Eduardo Serra dice que "es imposible" que España e Italia "salgan del euro sin que el euro se rompa"
25/05/2012
Califica de "normal" que haya movilizaciones sociales en tiempos de reformas, si bien la gente, a veces, "tiene más miedo del necesario"

Fuente:  www.expansion.com/agencia/europa_press Fecha:  25.05.2012

El exministro de Defensa y actual vicepresidente de la empresa Everis, Eduardo Serra, ha descartado que España vaya a ser intervenida por la Unión Europea y ha subrayado que "es imposible" que las economías italiana y española "salgan del euro sin que el euro se rompa".

A su entender, "ni el euro se rompe, ni España va a ser expulsada del euro, sino, al contrario, pasaremos esta agitación de ahora y podemos empezar a pensar, con las reformas que se están haciendo, en una recuperación para dentro de unos pocos meses".

Así lo ha manifestado en declaraciones a los medios de comunicación, tras participar en un coloquio en Zaragoza organizado por la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA), dentro de su Foro ADEA 2012, con una ponencia titulada 'Las claves para transformar España'.

Serra ha opinado que la economía española "está mejor que la italiana", para remarcar que la situación de España y Grecia es "antitética", "no tienen absolutamente nada que ver", y ha argumentado que si Grecia saliera del euro, algo que cree que no ocurrirá, "habría que crear un cordón sanitario para que fuera un caso único".

 Según ha expuesto, en caso de una hipotética salida de Grecia "los mercados se plantearían quién sería el siguiente; ese es el mayor riesgo, pero, una vez que durante unos días se hubieran agitado en esa duda", esta "iba a ser disipada en el sentido de que España no saldría del euro, como no saldrá del euro Italia y otras grandes economías".

Serra ha defendido el euro y su continuidad porque "ha dado un resultado extraordinarios en los años de vida que tiene" y "nos ha dejado unos números, un equilibrio exterior, una inflación, un crecimiento, dignos del mayor elogio" y "sería un desastre que se rompiera el euro".

 

 

 

 

 

El vicepresidente de Everis ha opinado que los bancos, como cualquier empresa, "deben ser rentables" y por eso ha estimado que "no creo que sea para rasgarse las vestiduras" que si algún banco tiene que caer, "se haga", "salvaguardando los intereses de los depositantes".

 

 

"Un banco es una empresa y hay, por desgracia, muchas empresas que han caído", de forma que si bien "esperemos que no caigan más y que no caigan los bancos, no sería el fin del mundo".

 

 

Sobre la reforma del sector financiero, Serra ha comentado que el Gobierno "lleva seis meses y está haciendo cada viernes, en el Consejo de Ministros, un aluvión de reformas", respecto a las que ha indicado que "será opinable si se pueden hacer un poco más deprisa o un poco más despacio, pero el sentido en que están orientadas es correcto".

 

 

CONFIANZA

 

 

El exministro ha presentado un documento elaborado por la Fundación Everis que recoge los ámbitos en que "podemos y debemos reformar" y "el espíritu imprescindible para hacer esas cosas, que es un espíritu de confianza en nosotros mismos y de creer en el futuro".

 

 

Al respecto, ha lamentado que España "haya perdido credibilidad" y "tenga que ser alguien de fuera el que acredite la fiabilidad de nuestros números", ha dicho sobre las consultoras externas que van a evaluar la banca española.

 

 

No obstante, "si tienen que ser ellos, que lo vean y vean que no se pretende dar gato por liebre", ha observado, para reconocer que "parte de la culpa" por la falta de confianza en España "la tenemos nosotros, que hemos dicho cuál iba a ser el déficit, luego lo hemos corregido, luego lo hemos vuelto a corregir".

 

 

Serra ha advertido, sin embargo, de que "a más de uno le viene bien que nos den una tarascada" y, "contra lo que suele pensar la gente, normalmente el competidor está fuera" y "al competidor le viene bien que a nosotros nos vaya mal porque", entonces "a ellos les va a ir mejor".

 

 

En este sentido, ha mencionado la "ingenuidad" de quien "todavía se cree que lo que dicen en el exterior es la verdad", cuando "todo el mundo tiene sus propios intereses y nosotros debemos de ser conscientes de eso y defender, igual que ellos defienden los suyos, nuestros propios intereses".

 

 

Respecto a la reunión que va a tener este viernes entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, principal partido de la oposición, ha deseado que consigan llegar a acuerdos, porque eso es "muy bueno" e "imprescindible" en algunos ámbitos, como "en materia energética, investigación y desarrollo, defensa y relaciones internacionales".

 

 

PROTESTAS EN LA CALLE

 

 

El vicepresidente de Everis ha sostenido que "es normal que en tiempos de reformas" haya una contestación en la calle, que ha considerado "recurrente" y que "no ha tenido demasiado nivel", para mostrar su preocupación porque, "a veces, la gente tiene más miedo del necesario".

 

 

Así, "no se ha puesto sobre la mesa si va a dejar de haber una educación pública", ha dicho, tras la huelga general en el sector este martes y las movilizaciones en contra de los recortes en la educación pública.

 

 

Ha agregado que "los gobiernos se equivocan, pero también hay gente que se dedica a poner palos en las ruedas para que las reformas no se hagan y hay que pensar que también eso obedece a propios intereses que pueden ser muy legítimos, pero que también hay que ser conscientes de eso".

 

 

En relación con la educación y la sanidad, ha opinado que habría que "fijar los límites" de qué aspectos deben estar centralizados y cuáles no y "espero que se llegue a una reforma en profundidad, pero con acuerdo" porque "lo que no puede ser es tener en unas manos la función de recaudar impuestos y en otras manos la función de gastar el dinero que se consigue con los impuestos".

 

 

Al respecto, ha matizado que "hay que asegurar la dirección única en unas cosas, central o periférica, pero única" ya que "no puede ser que el sistema de tráfico de un país se organice desde tres sitios distintos y mientras no se pongan de acuerdo los semáforos estén en ámbar".

 

 

Serra ha afirmado que "no puede ser que se rompa el mercado interior", si bien "hay cosas que se pueden hacer mejor a nivel más desagregado, con más cercanía al ciudadano". Ha abundado al señalar que no se puede defender al mismo tiempo que "hacer un mercado europeo y eliminar trabas entre todos los países de Europa, entre Finlandia y España", por ejemplo, y que haya trabas "entre Murcia y Andalucía".

 

 

En el caso de la sanidad, ha apreciado que "sería buenísimo" que hubiera "una caja única", que "permitiera comprar los medicamentos al mejor precio posible porque se compra mejor con la fuerza de 17 juntos que 17 por separado" y ha observado que una posibilidad sería que esa compra única fuera la de las 17 Comunidades autónomas "puestas de acuerdo".