Conoce el Talón de Aquiles de tu empresa
24/07/2014
Pagar menos impuestos sin que haya un respaldo legal para ello, carecer de personal capaz de contratar al mejor talento o desconocer qué normas regulan tu actividad comercial son riesgos para tu empresa, y como tal deben estar considerados en un documento que te lleve a corregirlos.

Fuente:  http://elempresario.mx

Expertos de la consultora PwC recomiendan a los pequeños empresarios y emprendedores conocer e identificar cuáles son los riesgos, grandes o pequeños, para sus negocios, y realizar un mapa que considere la frecuencia con la que se presentan, su valoración (alto, mediano, bajo), qué controles se llevarán a cabo para mitigarlos y quiénes son los responsables de llevarlo a cabo.

Raúl Figueroa, socio de Auditoría de PwC explicó que un riesgo es una contingencia o proximidad de daño, y pueden ser de tipo endógeno, que son generados por la propia actividad; o exógenos, creados por actividades ajenas o por el azar.

Existen diferentes tipos de riesgos: estratégicos, de cumplimientos, financieros, de operaciones, ambientales, de tecnología y de recursos humanos.

Un riesgo de tipo estratégico es por ejemplo cuando no se pagan los impuestos con un balance adecuado y en el periodo correspondiente. Este tipo de acciones, cuando no hay un marco legal que las sustente, no sólo limitan el crecimiento de la empresa, sino que al cabo de dos o tres años podrían acabar con ella.

“Siempre hay un contador abusado que consigue facturas y sigues uno o dos años así. En un momento dado vas al banco para pedir crédito y te encuentras con el problema de que tu estrategia fiscal te limita para obtenerlo. Muchas veces los emprendedores por no medir su propio riesgo, limitan su posibilidad de crecimiento al haberse ahorrado unos centavos en el pago anual de los ejercicios”, expuso por su parte Gonzalo Abascal, CEO de Linko.

Ante esa situación, Angel Cruz, socio de Impuestos Corporativos de PwC recomendó conocer todos los elementos para tomar una decisión y asesorarse con un contador externo para saber si esa estrategia está apegada a la ley o si representa riesgos para el crecimiento de la compañía.

“Los emprendedores difícilmente están concentrados en la gestión de riesgos, pero desde un inicio deben de tener en claro cuál es su talón de Aquiles”, expuso Gonzalo Abascal.

Por ello, en el plano fiscal recomendó tener sentido común al momento de tomar decisiones y armar un calendario fiscal con todas las obligaciones que hay que pagar; conocer cuáles son las regulaciones que tiene el negocio y rodearse de gente más capaz que nosotros mismos.