Componentes del Índice de Innovación Altran
11/06/2014
España obtiene valores iguales o superiores al grupo de capacidad media en tres de los cuatro componentes del Índice Altran: el alto porcentaje de población activa con educación superior (32%), la elevada penetración de la banda ancha en las empresas (95%) y el adecuado porcentaje de empleados en servicios de alta tecnología (2,90%), lo que muestra la alta resistencia de este tipo de empleo ante la crisis. En el lado contrario, el componente del Índice que España tendría que potenciar más para mejorar su capacidad de innovación es el de Investigadores en sector empresa.

Fuente: www.tecnonews.info

En el componente de población activa con educación superior, España ha pasado en los últimos años de un 28,5% registrado en 2008 hasta el 32,3% de 2014 (un 2,2% más respecto a 2013), mejorando así la capacitación de nuestra mano de obra durante estos años de crisis económica. Con estas cifras, España se sitúa en la posición 12º, por encima de la media de la UE (27,6%). Este ranking lo encabeza Finlandia (39,7%) y los países que más mejoran son Portugal (17,30%), República Checa (18,20%), Letonia (27,70%) e Italia (14,90%), todos ellos con crecimientos superiores al 5%.

La posición de España en cuanto al empleo en servicios de alta tecnología es idónea, aunque no se consigue incrementar en 2014. A pesar de la situación de nuestro mercado laboral en otros sectores, España mantiene su posición 11º en este indicador de alta tecnología (2,90%) clave para la mejora de nuestra competitividad e innovación empresarial y se sitúa a nivel de países como Alemania (2,90%) o Francia (3,10%) y por delante de la media de la UE (2,70%). Los líderes en este ranking son los países nórdicos con porcentajes cercanos o superiores al 3%. Los países que más incrementos registran son Hungría, Rumanía, Portugal y Lituania, con crecimientos de más del 10%.

Uno de los comportamientos positivos destacable de España es el incremento en un 2.7% de los investigadores en el sector empresa, pasando de un 34.49% a un 35.43% en el último año. Aún así, nuestro país sigue mostrando una gran debilidad en la incorporación de investigadores en el sector empresa: España ocupa la posición 16º y la distancia que separa a nuestro país de la media de la UE (46.36%) es todavía elevada.

Este ranking lo encabezan países como Austria, Suecia, Francia o Dinamarca, con porcentajes superiores al 58%. Un elevado porcentaje de investigadores trabajando en empresas permite a los países lograr un mayor nivel de innovación y competitividad en sus sistemas empresariales, además de optimizar la asignación de recursos y favorecer la cooperación público-privada en ciencia y tecnología. La UE recomienda que 2/3 de los investigadores trabajen en el sector privado.

Los incrementos más notables en cifras absolutas que nuestro país debería registrar relativos al número de investigadores en sector empresa serían 18.863 a medio plazo y 72.816 a largo. El empleo en servicios de alta tecnología tendría que incrementarse en 230.000 personas para llegar a los niveles de países con capacidad alta.

Nuestro país es uno de los pocos que en 2014 retrocede ligeramente (1%) en el componente de empresas con acceso a Internet de banda ancha, pasando del 96% al 95%. Además, el análisis de la tendencia desde 2008 muestra que las distancias entre los grupos de países y nuestro país se han ido reduciendo en los últimos años, por lo que este componente está dejando de suponer una ventaja diferencial en innovación para las empresas de nuestro país. La media de la UE alcanza el nivel del 90% con un incremento del 3.4%. España ha llegado a un nivel de penetración de la banda ancha empresarial en el que es difícil que se produzcan incrementos significativos, por lo que ahora el reto sería lograr añadir valor al uso de estas infraestructuras empresariales TIC con soluciones innovadoras que mejoren la productividad.