Burgos generará 242 millones de euros si logra la Capitalidad Cultural
29/04/2011
La Consultoría Deloitte ha elaborado un informe sobre el impacto como sede de 2016

Fuente: 

Mucho en juego. Si Burgos es elegida Capital Europea de la Cultura 2016 la ciudad generará 242 millones de euros. Esa es la gran conclusión a la que llega la prestigiosa Consultoría Deloitte en un documento elaborado, a petición de la Fundación Burgos 2016, sobre el impacto económico y social que tendría para la ciudad ser la sede de este gran evento de repercusión internacional.


El cálculo realizado por Deloitte se apoya en la comparación con otras ciudades similares a Burgos que ya han sido capitales de la cultura con anterioridad y suma los ingresos directos, indirectos e inducidos. Así, se toman como ejemplo lugares como Santiago de Compostela (2000), Oporto (2001), Salamanca (2002) y Graz (2003) y estima que el retorno económico suele estar en el entorno de los 8 y 10 euros por cada euro invertido.


Además, aventura un crecimiento en la recepción de turistas y calcula un crecimiento similar al que tuvieron Salamanca y Graz, del 20%. Así, si el número medio de viajeros y pernoctaciones en los últimos dos años ha sido de 1.037.767 y 1.532.704 respectivamente, la capital burgalesa alcanzaría un total de 1.245.321 viajeros y 2.012.389 pernoctaciones en el año de la Capitalidad.


Al margen de estos cálculos estadísticos, el informe también se detiene en lo que ya se hecho y en la capacidad de la ciudad para acoger la Capitalidad en 2016. Y aquí, entre otras cosas, destaca el Plan de Patrocinio. No sólo por aportar financiación sino por lograr la «implicación estratégica de la empresa con el proyecto y con la ciudad».


En este sentido, la Consultoría destaca que este Plan «constituye una novedad sin precedentes en Burgos y Castilla y León», y permite afirmar que «gracias a las alianzas constituidas en este proyecto de candidatura, se han generado unas dinámicas de colaboración entre la ciudad y su tejido empresarial y social». Un legado que, tal y como señala «debe aprovecharse para la articulación del futuro de la ciudad».


Una oportunidad única
Pero además del pasado y de las cifras, el documento sostiene que Burgos necesita de un evento de este tipo «para afrontar ese futuro con garantías, con optimismo y con seguridad. Una Capitalidad necesaria para «transformar definitivamente su imagen exterior y hacer partícipe al mundo de su apuesta cultural, imbricada en el origen de Europa, en los primeros europeos. Una oportunidad única para regenerar las ciudades, cambiar su imagen y darlas a conocer a escala europea e internacional».