

Este tipo de externalización ha ganado dos puntos en el último periodo y estiman que volverá a crecer otros dos el año que viene. Pero De Rafael no tiene claro que el aumento de estas contrataciones esté directamente relacionado con la crisis, sino "al auge de la tendencia a la planificación en las compañías", expone. José Luis Díez, socio de Accenture, opina que "la clave en esta situación se ha centrado en aportar el máximo valor requerido a un precio correcto".

La mayor parte de los servicios prestados por las consultoras españolas en materia de subcontratación se realizan on site. Esta modalidad representa el 63% de los ingresos. Sin embargo, ha aumentado hasta alcanzar el 29% del peso de los servicios near shore, término en inglés que se otorga a los procesos de externalización de una actividad que se realizan en un país cercano pero con costes más bajos. El último tipo, denominado off shore (en países lejanos), supone el 8% del total.

La consultora Accenture obtuvo, el pasado mes de abril, el primer puesto en la lista Global Outsourcing 100 de la Asociación Internacional de Profesionales de Outsourcing, liderando la clasificación por tercer año consecutivo como mejor proveedor de dichas operaciones en el mundo. Una marca que denota la importancia de diferenciar la calidad.

Así, los potenciales clientes pueden comparar y seleccionar a los prestadores de servicios más adecuados para su negocio. De Rafael explica al respecto que "existe mucha confusión en este ámbito, y es importante que los usuarios distingan que, en temas de outsourcing, lo barato puede salir caro".

La calidad de los proveedores se califica en dicha lista siguiendo un estricto proceso de evaluación que examina 18 criterios. Las clasificaciones finales son el resultado de una media ponderada de las puntuaciones de los miembros del jurado, sobre las competencias demostradas, el tamaño, el crecimiento, las capacidades de gestión y otras referencias. Todo lo necesario para añadir valor a estos trabajos.

Siguiendo con los beneficios del outsourcing cabe destacar otro factor: el ahorro que, aunque a simple vista no es cuantificable, proporciona clientes a las compañías. "No se trata de unos beneficios tangibles. La externalización es, en parte, invertir en conocimiento y eso no se mide en una cuenta de resultados", opina José de Rafael. Sin embargo, sí se cuantifica en otro tipo de gastos indirectos que podrían tener las compañías que no opten por externalizar según qué procesos.

Parece que la externalización de servicios es sólo cosa de grandes empresas, y lo cierto es que la mayoría de las compañías del Ibex 35 tienen, en alguno de sus departamentos, la mano amiga de un socio especialista. Aunque lentamente, las pequeñas y medianas empresas se acercan a este mundo. Así, desde la AEC explican: "Las pymes se van introduciendo y ganando terreno".

Y en el lado opuesto, cuenta el director que "cada vez más pequeñas consultoras se especializan en ámbitos tan concretos que son requeridas por las grandes multinacionales". Un ejemplo que cunde, principalmente, con aspectos tecnológicos.

Recursos humanos

La externalización de los recursos humanos parece ser el talón de Aquiles del sector. Desde la AEC invitan a separar "el servicio específico y de calidad que ofrecen los proveedores de outsourcing, con la externalización de los trabajadores, para abaratar costes", en boga en estos momentos.

En esta línea, José Luis Díez, socio de la consultora Accenture, explica el doble efecto que está teniendo la crisis en el sector: "Por un lado, ha incrementado claramente el número y volumen de las operaciones de outsourcing, pero, por otra parte, en el proceso de consolidación y renovación de los servicios los clientes han optado por ajustar costes".

Para el desarrollo de una operación de externalización, desde la consultora explican que son cuatro las fases necesarias. El primero de los pasos, que se realiza junto al cliente, consiste en diseñar el proceso. Posteriormente, comienza la fase de transición del servicio desde el cliente al proveedor. En el tercer avance se ha de desarrollar un proceso de industrialización del outsourcing.

Además, la consultora realiza un proyecto de transformación que permite redefinir los procesos de externalización con la consiguiente implantación de nuevas formas de actuar si es necesario, explica el socio. Este aspecto, hoy en día, resulta fundamental ya que las operaciones de externalización se ven, con frecuencia, muy limitadas. "Muchos clientes y compañías de servicios lo obvian y ésta es una de las claves por las que el beneficio del outsourcing en ocasiones se ve mermado", explica Díez.

Éxito. El outsourcing tecnológico sale airoso

Crecer, pero con moderación. Esto parece ser lo que impera en el sector de la externalización tecnológica, y más aún en tiempos de crisis. Ferran Serrano, director de marketing de T-Systems Iberia (empresa especialista en TIC), explica que "ante la situación económica es frecuente que las compañías recurran a terceros para la gestión de infraestructuras de nuevas tecnologías". De esta forma consiguen centrarse en su negocio principal y, lo que es lo mismo, "logran una reducción considerable de gastos y atenúan sus riesgos", ya que éstos son asumidos por el proveedor de servicios.

Las reducciones de presupuestos y la caída de la inversión son una realidad en estos momentos en la mayoría de las empresas. Por ello, el outsourcing es la vía por la que muchas firmas están optando para acometer estos procesos de transformación, "con el respaldo y seguridad de un socio", añade el director.

El sector de las tecnologías de la información no fue el más castigado en 2009. Eso sí, sus resultados fueron, por primera vez en 15 años, negativos (con un decrecimiento del 4%). Ante esto Serrano afirma que "el gran desafío de 2010 y 2011 (cuyas previsiones son algo mejores) será lograr que las nuevas tecnologías hagan frente a la crisis y entre de nuevo en crecimiento". Un hecho que se verá reforzado por los servicios externos.

"El ahorro, que a simple vista no es cuantificable, proporciona clientes a las compañías"

Las cifras

39% del total de la facturación de las firmas de consultoría en España corresponde a los servicios de outsourcing.

1,6% es la cifra estimada de crecimiento en el sector de la consultoría que se estima para el año 2010. En 2009 dicho crecimiento fue del 0,7%.

3.733 millones de euros es lo facturado en el año 2009 por los servicios de outsourcing en nuestro país. Casi la mitad de este dinero ha provenido de la gestión de aplicaciones.