La banca global busca la recuperación a través de la transformación
26/04/2011
Por Ernst & Young. Tres años después de que la crisis financiera inició, el sistema financiero mundial se mantiene en constante cambio. De acuerdo el reciente informe “Siguiendo las tendencias globales” de Ernst & Young, la claridad de la regulación está cerca, pero muchas cuestiones aún permanecen sin ser resueltas. Las iniciativas del G-20, los estándares mundiales de banca de Basilea III y la ley de Reforma y Protección al Consumidor de Wall Street llamada Dodd - Frank Act en los EE.UU. han comenzado a aclarar algunos aspectos de las nuevas normativas.

Fuente:   www.lanotadigital.com   Fecha:  26.04.2011

Mientras los reguladores se han centrado principalmente en el riesgo sistémico que representan algunas de las instituciones más grandes y más interconectadas, los bancos están preocupados por su capacidad de competir y el impacto de la regulación sobre los rendimientos.

Los detalles finales del marco regulador global aún no están claros, pero parece evidente que la banca internacional va cambiará de forma fundamental, incluyendo temas como:

• Límites en la remuneración de los ejecutivos
• Mayor gobierno corporativo
• Incremento en la protección del consumidor
• Mayor regulación y transparencia de los productos masivos derivativos
• Restricciones a las negociaciones por cuenta propia y las inversiones en fondos de cobertura y de capital privado en los EE.UU.

Más concretamente, nosotros creemos que:

Las instituciones financieras de mercados emergentes están ganando estatura mundial

En el mundo desarrollado muchas instituciones financieras continúan recuperándose de la crisis financiera, y, en muchos casos, los bancos de mercados emergentes se encuentran en mejores condiciones. Muchos surgieron de la crisis sin ningún rasguño.

Mientras que los dos centros financieros internacionales tradicionales - Nueva York y Londres - siguen estando seguros en su estatus, los capitales financieras de Asia están aumentando en el ranking. En el Índice de Centros Financieros Globales de septiembre del 2010, Hong Kong subió a la tercera posición en el ranking, mientras que Singapur fue cuarta. Es cada vez más evidente que el sector bancario y de instituciones financieras de los mercados emergentes, en especial los de China, India y Brasil, aumentarán significativamente su presencia en el escenario mundial.

Ernst & Young considera que conforme avance el 2011, los bancos de mercados emergentes estarán bien posicionados para seguir beneficiándose de la fuerte expansión del crédito en sus economías locales.

Su foco en el negocio de banca minorista tradicional y comercial, combinado en algunos casos con objetivos de préstamos establecidas por el gobierno, ha impulsado el rápido crecimiento de las instituciones financieras y la banca en los mercados emergentes, en sus respectivos mercados locales.

Sin embargo, la banca tradicional está muy enfocada en el capital, y las instituciones de mercados están buscando opciones para diversificarse en otros negocios.

Mientras que muchos bancos de países emergentes tienen la escala suficiente para considerar expandirse en otros mercados emergentes o desarrollados, siguen existiendo una serie de barreras de entrada, incluyendo la falta de sólidas capacidades en banca de inversión en muchos de los casos.

La demanda de crédito bancario ha sido fuerte en los mercados emergentes durante el periodo posterior a la crisis financiera, debido a que algunos gobiernos han establecido metas para los préstamos, con el fin de estimular el crecimiento económico.

Si bien no hay garantías de que las políticas estatales continuarán impulsando los préstamos, una serie de factores apuntan hacia importantes oportunidades para los bancos en los mercados emergentes.

Existe aún un grupo significativo de consumidores no bancarizados o sub atendidos en estos mercados emergentes. Además, con el PIB per cápita de los mercados emergentes que se espera que continúe en constante crecimiento, es probable que la demanda por mejores y más eficientes servicios financieros se incremente.
 
Las iniciativas del G-20, así como la Ley de Dodd - Frank, requerirán aumentar la supervisión normativa

En los EE.UU., la Ley Dodd - Frank dictamina que los derivados OTC, por ejemplo, sean regulados por la Comisión de Valores (SEC) y la Commodity Futures Trading Commission (CFTC). Reglas ¿similares también se esperan en la Unión Europea y en el Reino Unido. Al mismo tiempo, se han creado nuevos organismos de protección al consumidor financiero y se ha propuesto a las autoridades la creación de regulaciones para fortalecer la protección al consumidor.

Para Ernst & Young nuevas reglas que limitan la compensación de los altos ejecutivos son un foco importante de la reglamentación que afectará al sector. El objetivo es garantizar que no se recompense el excesivo riesgo en las inversiones. Estas medidas incluyen un acuerdo para reducir las bonos bancarios agregadas del 2010 comparadas con el año anterior en el Reino Unido, aumentar la transparencia, reducir recuperaciones y acciones diferidas sujetas a períodos de carencia.

La regulación hará subir el costo del negocio para muchas las grandes instituciones financieras.

La sustancia de la nueva normativa crea desafíos. Por ejemplo, Basilea III requiere a los bancos aumentar sus niveles de capital y liquidez, implementar un radio de apalancamiento, incrementar cobertura de riesgos de ciertos activos y actividades, y elevar los estándares para la revisión de supervisión.

En los EE.UU., la Ley Dodd - Frank tiene más de 2.300 páginas de largo y requerirá que las agencias escriban 353 nuevas normas y lleven a cabo 68 estudios.

No es sorprendente que las grandes instituciones financieras mencionen la inseguridad regulatoria como el mayor desafío que enfrentan. La incertidumbre se ve agravada por la fragmentación de las regulaciones, ya que los países individualmente, se dispusieron a hacer sus propias reglas. Los bancos, que ya han pasado los últimos dos años desapalancando y creando capital y liquidez, se enfrentan ahora a la probabilidad de que sus costos para hacer negocios sigan aumentando, los márgenes se seguirán reduciendo, el rendimiento del capital se disminuirá, y el ritmo de innovación en el sector puede ser más lento.

Los servicios financieros se reorganizarán

Como resultado de un mayor ambiente regulatorio y de los mayores costos para hacer negocios, las grandes instituciones financieras tendrán que modificar sus modelos de negocio.

Morgan Stanley Research estimó recientemente que los 12 principales bancos mayoristas venderán, reducirán o cerrarán activos ponderados de riesgo por un valor de 1,3 billones dólares EE.UU. conforme a lo establecido por Basilea III.

Los bancos buscarán oportunidades de crecimiento en los mercados emergentes, pero su éxito dependerá en gran medida de su habilidad para alcanzar una masa crítica y tener operaciones exitosas en estas economías.

Otros administradores de activos pueden tomar ventaja para beneficiarse de la reorganización que hará la industria de servicios financieros

Conforme los bancos comerciales y de inversión se ven obligados a reducir la escala de sus negocios, otros gestores alternativos de activos, incluyendo firmas de capital de riesgo y fondos de cobertura, están en condiciones de beneficiarse. Los productos complejos no desaparecerán, sino que simplemente podrían trasladarse a otros segmentos de la industria menos regulados.

Organizaciones alternativas de administración de activos están ingresando en el negocio de banca de inversión y en el comercio de propiedades. Equipos enteros de comercio y banca se han trasladado al área de los fondos alternativos. Esperamos que esta tendencia continúe. Cada vez más, la innovación en los mercados de capitales puede tener su origen en este espacio.

Cuatro asuntos críticos redefinen el mundo bancario

Actualmente, las instituciones financieras y los bancos están muy enfocados en cuatro principales áreas: crecimiento, capital, datos y asuntos regulatorios. Según Ernst & Young, esto aplica para las instituciones financieras tanto grandes como pequeñas.

1. Crecimiento, el cual es una gran preocupación, que se ha vuelto cada vez más importante. Pero, ¿dónde está ocurriendo ahora y de dónde provendrá en el futuro? Una de las respuestas son los mercados emergentes, especialmente en Asia-Pacífico y en Latino América, los cuales son críticos para las compañías de servicios financieros a nivel mundial. Los bancos tienen que establecer y mantener operaciones exitosas en estas regiones. Los consumidores existentes son otra fuente de crecimiento.

Los bancos deben saber quiénes son sus clientes, cómo comunicarse con ellos, y cómo lograr la venta cruzada con estos. Algunos consumidores quieren servicios de alta tecnología, como “dinero móvil”, mientras otros quieren una relación con el banco que no esté mediada por la tecnología. Los asuntos relacionados al crecimiento están forzando a los bancos a hacerse preguntas críticas como: “¿En qué negocios deberíamos estar? ¿En qué geografías?”

2. Capital, y cómo obtenerlo y manejarlo efectivamente, es otra de las preocupaciones clave. Los bancos están pensando acerca de dónde se está moviendo el capital y dónde están ocurriendo las inversiones alrededor del mundo.

También están considerando sus propias necesidades internas de capital. Con los nuevos cambios regulatorios, necesitarán retener más capital. ¿Dónde deberán ponerlo? ¿Cómo pueden estos nuevos requerimientos de capital determinar en cuáles países deben operar? ¿Cómo pueden los bancos manejar el capital para obtener el mejor retorno? Estas son algunas de las preguntas que se están preguntando los bancos actualmente.

3. Los datos es otro de los más importantes asuntos, y los bancos están presupuestando grandes sumas de dinero para lograr mejoras en esta área. En este contexto, los datos incluyen temas gerenciales, riesgos, regulatorios, y reportes financieros.

El truco consiste en asegurarse de que la información usada en todas las instancias de reporte pueda ser reconciliada. Idealmente, los bancos quieren generar reportes de una única plataforma de datos. Sistemáticamente, las más importantes organizaciones financieras, tales como los grandes bancos y aseguradoras, necesitan poder proveer datos en tiempo real y a nivel de transacciones, pero la mayoría tiene inconvenientes para hacerlo actualmente. Algunos tienen docenas de reportes, usando sistemas que no se comunican bien entre ellos.

Una única fuente de datos es imperativa para proveerle a la Gerencia la información que necesita para efectivamente dirigir el negocio y responder a todos los requerimientos regulatorios.

4. Los asuntos regulatorios también están en el primer plano mientras los gobiernos alrededor del mundo están cambiando la forma en que regulan a las instituciones financieras:

Análisis sistémico de riesgos y foco en la estabilidad de mercado

Ernst & Young concluye que la crisis financiera ha llevado a los reguladores a enfocarse en identificar sistemáticamente a instituciones financieras importantes. En el pasado, todos los grandes bancos han estado altamente regulados; en el futuro, las compañías de seguros, fondos de cobertura y de intercambio de valores, también estarán reguladas. Mucho esfuerzo está yendo en el hacia la determinación de cuáles instituciones son sistémicamente importantes y cómo regularlas.

Mejorar la supervisión prudencial de las organizaciones sistemáticamente importantes. Los requerimientos de capital, liquidez y solvencia se están volviendo más estrictos. Los planes de resolución y recuperación, ya han sido dictados por múltiples entidades regulatorias. Adicionalmente, una planeación más rigurosa de los escenarios de planeación y pruebas de estrés se están generalizando cada vez más. Como consecuencia, la habilidad de proveer información en tiempo real ha tomado cada vez más importancia.

Mayor transparencia y revelación de información. Las regulaciones emitidas con el objetivo de estabilizar a los mercados financieros, restringirán a las compañías de servicios financieros de nuevas formas.

Por ejemplo, los productos masivos de negociación de derivados se moverá a las Bolsas de Valores, y en los EE.UU., los bancos tendrán prohibido involucrarse en el comercio de propiedades. También hay una nueva legislación que busca proteger a los consumidores a través de una mayor revelación de información y transparencia.

La transformación del panorama financiero global en los próximos años estará influenciada significativamente por los cambios mencionados en estas áreas.