Alianza para generar ciudades más inteligentes
31/03/2011
Desde hace un año, El Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica de Chile e IBM se aliaron para desarrollar un proyecto llamado “Ciudades más inteligentes”. La meta de esta cooperación es el mejoramiento de las condiciones de vida de los espacios urbanos gracias a tres prioridades: la investigación, el apoyo a la toma de decisiones públicas y la participación ciudadana en la difusión de los hallazgos.

Fuente:  www.elciudadano.cl    Fecha:  31.03.2011

Para enfrentar los desafíos urbanísticos y sociales del presente y del futuro de la capital, el  Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica de Chile se unió en 2010 con IBM (Internacional Business Machines) para cuestionar la transformación inteligente de las zonas urbanísticas en un proyecto llamado “Ciudades más inteligentes”.

La idea es aprovechar la sinergia entre la arquitectura y el desarrollo tecnológico, que ya tiene muchos modelos en diferentes ciudades del mundo, como en Ámsterdam, Holanda, donde se efectúan pruebas piloto de medidores inteligentes, colocando el control del uso de energía en las manos de los consumidores.

Otra experiencia acontece en Estocolmo, Suecia, donde los habitantes votaron por un programa de tarifas basado en los niveles de congestión de tráfico que redujo éste en la hora pico en un 18%. En tanto que en Madrid, un sistema coordina los recursos de la policía, bomberos, autopistas, líneas de comunicación directa y unidades de ambulancias mediante un cuartel central, obteniendo respuestas más rápidas e integradas ante las emergencias.

Se trata entonces de coordinar de manera eficiente los diferentes servicios y dispositivos urbanos, como el transporte, agua, energía, educación, cuidado de la salud y la gestión. Si bien muchos de estos sistemas ya se encuentran instrumentados, produciendo secuencias de datos, se trata ahora de interconectar dichos sistemas.

Estos temas se conversaron en una mesa redonda realizada este miércoles 30 de marzo en la Facultad de Arquitectura de la UC.

ALIANZA IBM-UC

Esta alianza del Instituto con IBM pretende fomenta reflexiones sobre los desafíos de Santiago en un espacio de análisis y debate que  reúne “representantes del sector público, privado, académico e intersectoriales” según indica el Instituto.

La meta principal de esta cooperación es mejorar la calidad de vida de millones de chilenos hacia el cuestionamiento y desarrollo de capacidades políticas como tecnológicas. Con respecto a las ultimas, “la alianza con IBM es súper estratégica” indica Roberto Moris Iturrieta, subdirector de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos, y Profesor en Planificación y Gestión Urbana para el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales.

Este miércoles 30 de marzo, ocurrió un foro sobre el mejoramiento de las condiciones de vidas de los ciudadanos chilenos. Ahí, representantes del ministerio de Salud y profesores hablaron de salud pero también de equidad, ya que promueven la populación en general.

El Doctor Jiménez de la comisión “Salud y Asentamientos sociales” para la Organización Mundial de la Salud (OMS), bromeaba sobre un nuevo programa de  “Health & The City”, destacando proyectos concretos para mejorar el ambiente urbanístico.

“Los espacios urbanos son espacios de salud pero por eso es necesario promover [cosas concretas] como ferias libres para vender frutas de buena calidad, lo que es primordial para la ciudadanía”, o también  desarrollar un mecanismo de monitoreo para ver los impactos de los cambios de redes del Transantiago  sobre la vida de los santiaguinos.

Estudiando así los problemas urbanos a sus raíces, las decisiones y sus implementaciones en adelante respetaron más la realidad social de los problemas y desafíos urbanísticos.

EL XP-Lab

Una de las realizaciones concretas de esta unión es la creación de un Laboratorio Experimental de Planificación XP-Lab, que actúa de plataforma de integración de los hallazgos tecnológicos de IBM con las investigaciones del Instituto.

Según Roberto Moris Iturrieta, el interés de este laboratorio es “la convergencia de las investigaciones sobre un foco de investigaciones aplicadas” y el desarrollo de nuevas maneras de investigar y de nuevas herramientas aparte de la tecnología”.

Otro tema importante es “el mejoramiento de los mecanismos con que los dirigentes toman decisiones” acerca de la ordenación urbanística del territorio.

“Lo que es distinto en el laboratorio es enfocarse en como los productos que estamos desarrollando apoyan a los procesos de prisa de decisiones o las inversiones públicas”, explicó Moris.

“Investigar, difundir, y desarrollar nuevas herramientas para las toma de decisiones, son los tres aspectos importantes de este laboratorio” indicó.

Si se mantiene la actual tasa de movilidad territorial se calcula que en el año 2050 el 70% de los ciudadanos del mundo vivirán en aéreas urbanas.

Los ciudadanos son centrales, entonces ¿por qué no darle la posibilidad de participar directamente a estas mesas redondas que sólo reúnen expertos?

Roberto Moris Iturrieta precisa que el “tema central [del XP-Lab] es difundir las investigaciones […] como llegan a la gente para que realmente se enteren de lo que pasa”.

Por ejemplo, “unos de los temas actuales  [del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales] es la gestión de los riesgos, la idea es desarrollar una herramienta con la que los ciudadanos pueden participar en la prevención de los riesgos en su zona propia”.

Es también lo que destaca Gabriela Núñez del departamento “Promoción de la Salud” del Ministerio de salud: “la ‘Prevención y promoción de la salud’ es un tema central dentro del programa del gobierno [para que los ciudadanos sepan] las condiciones para vivir en un entorno más saludable”.

Así, subrayan la importancia de la educación para que la vida de los urbanos se haga más saludable y “equitativa”.

Al ser primordial este aspecto, falta la posibilidad de una expresión ciudadana directa como la posibilidad de proponer iniciativas populares para que los ciudadanos mismos se sientan bien en sus ciudades, orgullosos de participar en un proyecto público de gran escala y así respetuosos de sus lugares.

Mélissa Quillier
El Ciudadano