Editorial: e-salud y sostenibilidad
14/07/2014
Por ello, la jornada sobre e-salud y cronicidad organizada por EG, Gaceta Médica y PwC ha ayudado a poner algo de luz sobre este tema y conocer de primera mano los proyectos del Gobierno, comunidades autónomas e industria en este sentido.

Fuente:  www.elglobal.net

La apuesta por las tecnologías de la información en el sector sanitario tiene que ser rotunda y decidida
La teoría está bien clara: las nuevas tecnologías aportan valor al sector sanitario. Es evidente que llevan consigo una atención socio-sanitaria integral e integrada; mejoras en la prevención y promoción de la salud; un fomento de la atención no presencial y de la autonomía y corresponsabilidad del paciente y una herramienta clave para evaluar resultados. Ahora bien, por qué el sector está tardando tanto en aplicar la teoría y en apostar claramente por el uso de las TIC en beneficio de una mayor calidad y sostenibilidad del sistema es el tema importante. Por ello, la jornada sobre e-salud y cronicidad organizada por EG, Gaceta Médica y PwC ha ayudado a poner algo de luz sobre este tema y conocer de primera mano los proyectos del Gobierno, comunidades autónomas e industria en este sentido.

Afortunadamente, el sector tecnológico es menos timorato que el sanitario y el avance en dispositivos, aplicaciones y software es frenético y democratiza el uso de la tecnología. Lo que hace todavía más acuciante la necesidad de dotar al sector de lo necesario para un aprovechamiento integral de los nuevos medios. Pero no solo a través de esos dispositivos sino de modelos organizativos integrados, de profesionales implicados y de enfermos responsabilizados del autocuidado. Esta reflexión de Joan Guanyabens director de IT de PwC evidencia que el cambio pasa por la adaptación de las organizaciones y de la sociedad. No vale con poner a disposición de la sociedad decenas de dispositivos con infinidad de aplicaciones. La apuesta por las TIC en el sector sanitario debe de ser rotunda y decidida. Pero también tiene que pasar por aunar esfuerzos. Todos a una: Ministerio de Sanidad, comunidades, industria y proveedores de tecnología.

No hay que olvidar la importancia que en este campo tiene la experiencia. Sin esa puesta en común de lo hecho, lo que se está haciendo y lo que se hará, se repetirán errores, no se aprovechará el éxito y se retrasará todavía más el cambio estructural necesario para la incorporación definitiva de las TIC al sector.

Con la importancia que se la da a la sostenibilidad del SNS resulta complicado entender por qué no se acelera la incorporación de las TIC. Con cabeza y sentido. Eso sí.