El empleo en servicios de alta tecnología ha crecido un 13,9% en España
02/11/2011
El empleo en servicios de alta tecnología es uno de los cuatro componentes en que se basa el Índice Altran para analizar la capacidad de innovación de los países, ya que está vinculado a un mayor esfuerzo de inversión en I+D por parte del sector privado empresarial.

Fuente:  www.equiposytalento.com   Fecha:  02.11.2011

Los países con un mayor porcentaje de empleo en sectores de servicios de alta tecnología, también tienen un mayor potencial de innovación.

 Según datos del último Subíndice de Innovación, elaborado por la consultora Altran, el sector realiza casi un tercio de la inversión total en I+D que hacen las empresas españolas, y emplea a cuatro de cada diez investigadores que trabajan en el sector privado.

Debido a la actual crisis económica y a la estructura productiva de nuestro país, se ha agudizado la fuga de talentos. En los dos últimos años, cerca de 120.000 personas, la gran mayoría jovenes con alta cualificación, han abandonado España.

El empleo en servicios de alta tecnología es uno de los cuatro componentes en que se basa el Índice Altran para analizar la capacidad de innovación de los países, ya que está vinculado a un mayor esfuerzo de inversión en I+D por parte del sector privado empresarial. Los países con un mayor porcentaje de empleo en sectores de servicios de alta tecnología, también tienen un mayor potencial de innovación.

Suecia, Islandia y Finlandia lideran el ranking con más de un 4% de empleo en servicios de alta tecnología. Estos tres países ocupan también los tres primeros puestos del Índice Altran 2011.

En Europa, el sector de servicios de alta tecnología cuenta con 695.000 empresas, que emplean a 5.694.000 personas (el 2,6% del empleo total). En España este sector da empleo a 563.000 personas (el 3% del empleo total), de ellos 17.890 investigadores (38,8% del total empresarial).

En España, el empleo en servicios de alta tecnología representa sólo el 3% del empleo total, pero el sector realiza casi un tercio de la inversión en I+D que hacen las empresas españolas y emplea a cuatro de cada 10 investigadores que trabajan en el sector privado.

A pesar de la masiva destrucción de empleo de los últimos años, el empleo en servicios de alta tecnología ha crecido un 13,9% con respecto al año anterior. Debido en parte a la actual crisis económica y en parte a la estructura productiva de nuestro país, se ha agudizado la fuga de cerebros. En los últimos dos años cerca de 120.000 personas, la gran mayoría de ellos jóvenes con alta cualificación, han abandonado España para trabajar en otros países.