La deuda de la capital roza los 500 millones
16/11/2011
Personal. El equipo de gobierno descarta despidos masivos pero apuesta por reorganizar los servicios

Fuente:  www.la-cronica.net  Fecha:  16.11.2011

  La auditoría para conocer la situación real en la que se encuentran actualmente las arcas del Ayuntamiento de León está prácticamente terminada y los primeros resultados reflejan que la deuda roza los 500 millones de euros.

   Así lo han explicado fuentes municipales a este periódico antes de asegurar que los detalles concretos del estudio elaborado por la firma Deloitte no se darán a conocer hasta la semana que viene, cuanto esté totalmente cerrado.

   En virtud de esta deuda, la auditoría recomienda reducciones en todos los capítulos de gasto, incluido el de personal. Los 1.900 trabajadores del Ayuntamiento suponen un coste aproximado de 67,9 millones de euros en el presupuesto del presente ejercicio (prorrogado de 2010). Aunque la rebaja propuesta por el estudio para este capítulo es importante, el equipo de gobierno insiste en que no va a haber despidos masivos, sino que el objetivo será acercarse de manera progresiva al ahorro que se plantea para dar estabilidad al Consistorio.

   Las medidas adoptadas se centrarán en no cubrir las jubilaciones en el seno de la plantilla municipal y en reducir la cifra de contratos temporales. En este sentido, la finalización de cada uno de ellos llegará acompañada de una evaluación para determinar si es necesaria su renovación para el funcionamiento del servicio del que se trate en cada caso, según explican las mismas fuentes.

   Estas medidas llevarán aparejada una reorganización de todos los servicios municipales con el objetivo de conseguir que la plantilla sea más eficiente. Para ello, se han producido los primeros encuentros con los sindicatos a la hora de elaborar una Relación de Puestos de Trabajo que guíe la citada reorganización. La movilidad de los empleados municipales y la apuesta por crear equipos multidisciplinares, es decir, que trabajen para varias áreas, serán algunos de los criterios a seguir. El objetivo es lograr que la plantilla se adapte progresivamente a las necesidades marcadas en la RPT.

   Otra de las líneas en las que va a trabajar el equipo de gobierno es la negociación de las llamadas competencias impropias no con el fin de devolvérselas a la Junta o al Estado, sino de definir y mejorar la financiación que el Consistorio recibe por prestarlas, ya que también suponen un importante gasto de personal.
Los casi 500 millones de euros de deuda llegan después de una importante guerra de cifras. Es preciso recordar que el informe elaborado por el interventor municipal en diciembre de 2007 situaba la deuda en 268 millones de euros. El equipo de gobierno anterior nunca estuvo de acuerdo con estas cifras y aseguraban siempre que se omitía la deuda con Urbaser y que la cifra era de 300 millones. En todo caso, el ‘vuelco’ electoral de mayo dio paso al último capítulo de esta guerra. El anterior equipo de gobierno aseguraba que había reducido el endeudamiento hasta los 250 millones a lo largo del mandato, mientras que desde el PP se defendía que la cifra era de 330 millones.

   Durante las primeras declaraciones al respecto, el alcalde, Emilio Gutiérrez, insistió una y otra vez en que “encima de nuestra mesa no está el informe final de la auditoría” y que éste se conocerá después de las elecciones del 20-N para “desvincular los resultados de un estudio y un plan económico con las votaciones del próximo domingo”.

   En todo caso, Gutiérrez señaló que desde el primer momento el PP apuntó que “la deuda del Ayuntamiento superaba los 400 millones” y que “cada uno de los trabajadores que son servidores públicos y prestan un servicio a la ciudadanía son importantes”. De este modo, y aludiendo de nuevo a que no conoce el resultado de la auditoría, señaló que es pronto para “plantearse una reducción drástica o dramática del número de trabajadores”.