Atos. Hay 6.000 puestos que no se cubren al año por falta de técnicos en sistemas
02/08/2012
Juan Dabusti (50 años), CEO de Atos para la región Austral Andina, destaca la importancia de la Ley de Software para el sector, al tiempo que se preocupa por la inflación, la mayor sindicalización en el sector y la falta de profesionales en sistemas. La necesidad de mayor eficiencia pública y privada genera más oportunidades de negocios, asegura

Fuente:  www.cronista.com

Hay 6.000 puestos que no se cubren al año por falta de técnicos en sistemas”

Dabusti (50 años), CEO de Atos para la región Austral Andina, destaca la importancia de la Ley de Software para el sector, al tiempo que se preocupa por la inflación, la mayor sindicalización en el sector y la falta de profesionales en sistemas. La necesidad de mayor eficiencia pública y privada genera más oportunidades de negocios, asegura

 Pese a la menor exportación de profesionales de sistemas por la crisis europea, en la Argentina continúan faltando técnicos, en un sector de altos sueldos y pleno empleo, explica Juan Dabusti, CEO de Atos para la región Austral Andina, firma de origen francés especializada en el país en soluciones informáticas, que en 2011 adquirió Siemens IT.


La Ley de Software garantizó a las firmas de IT un escenario competitivo a mediano plazo, pero la inflación y el atraso cambiario tornó menos competitivo al país para vender servicios al exterior. De todos modos, al sector le está yendo bien. “Crece de 15% a 20% anual, con pleno empleo, aunque los costos suben más que el valor de nuestros servicios. Los profesionales argentinos tienen talento, pero no se consiguen suficientes técnicos”, dice Dabusti.


–¿Se siguen exportando servicios informáticos?
–Hicimos trabajos para las filiales de Atos de EE.UU. y España, pero nos centramos en la Argentina. Con la crisis en España y el aumento del costo laboral local, perdimos competitividad. Seguimos siendo competitivos en algunos mercados, como EE.UU. y algunos de Europa.


–¿Qué les aportó la compra de Siemens IT en el país?
–En Argentina, teníamos el 3% del mercado y ellos el 7%; así, nos transformamos en el 3º del mercado, que es de unos $ 1.200 millones, detrás de IBM, Accenture y a la par de HP. Facturamos $ 500 millones. Nos complementamos; Siemens IT nos aportó negocios transaccionales en el sector público y nosotros integración de sistemas en el privado; somos uno de los más grandes en SAP y en soluciones en telecomunicaciones.


–¿Qué oportunidades hay para crecer en el mercado local?
–Hay una gran oportunidad para implementar soluciones de eficiencia, por una necesidad de eficiencia pública, ya que ahora las provincias deben autofinanciarse al recibir menos dinero del Estado central. Deben cortar subsidios en transporte, subir el valor de tickets y evitar la evasión en multas e impuestos. Ahí hay oportunidad para aplicar soluciones de eficiencia. Además, las empresas registran caídas de utilidad y la tecnología ayuda a mejorarla; debemos implementar soluciones en pocos meses con repago en corto plazo.


–¿Qué condiciones ve a favor y en contra del negocio?
–A mediano y largo plazo, el escenario está claro a partir de la Ley de Software, que genera ventajas competitivas con pleno empleo. Marcó un horizonte hasta 2019 de políticas tributarias que nos da garantías de competitividad; las cargas sociales se reducen hasta 50%, porque se genera valor agregado en empleos de alta capacitación y mano de obra intensiva. Es importante, porque tenemos más de 1.400 empleados. Es un sector con flexibilidad laboral, el home office es cada vez más importante. La Argentina se convirtió en un centro de software, que genera divisas con la exportación de servicios. Como desfavorable, los aumentos de precios se trasladan a salarios y hay una fuerte tendencia a la sindicalización que genera pérdida de competitividad. Es un sector desregulado, al ser regulado se pierde flexibilidad en las condiciones laborales.


–¿Faltan aún profesionales?
–Sí. Además se incorporan estudiantes que después no terminan de graduarse, porque reciben sueldos que duplican a los de otros sectores, por la falta de profesionales capacitados. Es una industria de sobreempleo, con un exceso de demanda de 6.000 posiciones anuales. La Argentina tenía el problema de exportar mano de obra calificada, muchos técnicos se fueron al exterior, pero hoy ya no tanto por la crisis europea.


–¿Cómo ve a la economía local?
–No hay problemas estructurales, aunque sí hubo pérdida de competitividad por el atraso cambiario y la inflación; se perdió el superávit fiscal y creció mucho el empleo en el sector público. Pero tenemos una situación privilegiada y no vamos a tener un shock externo. Creo que 2013 será tranquilo, la Argentina debería crecer 4% a 6%. No hay vencimientos de deuda, pero hay que bajar la inflación y recrear condiciones de inversión. El cepo a la importación tiene su efecto en el crecimiento, porque gran parte son bienes de capital o intermedios y se frena a la industria. Dependemos de insumos, no se puede producir todo en el país.