Cómo sobrevivir a los presupuestos
13/04/2012
España se enfrenta a los presupuestos más austeros de la democracia. Pero ello no ha devuelto la confianza ni en la deuda ni en la Bolsa españolas. La prima de riesgo se ha acercado peligrosamente a los máximos de noviembre, mientras que el Ibex-35 ha caído a niveles nunca vistos desde 2009, de hecho, a punto está de caer hasta los 6.800 puntos, los mínimos de esta larga crisis.

Fuente:  www.finanzas.com   Fecha:  13.04.2012

La revista “INVERSIÓN”, en el quiosco desde el viernes, analiza esta semana las consecuencias que tendrán los Presupuestos para el inversor en Bolsa, en renta fija y, en general, para el patrimonio familiar.

En Bolsa: cuidado con las empresas más ligadas a España
El inversor en Bolsa no debe despistarse. Porque en el mercado de renta variable también cotizan las cuentas públicas. No sólo por sus efectos en la deuda pública y que luego se trasladan a las acciones, sino porque también se producen consecuencias directas en las empresas. Los expertos coinciden al señalar que los planes del Gobierno son muy restrictivos: en primer lugar, recortan el gasto público; en segundo, aumentan los impuestos a las empresas porque reducen las deducciones fiscales de que disfrutaban hasta ahora, sobre todo a los gastos financieros y en el fondo de comercio. De estos dos factores se derivará una reducción de los beneficios de las empresas, que será mayor porque, de manera indirecta, también habrá una reducción del consumo privado: a la subida del IRPF de hace unos meses hay que sumar las consecuencias que sobre el empleo siempre tienen unos presupuestos restrictivos.

Como consecuencia de la reducción del gasto público, las empresas más afectadas serían las constructoras de infraestructuras públicas y las concesionarias de autopistas. Aunque los analistas consideran que, en gran medida, sus precios ya recogen esta difícil situación. Pero hay que vigilar las más dependientes del sector de la construcción y de España.

También las compañías ligadas con el Ministerio de Defensa o con contratos con las diferentes administraciones, como Indra o Amper, pueden tener problemas. De hecho, han sufrido fuertes castigos en las últimas semanas. Los analistas tampoco se muestran demasiado alarmistas. Indra, por ejemplo, depende en un 50% de España, pero de ese 50%, la mitad tiene vinculación con el sector público. Y no perderá todos los contratos, aunque el Estado presionará mucho en los precios, por lo que sus márgenes se pueden ver deteriorados.

Las compañías farmacéuticas, que ya sufrieron recortes en la anterior legislatura, pueden ser víctimas dentro de poco de nuevos ajustes. El Gobierno ha anunciado que en dos semanas veremos una reforma del sistema sanitario y puede atacar el gasto farmacéutico.

A consecuencia de la reducción de las deducciones, en particular a los gastos financieros, hay que tener especial precaución con las empresas más endeudadas. Aunque no les afectará a todas por igual. Sólo a las que tengan su deuda emitida principalmente en España. Las multinacionales, que tienen deuda emitida por sus sociedades en todo el mundo, sufrirán menos.

Respecto a la reducción de la deducción del fondo de comercio, a las compañías que afecta es a las que realizaron adquisiciones en el pico del ciclo, con mucha prima, porque el fondo de comercio es la diferencia entre el valor en libros y el dinero que se paga por una compañía.

En renta fija: si es valiente, apueste por la deuda española
La prima de riesgo ha repuntado mucho tras la presentación de los Presupuestos. Pero es posible que si España va cumpliendo y, sobre todo, las comunidades autónomas también lo hacen, la confianza vaya regresando y la prima de riesgo se relaje. Entonces, sería una buena oportunidad la compra de deuda española en estos momentos. Aunque éste sólo es un consejo para los más optimistas. Los más realistas deben confiar en una intervención contundente del Banco Central Europeo que relaje los tipos de la deuda española, que pueden, muy fácilmente, escalar hasta niveles cercanos al 7%.

Los analistas aconsejan deuda española sólo a perfiles tolerantes al riesgo y con un horizonte de inversión de medio-largo plazo.

En su patrimonio: considere la amnistía fiscal
La anunciada amnistía fiscal y los cambios en el Impuesto de Sociedades han desatado todas las alarmans en los gestores y asesores de patrimonios familiares. En cuanto a la amnistía, los analistas dicen que puede ser una oportunidad para personas que, por causas ajenas a su voluntad, dispongan de capitales o propiedades en el extranjero que no se hayan declarado en su momento a Hacienda. Hay que considerar, además, que el secreto bancario tiene fecha de caducidad, por lo que hay que valorar la salida que van a tener esos capitales dentro de unos meses.

Además, también hay que considerar la oportunidad que supone para las personas que posean bienes inmobiliarios en España y que no hayan actualizado la titularidad.

La reducción de las deducciones en el Impuesto de Sociedades también tendrá consecuencias para los grandes patrimonios familiares que tienen un componente empresarial.

La mejor noticia de todo esto es que el cliente típico de la banca privada queda a salvo de las medidas.