La clase media le hacen el juego a las empresas de consumo
25/04/2011
La consultora Deloitte presentó el informe Global Powers of The Consumer Products Industry 2011, en el que anticipa que las empresas de consumo masivo deberán sobrepasar obstáculos como la volatilidad del tipo de cambio, el aumento de precios de commodities y los cambios en las políticas fiscales.

Fuente: www.puntobiz.com.ar   Fecha: 25.04.2011

De acuerdo con el informe, entre las principales tendencias que afectarán a las compañías de producto masivo, aparece el crecimiento de la clase media en los países emergentes, que incorpora 70 millones de consumidores cada año. En los mercados desarrollados, las empresas tendrán que lidiar con consumidores que exigirán más calidad por menor precio.

Otras tendencias que marcarán el pulso del mercado masivo son la necesidad de mayor transparencia y el desafío de lidiar con consumidores informados y conectados. Un segmento que parece estratégico para las compañías es el de compradores mayores de 65 años, con necesidades específicas para productos anti age o comidas saludables.

La participación activa junto a los gobiernos también será clave en la formación de una reglamentación inteligente que incentive una economía sostenida y una actitud favorable hacia el consumo.

América Latina, una región que crece

Según el informe, las ocho compañías de la región que forman parte del top 250 de empresas de bienes de consumo, aumentaron un 16,3% sus ventas mientras que las demás regiones presentaron cifras nulas o negativas.

Los profesionales de Deloitte explican que este crecimiento de la zona fue impulsado por las adquisiciones y por la presencia de 3 empresas fabricantes de bebidas, que es el sector más resistente a la recesión.

Las comidas, las bebidas y el tabaco resistentes a la crisis económica

Con los balances del año fiscal 2009-2010, el estudio muestra una caída en las ventas de las cadenas del top 250 del 1,2 %. En este contexto, un sector que resistió la crisis fue el de las compañías de tabaco, alimentos y bebidas. Entre los sectores más afectados, figuran neumáticos y productos de ocio.