La empresa Atos Origin duplicará su plantilla en el Parque de Boecillo
03/11/2008
La empresa Atos Origin, ubicada en el Parque Tecnológico de Boecillo y en León, prevé duplicar en los dos próximos años su plantilla de ingenieros en estos dos centros de producción hasta alcanzar los 800 desde los 350 actuales, según informó el director general para España, Portugal y Latinoamérica, Diego Padilla, quien presentará en los próximos días al Gobierno regional sus planes de expansión en la Comunidad.

Atos Origin, es la mayor empresa de tecnología de la información de Castilla y León, es una empresa dedicada a soluciones de consultoría, integración de sistemas de tecnología de la información y outsourcing, con una facturación en todo el mundo de 5.800 millones de euros y más de 50.000 trabajadores en 40 países.

En Castilla y León se instaló hace dos años en el Parque Tecnológico de Boecillo donde ubicó un centro de producción, que denominan Nearshore, y en el que trabajan actualmente 300 personas. El centro vallisoletano está especializado en el desarrollo de aplicaciones en el área de las tecnologías de la información, como pueden ser desarrollos tecnológicos en Java, en punto net. Asimismo cuenta con un departamento en SAP y otro grupo que desarrolla tecnologías en Cobol.
Además, esta sociedad opera desde León, donde tiene otros 50 trabajadores.
La ubicación en Castilla y León de esta compañía responde a una estrategia de la empresa de "deslocalizar" medios de producción y servicios de grandes ciudades como Madrid para abaratar costes y mejorar la productividad y competir con la instalación de empresas norteamericanas en países como India. "La compañía se planteó que esta deslocalización se produjera en España para poder dar servicios desde aquí a toda Europa, una zona con la que se comparte cultura y un espacio sociopolítico común", explicó Diego Padilla.
Asimismo, Atos Origin tomó la decisión de buscar ubicaciones fuera de Madrid y comenzó un proceso de negociación con los distintos gobiernos autónomos que concluyó con la instalación de la planta de Boecillo. El objetivo ahora, según Diego Padilla, es continuar el proceso de 'deslocalización' y trasladar a Valladolid parte del trabajo que ahora se efectúa en Madrid, así como la asignación de nuevos proyectos.
Los planes de la compañía sitúan la cifra de trabajadores en 800 trabajadores en 2010, si bien aseguran que la principal dificultad con la que se enfrentan es que las universidades de la región sean capaces de proporcionar este número de ingenieros en estos dos años. Esa es la principal preocupación de la compañía que entiende como un cuello de botella para su desarrollo las dificultades que encuentran para tener personal cualificado procedente de Castilla y León.
"Se trata de una oportunidad tremenda para Valladolid y para Castila y León en un momento de crisis económica porque hay muchos sectores que pueden reducir costes desplazando se producción desde Madrid con un poco de ayuda del Gobierno regional", señaló Diego Padilla.