Las compañías españolas buscan un aliado flexible
25/10/2011
Las empresas contratan a los proveedores que les garantizan su adaptación a las dificultades de la coyuntura económica

Fuente:  www.cincodias.com  Fecha:  25.10.2011

En medio de la tormenta financiera, la economía real prepara los salvavidas que le pueden permitir esquivar el próximo temporal. Grandes y pequeñas empresas caminan por la senda de una recuperación con pies de barro, por lo que resulta vital contar con herramientas que les permitan adaptarse a diferentes entornos de producción.

En este sentido, la externalización de servicios se ha convertido para las empresas españolas en un aliado. Manuel Fernández Moure, socio de servicios de outsourcing de Deloitte, afirma que en los últimos tres años el volumen de negocio generado por el outsourcing se ha mantenido estable o se ha reducido levemente por la coyuntura económica. No obstante, estas circunstancias también están generando oportunidades. Por un lado, las compañías contratan a socios en busca de flexibilidad, porque pueden adaptarse a diferentes situaciones hasta que aprecien un cambio de tendencia sostenido. Por otra parte están los clientes que pasan por dificultades derivadas de la contracción de negocio o la reestructuración de sus actividades, tareas en las que precisan el asesoramiento de agentes externos.

En este sentido, alega que firmas como Aegis, Capita, Logica, BT, IBM, Capgemini, Accenture, Everis, Atos Origin y otros grandes proveedores de servicios a empresas, así como un sinfín de pymes que también prestan servicios de externalización, están en una posición envidiable para responder a estas exigencias. Explica que, por ejemplo, en el ámbito de las finanzas y de la administración de grandes compañías -en el que la consultora tiene más actividad-, las firmas de outsourcing tienen "relativo éxito" en tiempos de crisis, al estar acostumbradas a adaptar sus estructuras tanto en tiempos de bonanzas como en los de dificultades.

Calcular, no obstante, el volumen de ingresos que genera este mercado resulta complicado habida cuenta de la ambigüedad con la que se maneja el concepto de outsourcing. Mientras unos solo aluden a servicios tecnológicos, otros incluyen procesos de negocio (BPO), actividades de renting y leasing y gestión de instalaciones. Según un estudio de DBK, el outsourcing de BPO generó 775 millones en España en 2010, mientras que el informático se situó en los 4.418 millones de euros.

Javier Leal, socio responsable de outsourcing de Everis, subraya que el concepto de flexibilidad alude a la necesidad de adaptarse a los requisitos de las empresas en un entorno cambiante. Cita como ejemplo el alud de productos nuevos con los que las entidades financieras, uno de los clientes más fieles de las firmas de outsourcing, inundan constantemente el mercado. "Cuando una entidad lanza un nuevo depósito, tiene que cambiar sus sistemas informáticos, pero además, todas las firmas reaccionan rápidamente con productos más competitivos", explica Leal.

Si en España las perspectivas sobre el mercado del outsourcing apuntan a la estabilidad, en el ámbito internacional los ingresos y el número de puestos de trabajo generados por esta actividad registran ligeros crecimientos. Según el Informe Mundial sobre la Industria del Outsourcing y Offshoring, un 75% de las 1.800 empresas consultadas por PricewaterhouseCoopers para la elaboración de este documento considera que en los próximos meses sus actividades crecerán de forma orgánica. Se trata de un síntoma evidente de la madurez del mercado. TPI, que mide la evolución internacional del mercado del outsourcing, informa de que en el tercer trimestre estas actividades generaron ingresos por valor de 25.100 millones de euros, un 30% más que en el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, si se obvia el gran contrato firmado entre Atos y Siemens por la venta de una de las filiales del gigante industrial alemán, las cifras se hubieran mantenido estables.

Desde el punto de vista del empleo, las cifras también son prometedoras. El informe de PwC indica que solo en el área de desarrollo de aplicaciones el número de trabajadores de firmas de outsourcing pasó de 2.700 en 2009 a 13.700 en 2010.

En España, Pablo Montoliú, socio de outsourcing de KPMG en España, afirma que "típicamente, tras la firma de un acuerdo de outsourcing se produce una transferencia de personal entre el cliente final y el outsourcer, por lo que la plantilla resultante de la compañía adjudicataria normalmente acaba creciendo". Javier Leal, de Everis, precisa que los perfiles más demandados son los de analistas funcionales y de sistemas, seguidos de informáticos especializados en programación.

La directora del grupo de investigación de la Universidad de Alicante denominado Sistemas de Información y Recursos Humanos en las Organizaciones (Sirho), Reyes González, asegura que "el crecimiento del outsourcing resulta imparable" y que "las empresas son conscientes de que no pueden hacerlo todo internamente si quieren ser competitivas". Para evitarlos, las empresas deben prestar atención a los costes adicionales, como los derivados de trasladar conocimiento al proveedor y adaptarse a otra cultura empresarial.

Las firmas utilizan la adaptabilidad del renting para ahorrar costes y manejar la incertidumbre

Las compañías que contratan servicios de renting se han valido de la flexibilidad de esta actividad para adaptarse a la situación económica, según explica el presidente de la Asociación Española de Renting (AER), Agustín García.

El mercado de renting está registrando menos ingresos debido a la caída de la actividad empresarial y al incremento del desempleo. Según los datos publicados recientemente por la AER, la facturación en los primeros seis meses de 2011 ascendió a 1.053 millones de euros, lo que representa un descenso del 4,6% respecto al ejercicio anterior.

Ello se debe a diferentes factores. En primer lugar, las empresas, al contar con menos trabajadores, necesitan menos vehículos para su plantilla y para el desarrollo de su actividad, por lo que han devuelto vehículos de renting. Además, las empresas que tenían vencimientos de sus contratos de renting y que tienen dificultades han reducido el volumen de coches que contratan en sus nuevos acuerdos con los comercializadores, explica García.

Por otra parte, otras empresas con contratos con fecha de vencimiento próxima han solicitado el aplazamiento del mismo. Es decir, si había firmado el alquiler de su flota por cuatro años, solicita que este se extienda por un año más. Alrededor de un 30% de las empresas que contratan renting han recurrido a esta opción.

Finalmente, los empresarios buscan vehículos con menos cilindrada, aunque sean semejantes en otras prestaciones, en sus contratos de renting. Ello se debe a que los vehículos de menos caballos consumen menos combustible, lo que representa ahorros para la compañía. Además, también emiten menos gases a la atmósfera.

Las cifras

4.418 millones de euros generaron las actividades de outsourcing informático en España en 2010, según DBK.

47% de los ingresos de las empresas de outsourcing proceden de la región de Europa, Oriente Próximo y Africa, seguidas de asiáticas (20%) y americanas (21%).

25.100 millones de euros de volumen de negocio han registrado las firmas de outsourcing en el tercer trimestre de 2011.