Las compañías tecnológicas apuestan por las asociaciones y alianzas para superar la crisis
Aunar recursos y esfuerzos con un socio externo proporciona beneficios como una mayor rapidez para introducir nuevos productos al mercado, poder centrarse en los procesos y áreas en las que tienen una mayor especialización, y el acceso a una gama más alta de tecnología, recursos y capacidades. Así lo confirman los altos ejecutivos encuestados por PricewaterhouseCoopers para su último informe empresarial.

www.construarea.com  04.02.2009

La creciente competencia en un mundo interconectado y sin fronteras, la continua transformación de la industria tecnológica y unas exigencias cada vez más sofisticadas por parte de los consumidores, y la mayor complejidad de los propios productos exigen a las compañías colaboración mutua para poder alcanzar el éxito en el mercado.

La colaboración proporciona a las empresas más rapidez para lanzar sus productos al mercado; les permite centrarse y explotar sus fortalezas; y les da acceso a una gama más amplia de tecnología, recursos y capacidades. Esta es la principal conclusión que se desprende de la encuesta “Technology Executive Connections: Managing the risks and rewards of collaboration” realizada por PricewaterhouseCoopers a altos ejecutivos de las principales empresas tecnológicas de todo el mundo.

El informe analiza los beneficios de la colaboración para las compañías del sector tecnológico, así como los riesgos que se desprenden de la misma en el actual contexto de desafío económico. La tecnología actual introduce, a gran velocidad, continuos cambios y oportunidades lo que hace muy difícil que una sola empresa pueda liderar todas las áreas. La colaboración proporciona a las empresas oportunidades innovadoras para aportarles nuevo talento, recursos y fuentes de capital. En la actual crisis económica y financiera las compañías del sector deben buscar estrategias ventajosas y de bajo coste. La colaboración externa puede erigirse, en este mundo interconectado y cada vez más complejo, como una excelente solución al respecto.

Importancia de la colaboración
El 50% de los encuestados consideran que la colaboración está siendo muy importante y se prevé que dicho porcentaje crezca hasta el 82% en los próximos tres años. Más de la mitad de los ejecutivos destacan que, gracias a la colaboración, pueden introducir con mayor rapidez nuevos productos al mercado; el 49% asegura que la colaboración les permite centrarse en los procesos y áreas en las que tienen una mayor especialización; y el 42% también destacan el acceso a una gama más alta de tecnología recursos y capacidades.

Por lo que se refiere a cómo colaboran las compañías, las formas preferidas de las empresas tecnológicas son a través de asociaciones (50%), las alianzas (46%) y las joint ventures (20%). Por su parte, entre los socios preferidos para las colaboraciones destacan los clientes y las compañías que no son competencia pero sí complementarias, ambos con un 41%.

Además de los beneficios y ventajas también hay que tener en cuenta los riesgos que conlleva la colaboración externa. El 75% de los entrevistados reconoce que la colaboración externa siempre es más compleja que cualquier iniciativa interna.

Los peligros
Los tres peligros que más preocupan a los altos ejecutivos son la propiedad intelectual (56%), la seguridad de la propia información (28%) y el riesgo reputacional (25%) que comporta la colaboración con una compañía si, por ejemplo, esta tiene un comportamiento poco ético. Aún así, el estudio asegura que el verdadero riesgo es no colaborar con otros actores ya que hacerlo permite acceder a recursos de los que no dispone tu compañía o, simplemente, poder prestar un servicio a un cliente que de otra forma sería imposible.

El informe señala que la motivación de fondo de la colaboración entre empresas tecnológicas es el cliente. Las compañías creen que dicha practica permitirá mejorar sus productos, servicios y ofrecer unas soluciones más completas para, de esta forma, mejorar la experiencia del consumidor. Por esta razón, cuando a los encuestados se les pregunta con qué grupos externos colaboran más activamente, casi la mitad (el 41%) contesta con los clientes. También el 41% dice hacerlo con compañías complementarias que no sean de la competencia y el 28% con vendedores de tecnología. Además, según los entrevistados, en el año 2013 los clientes serán la principal fuente de innovación para sus compañías, sustituyendo a la tradicional I+D.

Por último, la colaboración se presenta como fundamental para poder penetrar y ganar terreno en los países emergentes. Pero, al mismo tiempo, el 76% afirma que los riesgos, en comparación con los mercado desarrollados, son mucho mayores. En relación a la forma de colaboración más eficiente para entrar en los países emergentes, el 47% cree que lo son las asociaciones; el 43% las alianzas y el 38% las joint ventures. Casi la mitad de los entrevistados asegura estar colaborando con empresas locales en los países emergentes como medio para poder entrar en el mercado.

Para Patricia Manca, socia del grupo de Tecnología de PricewaterhouseCoopers, “lograr un modelo de negocio abierto, personalizado en el cliente y sus necesidades e impregnado de una cultura de innovación permanente es el objetivo que persigue cualquier compañía.  Pero conseguir esta diferenciación en un entorno caracterizado por su constante transformación, su alto nivel de sofisticación técnica, y de dependencia de otros modelos de negocio y productos, como es el que vive la industria tecnológica, resulta complejo por no decir imposible sin asumir planteamientos de asociación y/o colaboración interna y externa”.