Desarrollan un sistema de cálculo de la huella de carbono para conocer el impacto medioambiental de la actividad logística
10/07/2012

Fuente: http://www.rrhhpress.com  Fecha: 10.07.2012

Atos, multinacional de servicios de tecnologías de la información, a través de su unidad Atos Consulting & Technology Services, y Salvesen Logística, empresa de servicios logísticos perteneciente al grupo Norbert Dentressangle, han desarrollado conjuntamente un sistema de cálculo de la huella de carbono que permitirá a los clientes de los sectores industrial y distribución de Salvesen Logística conocer el impacto real de las actividades de transporte y almacenaje, y desarrollar iniciativas para garantizar la máxima eficiencia ambiental de sus operaciones logísticas.

El modelo contempla dos procesos sobre los que se realizan las mediciones:

El flujo físico de mercancías (transporte), incluyendo emisiones de CO2 derivadas del uso del combustible en tres etapas diferenciadas: Inbound -con dos tipologías de movimientos, proveedor a base logística, y base logística a base logística-, Primario -base logística a distribuidor local, y base logística a plataformas de autodistribución- y Secundario -base logística a punto de venta, y distribuidor local a punto de venta-.
El almacenaje, en el que no se producen emisiones derivadas del uso de combustible, pero sí por el consumo de energía y por los gases derivados del uso de aparatos destinados a la producción de frío industrial. En este segundo proceso se diferencian los consumos de energía y gases relativos a base logística y al distribuidor local.

La metodología utilizada para la medición de las emisiones en el transporte de mercancías es la definida según el Protocolo de Gases de efecto invernadero (GHG Protocol), con un carácter multisectorial enfocada a todos los sectores industrial y de servicios cuyas actividades implican la combustión de combustibles fósiles en las fuentes móviles, entre las que se encuentra el transporte de mercancías. Un doble método de cálculo permite basarse tanto en el combustible consumido, como en la distancia recorrida por los medios de transporte. En el caso del almacenaje, se miden los consumos de electricidad y gas, hallando sus equivalentes en la generación de CO2.

El desarrollo del modelo incluyó la parametrización de los datos necesarios para calcular la huella de carbono y el diseño de una aplicación para el tratamiento, procesamiento y extracción de la información.