Un ágora digital para cocrear con el entorno
22/06/2017
Accenture Digital Hub abre sus puertas en España. Este espacio de innovación aúna a clientes, socios y 'start ups' para dar con las soluciones tecnológicas más disruptivas

Mike hoy está intranquilo. Ha habido reformas en casa y aún no se ha habituado a los cambios. Mike es un pez, pero habla (bueno, más bien, chatea en Telegram). Él mismo ha contado que la temperatura y el PH del agua no están a su gusto. Es bastante quisquilloso. Su pecera, completamente sensorizada, se completa con un pequeño cerebro artificial para demostrar el poder de la combinación de chatbots con Internet de las Cosas. Así es el nuevo espacio de trabajo de Accenture en España: un lugar donde ver, experimentar y explotar el potencial de las nuevas tecnologías en los negocios. Y todo ello dentro de un ecosistema abierto.

Cocreación es la palabra clave. Un concepto que incluye tanto a clientes como a socios y start ups. El Digital Hub, en Torre Picasso, nace como «punto de encuentro relevante para la comunidad empresarial española en torno a dos ejes: la innovación y la transformación digital», señaló el presidente de Accenture en España, Portugal e Israel, Juan Pedro Moreno, durante su inauguración el pasado jueves. La compañía ya no sólo quiere hacer «grandes proyectos complejos», sino abrirse por completo al entorno y «compartir tanto riesgos como resultados», añadió.

Esta teoría se materializa ahora en 1.700 metros cuadrados donde conviven habitualmente 200 personas. «Hay cuatro generaciones distintas trabajando en el mismo espacio y 25 perfiles profesionales diferentes», apuntó Moreno. También tienen acceso las 250 start ups españolas que participan en el programa Accenture Open Innovation, además de otros actores, como empresas puramente digitales o estudiantes e investigadores universitarios. Sin olvidar los vehículos autónomos que se mueven a sus anchas por los pasillos, los robots que reciben a los visitantes o las impresoras 3D que fabrican formas imposibles.

«Tenemos obsesión por las demos», explicó Moreno. Los ejemplos palpables son la mejor prueba para atraer a las empresas tradicionales hacie el camino de la digitalización. Aunque antes pasan por una sala de design thinking diseñada exclusivamente para abrir sus mentes. Incluso deben hackearse a sí mismas hasta ponerse al límite. Por último, pueden pasar a una zona de reflexión que es, literalmente, un salón de casa: con su chimenea, su luz tenue y sus cómodos sofás de cuero.

Accenture Digital Hub combina todos los elementos de la cadena de valor, desde la investigación a la industrialización. Hace especial hincapié en la aceleración del desarrollo de prototipos. «El antiguo sistema de cascada ya no funciona», afirmó Moreno. «Ahora se basa en la economía de la experiencia; si le gusta al usuario, se implanta». Tanto es así que la empresa se enorgullece de poder desarrollar aplicaciones en un tiempo que no superior a las dos semanas.

Aplicaciones, ¿de qué tipo? Prácticamente cubre todo el espectro de tecnologías y áreas de trabajo. Industria 4.0, Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, blockchain o smart cities. En esta última, Accenture está colaborando con el Ayuntamiento de Barcelona para construir un sistema operativo de la ciudad que permita gestionar los servicios de forma más eficiente. Por ejemplo, la contaminación acústica. Su solución muestra hologramas con mapas de calor dinámicos en tiempo real sobre las zonas más ruidosas e incluso permite medir el sonido de una zona concreta en remoto.

Hasta se han atrevido a ponerle piel al popular blockchain. La materialización de esta «base de datos distribuida» viene en forma de cajero de criptomonedas, donde la gente puede cambiar su dinero real por virtual o viceversa. Además, las transacciones pueden comprobarse públicamente. Una de las características más valiosas de esta máquina es su potencial para conectar el mundo físico con la etérea tecnología blockchain, «facilitando el camino hacia los smart contracts», apuntó Moreno.

Pero ¿qué pasa con Mike? El pececillo sólo es una muestra del potencial del mundo conectado. Accenture es capaz de trasladar esta tecnología a las empresas para mejorar sus negocios. Con la compañía aérea Avianca, por ejemplo, ha desarrollado un chatbot que permite a sus clientes hacer check in desde Facebook Messenger, dentro de una conversación, de forma más natural y cómoda.

Fuente: http://www.elmundo.es