Deloitte pone salvedades a las cuentas de Catalunya Caixa
16/05/2012
Deloitte ha incluido una salvedad en las cuentas anuales de Catalunya Caixa de 2011. La firma de auditoría cuestiona la capacidad del grupo para generar los beneficios suficientes como para poder aplicar un crédito fiscal por importe de 1.403 millones de euros.

Fuente:  http://www.cincodias.com  Fecha: 16.5.2012

Las auditoras están siendo cada vez más rigurosas a la hora de revisar las cuentas anuales de las entidades financieras españolas. Si la semana pasada fue una desavenencia con el auditor lo precipitó la salida de Rodrigo Rato de la presidencia de BFA-Bankia y la nacionalización del grupo, ayer fue Catalunya Banc (la filial financiera de Catalunya Caixa) la que ha registrado una salvedad en sus cuentas anuales de 2011.

Deloitte explica en una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que "no dispone de información suficiente para llegar a la conclusión de si en los próximos ejercicios se generarán bases imponibles positivas que permitan la recuperación de los activos fiscales diferidos netos de pasivos fiscales diferidos".

Este crédito fiscal, provocado por las pérdidas del grupo, tiene un importe en el balance consolidado de 1.403 millones de euros.

Las entidades generan estos créditos fiscales cuando incurren en pérdidas. Aunque el crédito todavía no se ha materializado, se contabiliza como un activo, descontando que en los próximos años se podrá utilizar, minorando así la parte del beneficio que se destina a pagar impuestos. En el caso de Catalunya Banc, el auditor cuestiona la capacidad que tendrá la entidad -que se encuentra en pleno proceso de subasta-, para generar los beneficios suficientes como para beneficiarse de los créditos fiscales que tiene contabilizados en su balance.

Catalunya Caixa registró unas pérdidas el pasado ejercicio por importe de 1.335,2 millones de euros, después de que acelerara el calendario de saneamientos impuesto por el Gobierno (adelantó 1.505 millones de euros en provisiones), para así facilitar la venta del grupo. Tras la segunda reforma financiera decretada por el actual Gobierno, Catalunya Catalunya Caixa necesitará 995 millones adicionales.

Fuentes de la entidad financiera catalana explican que el banco que acabe adquiriendo el grupo podrá beneficiarse de los créditos fiscales.

También en el caso de Bankia el auditor ha cuestionado los 2.465 millones de euros de créditos fiscales que tiene registrados el grupo, de acuerdo con una información publicada por El País.

Seis grupos están interesados en hacerse con el banco
Un total de seis grupos financieros -los dos grandes bancos, Santander y BBVA, Kutxabank, Banco Sabadell, Banco Popular y el fondo de capital riesgo JC Flowers- han presentado ofertas no vinculantes por Catalunya Caixa. El plazo finalizó el pasado viernes y se espera que a mediados de junio se conozca ya el vencedor de la puja. Según el cuaderno de venta, la entidad catalana cuenta con una cartera de activos problemáticos superior a los 20.000 millones, de los que se han provisionado ya 5.000 millones. Está previsto que, al igual que en la venta de CAM y Unnim, se establezca un esquema de protección de activos que blinde al comprador sobre el 80% de las posibles pérdidas futuras.