La Administración aprieta a las consultoras
16/02/2011
Los efectos de la falta de recursos de las Administraciones Públicas se extiende como un reguero de pólvora a aquellas empresas y sectores que trabajan con ellas.

Fuente:   www.expansion.com    Fecha:  16.02.2011

Además de cobrar sus trabajos cada vez más tarde, las compañías ven cómo las tarifas públicas encogen drásticamente. En el caso de las firmas de consultoría, segmento en el que operan grupos como Indra, Everis o Accenture, los recortes fluctúan entre el 20% y, en determinados casos, hasta el 30%.

Aunque esta enérgica incisión es coherente con los difíciles tiempos que corren, que obligan a apretarse el cinturón, resulta peligroso el modo en que se está haciendo, al situar el factor económico por encima de los aspectos técnicos.

Las consecuencias de esa arriesgada práctica no se han hecho esperar: los equipos dedicados por las consultoras a esos contratos también han menguado (es natural, si aspiran a mantener la rentabilidad), haciendo que la calidad del servicio se resienta.

Pero aún puede ser peor. Como en todo río revuelto, en el de la contratación pública han aparecido nuevos pescadores, firmas de bajo coste que tratan de abrirse paso en este nicho de mercado, aun a costa de reducir sus márgenes al mínimo.

El problema es si, en esas condiciones, se puede prestar un servicio con garantías. El escenario económico impone austeridad, pero las Administraciones públicas deben tener cuidado para que ese necesario afán de ahorro no se les vuelva en contra. Un mal servicio, o un servicio deficitario, hará que al final lo barato resulte caro.