Consideran que el consumo sustentable sera "vital" en el futuro.
06/06/2011
El consumo sustentable, que respeta el medioambiente, será "vital" para que la población del mundo prospere como lo hizo en los últimos 50 años, al tiempo que la mayoría de los responsables de las compañías consideran que la sustentabilidad es "clave" para el éxito de sus empresas, se indicó en un informe privado.

Fuente:  www.telam.com.ar   Fecha:  06.06.2011

La consultora Deloitte elaboró un trabajo denominado "El dilema del consumo" que destaca que el consumo sustentable y una transformación de la economía son indispensables para que la población siga prosperando como lo hizo en las últimas cinco décadas.

Según el estudio, el consumo sustentable no se refiere sólo a la cantidad de productos consumidos sino también al qué y al cómo de ese consumo.

Por eso, los expertos sostienen que para un verdadero cambio de la economía es necesaria la colaboración de tres actores fundamentales: los consumidores, las empresas y los responsables políticos.

Respecto al primer grupo, la consultora afirma que es imprescindible la participación de los compradores, no como individuos aislados, sino como ciudadanos responsables y comprometidos con la sustentabilidad, ya que son ellos quienes moldean la economía mundial, creando mercados y unidades de negocios a través de sus decisiones.

En este sentido, el estudio considera que tanto gobiernos como empresas tienen un papel que desempeñar en el cambio de valores de los consumidores, que se rigen principalmente por el precio.

Desde las organizaciones deberían formular nuevas estrategias que se dirijan a los compradores como miembros de una comunidad y no como grupos segmentados. Y por su parte, los gobiernos podrían influenciar mediante el control o eliminación gradual de ciertos productos, tales como las lámparas incandescentes.

Respecto a las empresas, el informe adelanta que más del 90% de los CEOs sostiene que la sustentabilidad es altamente importante para el éxito futuro de sus organizaciones.

Los enfoques corporativos al consumo sustentable están siendo impulsados por una serie de factores como el comportamiento del consumidor, que demandan más transparencia sobre el impacto ambiental y social de los bienes y servicios; la reglamentación pública, que anima a los fabricantes a diseñar productos respetuosos del medio ambiente; y la escasez de recursos, que impulsa a las empresas a gestionar mejor la entrada y salida de recursos.

Las políticas públicas son fundamentales para el desarrollo de una economía sustentable El tercer grupo clave para la construcción de la economía sostenible son las políticas públicas, determinantes para crear nuevos mercados, incentivar las empresas y transformar el comportamiento del consumidor.

Según el estudio, desde el gobierno se podrían llevar adelante varias operaciones que incentiven la sustentabilidad, por ejemplo la educación pública en temas ambientales, el financiamiento con fondos públicos que impulsen la investigación, las campañas de apoyo a conductas respetuosas con el medio ambiente, los incentivos de mercado a través de precios e impuestos o la imposición de normas prescriptivas como la presentación de informes relacionados con la sustentabilidad.

Si bien por varias décadas el PBI (Producto Bruto Interno) fue el indicador de desarrollo y crecimiento de la economía, los especialistas de Deloitte advierten que la trasformación de la economía hacia un consumo sustentable obliga a repensar que se quiere decir por crecimiento.

De esta manera, el informe propone utilizar el Indicador de Progreso Genuino (GPI), una alternativa a la métrica del PBI, un intento de medir si el crecimiento de un país, el aumento de la producción de bienes y servicios se han dado junto a la mejora del bienestar de la población en el país.