¿Cómo mantener la calma en entornos de trabajo competitivos?
29/12/2014
Alex Nuth, consultor de Accenture, nos da algunas claves

 Fuente:  www.equiposytalento.com

La consultoría, al igual que muchos otros sectores como la banca y el derecho, es a menudo criticada por su falta de equilibrio y el ambiente de trabajo intenso. Estos tipos de trabajos requieren un gran compromiso y esto, a menudo, puede significar que los otros aspectos de su vida caigan en el olvido.

Pero sólo porque ame los entornos de ritmo rápido e intenso que estas carreras ofrecen, no significa que quiera convertirse en un adicto al trabajo y dejar al margen su vida personal.

He aquí algunas estrategias Alex Nuth, consultor de Accenture, y equipo han encontrado útiles para que trabajadores de sectores muy exigentes encuentren cierto equilibrio entre su vida laboral y personal.

1. Piense en ello como un juego de promedios
Una gran cantidad de conversaciones sobre conciliación se centran en el equilibrio que la gente puede encontrar en base al día a día. Por desgracia, cuando se trabaja en un ambiente donde la rutina no siempre está bajo su control o lo que se espera de usted (por ejemplo, viajes semanales) lo mejor es ampliar la visión de lo que uno entiende por equilibrio.

Es decir, a menudo me esfuerzo por mantener el equilibrio promedio durante un período de tiempo más largo, sobre una base semanal por ejemplo. Esto significa que la noche del viernes y el sábado son sagradas para dedicar a mi vida personal. Sobre una base anual, esto podría significar trabajar muchas horas y fines de semana durante unos meses, pero luego llegar a un acuerdo con un horario de menor intensidad para los meses restantes del año. En consultoría, debido a la naturaleza del sector y cómo los proyectos cambian con bastante frecuencia, es fácil buscar proyectos con diferentes intensidades según las necesidades personales del momento. La clave es comunicarse con su gerente sobre su deseo de asumir un proyecto con un compromiso de tiempo diferente. Por lo general, la gente se adaptará a él si es algo que usted necesita.

2. Elija sus prioridades
Aunque puede ser fácil decir que uno quiere tenerlo todo -una carrera satisfactoria y estimulante, una vida social activa, la capacidad de correr maratones, tiempo para cocinar la cena para la familia, una noche completa de sueño, etc.- todos sabemos que no es posible.

Por lo tanto, un paso clave en la búsqueda de equilibrio es tener una priorización clara de lo que es importante. El equilibrio no significa necesariamente hacer una distribución equitativa del tiempo para todos los aspectos de la vida sino que debe ser diferente para cada uno. Por ejemplo, "el trabajo es más importante para mí, seguido por mi vida social; esto significa que debo renunciar a unas cosas para conseguir otras que considero más importantes". ¿Por qué fallamos en equilibrio entre trabajo y vida

Es una cuestión de calidad sobre la cantidad: Al gastar un tiempo limitado en lo que es más importante para ti, te sentirás más equilibrado.

3. Delegue las tareas sencillas
Hay algunas tácticas que se aplican mis amigos que trabajan en entornos intensos. En primer lugar, si usted no tiene un asistente personal, considere contratar a un estudiante que le ayude con algunas de sus tareas. Ya se trate de citas de reserva, pago de facturas, impresión u otras pequeñas tareas que se suman a un gasto enorme de tiempo y una interminable lista de tareas pendientes. Un asistente puede ayudar a desbloquear más tiempo en su día para las cosas que importan.

"Uno de mis amigos que trabaja en finanzas hace esto a menudo, y ya no puede imaginar su vida sin esta ayuda adicional. Algunos de mis amigos también utilizan los servicios de ahorro de tiempo, tales como limpieza de la casa, o el servicio de comidas precocinadas para ayudar a aliviar la presión de completar las tareas necesarias", explica el consultor. Esto puede reducir el tiempo de las obligaciones y darle más tiempo para el ocio.

4. Busque pequeñas victorias
!Mientras lo que hago es jugar un partido de promedios cuando se trata del equilibrio entre trabajo y vida, también busco pequeñas victorias a lo largo de mi día para tratar de lograr lo que en balance no puedo", confiesa Nuth. Por ejemplo, subir las escaleras o caminar un par de manzanas para tomar un poco de aire fresco "me ayudan también a conseguir el equilibrio", añade. Esto también podría significar tomar un café de 15 minutos con un amigo para echar unas risas y desconectar del trabajo o leer un interesante artículo.

Tomarse un respiro en realidad tendrá muy poco impacto en su entorno (casi nadie se dará cuenta de que ha salido), sin embargo notará una gran diferencia en su nivel de energía y equilibrio.

Cuando se trabaja en un sector exigente, puede ser extremadamente difícil lograr la codiciada conciliación de la vida que es el tema de tantas conversaciones, pero cambiando su perspectiva, empleando alguno de estos consejos, y centrándose en las prioridades, podrá llegar a un mejor nivel de equilibrio.