Cómo hacer contactos en una sala llena de desconocidos
15/02/2008
Imagine que se encuentra en acto social, rodeado de personas a las que no ha visto en su vida. Mira a su alrededor y observa que todos los asistentes se relacionan y hablan entre sí. Es momento de que usted haga lo mismo. ¿Esta idea le aterra o estimula?

Tamara Vázquez / Madrid.

Muchos lectores estarán de acuerdo con que los actos sociales son un compromiso estresante. Sin embargo, el progreso de sus carreras laborales dependerá, en gran medida, de los contactos profesionales que tengan. No sólo encontrar trabajo es más fácil cuando les decimos a otras personas que estamos buscando empleo. Localizar un buen abogado, un contable para su oficina o un colegio para sus hijos resulta más sencillo cuando se recurre al boca oreja.

Ahora bien, ¿toda persona puede ser un buen relaciones públicas? En opinión de Keith Ferrazzi, uno de los individuos "mejor conectados" según la revista Forbes y co-autor del libro Nunca comas solo, la habilidad para mantener una conversación con desconocidos no es una capacidad innata, sino que se adquiere con la práctica. La meta en estos casos es simple: empezar un coloquio, mantenerlo y marcharse dejando a su interlocutor con buen sabor de boca.

La clave del éxito es relajarse. Según Ferrazzi, "todos los individuos tienen algo en común, pero no lo descubrirán si siempre están en guardia". Lo más adecuado para relacionarse con los demás es expresar cuáles son nuestro intereses y preocupaciones, conseguir que la otra persona se sienta especial y, por supuesto, no intentar hacerse el misterioso. Ferrazzi recuerda algunos consejos, como ser el primero en saludar, no interrumpir a la persona que está hablando, mostrar empatía, asentir con la cabeza y, por supuesto, recordar siempre el nombre del interlocutor.

Super-conectores

Según la teoría de los Seis grados de separación, desarrollada por el psicólogo Stanley Migran en 1967, todos estamos conectados al resto de personas a través un máximo de seis individuos. La hipótesis se basa en la existencia de lo que Ferrazzi denomina "super-conectores", que son aquellos grados o individuos que conocen a muchas personas. Aunque existen en cualquier profesión, estos sujetos suelen ser headhunters, periodistas y políticos. Por eso, no se debe desaprovechar la oportunidad de entablar una conversación con ellos. Esto nos colocará a dos grados de todos sus conocidos.

La búsqueda de empleo en la Red

Bajo esta filosofía de los seis grados de separación, los e-networks o redes de contacto online se han convertido en los últimos años en uno de los canales de reclutamiento más interesantes para profesionales y compañías de selección. Éste es el caso de Neurona, eConozco, LinkedIn o Viadeo, alguno de los cuales cuenta con más de cuatro millones de usuarios.

Participar en una red social en Internet es sencillo. Uno de los miembros tiene que invitar al usuario a formar parte de su red o, en su defecto, éste puede registrarse directamente y, a partir de ahí, nutrir el e-network con sus contactos profesionales. Eso sí, para exprimir esta vía, los expertos recomiendan hablar inglés.

Para las firmas de selección, las redes sociales por Internet constituyen un canal para contactar con personas de todo el mundo, lo que amplía las posibilidades de localizar al mejor candidato para la empresa cliente.