Cada vez más cerca de vincular el pensamiento con la materia
14/10/2011
Paralítico hace mover un brazo robot con el pensamiento en un experimento.

Fuente:  www.lancion.com  Fecha:  14.10.2011

Tim Hemmes, que está paralítico, pone en movimiento un brazo robot junto a su silla de ruedas con el pensamiento, a velocidad de cámara lenta. Por primera vez en los siete años desde que un accidente de motocicleta lo dejó paralítico, Hemmes pudo mover el brazo robot para tocar con él la mano de su novia, como parte de un experimento científico de un mes en la Universidad de Pittsburgh.
El objetivo es una combinación de mente y materia, combinando el brazo biónico con microcircuitos implantados en el cerebro. Esos electrodos reciben señales eléctricas de las células del cerebro que ordenan los movimientos. Pasando por alto una médula espinal deteriorada, envían esas señales al tercer brazo del robot.
    
En Pittsburgh, se enseñó a monos a alimentarse haciendo mover un brazo robot con el pensamiento. En la Universidad de Duke, los monos hicieron mover brazos virtuales en una computadora. Por medio de un proyecto conocido como BrainGate y otras investigaciones, algunos pocos paralíticos provistos de electrodos en el cerebro han logrado hacer funcionar computadoras y efectuar movimientos simples con brazos artificiales.
    
Casco

Por otra parte, días atrás también fue puesto a prueba un aparato desarrollado por IBM que permite mover cosas sólo con el pensamiento. "Lo primero que tienes que hacer es despejar tu mente para que llegues a un punto en el que no pienses en nada", señaló Ed Jellard, un joven con un título de inventor en jefe.
    
En salas de pruebas del laboratorio de Tecnologías Emergentes de IBM, en Winchester, Inglaterra, se encuentra este casco que parece un calamar de plástico negro, con tentáculos cubiertos con electrodos que tiene como objetivo detectar señales cerebrales específicas. Por medio de software desarrollado internamente, los investigadores han comenzado a vincular los auriculares del mismo con elementos como un vehículo de juguete, un interruptor de la luz y un televisor. Las señales de control provienen de dos fuentes principales: electroencefalografías para medir la actividad cerebral y lecturas de los impulsos nerviosos que viajan hacia los músculos.

El robot Hal

Hal es un traje robótico controlado por el cerebro que le permite a los pacientes con incapacidades caminar de nuevo. Nuevas técnicas para procesar ese tipo de información permite que se desarrollen aplicaciones sofisticadas para el mundo real.

El equipo de programadores ya ha usado el sistema para ayudar a un paciente con el síndrome locked-in, que consiste en un desorden neurológico en el que se preserva la conciencia, pero que en el hay parálisis corporal, excepto en los ojos. “Vinculamos los auriculares al software de IBM. Cuando el paciente empujó el cubo en la pantalla, fue como si le hubiese hecho un clic al ratón de la computadora. Fue capaz de usar el ordenador”, señaló Kevin Brown, de IBM. Muchas tecnologías relacionadas con el control mental están diseñadas para ayudar a restaurar la habilidad física en quienes la han perdido.