Andalucía selecciona a Sadiel para proteger a las víctimas de violencia de género
29/04/2010
El Punto de Coordinación es la nueva herramienta telemática de la Consejería para la Igualdad y el Bienestar Social que gestiona las Órdenes de Protección

Fuente:  www.computing.es    Fecha:  29.04.2010

Sadiel ha sido la empresa encargada de implementar un nuevo sistema de coordinación administrativa que permitirá a la Consejería para la Igualdad y el Bienestar Social de la Junta de Andalucía realizar la gestión de las Órdenes de Protección de Víctimas de manera centralizada, inmediata y confidencial.

Según fuentes de la Junta andaluza, además de mejorar la coordinación para la protección de las víctimas de violencia de género, el nuevo Punto de Coordinación de Violencia de Género, proporcionará celeridad en la notificación de las órdenes de protección a los organismos e instituciones competentes, con un sistema informático que estará disponible 24 horas durante los 7 días de la semana (24x7) los 365 días del año.

El sistema telemático almacenará información relacionada con los procedimientos judiciales de violencia de género y de violencia doméstica, víctimas, denunciados, órdenes de protección, medidas, y penas, entre otros datos. Una información que podrá ser registrada automáticamente, a partir de la información remitida por los órganos judiciales al Registro Central para la Protección de las Víctimas de Violencia Doméstica o Violencia de Género, o manualmente, por parte de los administradores. Todas estas referencias estarán disponibles para su consulta por parte de los centros, unidades, organismos e instituciones competentes en la materia.

En cuanto a funcionalidades, la aplicación permitirá el procesamiento automático de carga de datos y realizar el envío automático de las notificaciones a los organismos oportunos, administrar y consultar procedimientos, obtener estadísticas o realizar una evaluación de las medidas aplicadas a cada víctima, entre otras aplicaciones.

Así, el Punto de Coordinación remitirá la comunicación al Servicio de Atención a las Víctimas (SAVA) para la asistencia en sede judicial; al Centro Provincial del Instituto Andaluz de la Mujer para utilizar los recursos del Servicio Integral de Atención y Acogida que necesiten; o a cualquier otro organismo sanitario, social o de empleo, en función de las necesidades de cada caso.