Empresas que sí crean empleo en málaga
08/04/2013
Trabajan como subcontrata en proyectos de grandes multinacionales como Accenture, Indra o El Corte Inglés y están satisfechos con el resultado.

Fuente:  http://www.malagahoy.es

No todo es negro en la economía local y hay compañías como Arelance, Ericsson, Oracle, Superskunk o Kapyderm que siguen contratando personal en plena tormenta.

Son como la pequeña aldea gala de Ásterix y Obelix. Están rodeados de empresas que tienen todo tipo de problemas económicos y que están despidiendo a personal a diestra y siniestra. Es difícil abstraerse a la crisis económica, a la dificultad para conseguir créditos y, en general, a la sensación de negatividad que invade una provincia que casi cada mes bate el récord de parados. Sin embargo, aún hay empresas a las que les va bien en Málaga e, incluso, están aumentando su plantilla. Son más de las que se cree, pero normalmente salen a la luz aquellas que arrastran problemas.

El caso del grupo Arelance es más que significativo. Dicen todos los expertos que el 2012 ha sido el peor año de la crisis. Sin embargo, esta empresa ha aumentado su plantilla en cerca de 100 personas y elevado su facturación un 15% hasta los 10 millones de euros. Arelance es una consultora tecnológica malagueña que nació a finales de 2003 y que tiene como socios al economista Pablo Díaz y al informático Miguel Manzanares. Tienen cuatro áreas de negocio porque, según Díaz, "no queremos tener todos los huevos en la misma cesta, aunque hemos buscado una diversificación en la que haya sinergias entre las distintas áreas". Su principal rama es el outsourcing, es decir, la prestación de servicios de forma externalizada. Trabajan como subcontrata en proyectos de grandes multinacionales como Accenture, Indra o El Corte Inglés y están satisfechos con el resultado. Cuentan con 260 informáticos de los cuales el 50% son indefinidos y el resto son contratados para proyectos concretos "aunque esos proyectos puntuales suelen tener una duración de dos años", destaca el director de Arelance. Muchos de esos profesionales, además, pasan de unos proyectos a otros cuando éstos finalizan dada la fuerte demanda que posee esta empresa ubicada en el Parque Tecnológico de Andalucía.

Díaz subraya que en el sector tecnológico el momento más grave de la crisis fue entre 2008 y 2009. A partir de ahí han crecido como la espuma. En 2009, por ejemplo, tenían 130 empleados y facturaban 4,3 millones de euros y, en 2012, acabaron con 280 empleados y 10 millones en ventas. En 2013 prevén incluso un "crecimiento sostenido" de la plantilla y facturar 12 millones de euros.

La clave de su éxito ha sido, según Díaz, que sus clientes son compañías privadas. "Hay muchas empresas que lo están pasando mal porque estaban vinculadas a las Administraciones Públicas. Nosotros hemos trabajado con el sector privado y a la larga ha sido positivo. Las grandes empresas son duras en las condiciones que te ponen pero te pagan cuando dicen", explica. Otra es que "hemos dado un buen servicio y tenemos una estructura sólida", pues Díaz afirma que ha llegado a haber hasta 300 proveedores y ahora apenas quedan una decena. "El negocio ahora es menor pero también se reparte entre menos empresas", recalca. Este empresario también advierte que, a pesar del paro, "no es fácil encontrar trabajadores para puestos especializados en tecnología e informática".

Siguiendo en el ámbito tecnológico, dos multinacionales acaban de confirmar su apuesta por Málaga. Ericsson inauguró en enero de forma oficial su nuevo centro en el PTA y comunicó que prevé contratar a 100 personas entre 2013 y 2014, alcanzando una plantilla total de 250 personas, siendo la mayoría ingenieros y especialistas en software. "Vamos a seguir creando empleo en este centro. Estas instalaciones rompen muchos de los mitos que fuera del país se escuchan sobre España: se dice que no se crea empleo, que no se da empleo a los jóvenes y que no se atrae inversión", aseguró José Antonio López, consejero delegado de Ericcson en España y Portugal. Más del 30% de los trabajadores tiene menos de 29 años.

La segunda gran noticia en la tecnópolis malagueña la dio Oracle el pasado 12 de marzo. Esta multinacional tecnológica ha ampliado sus instalaciones y se ha marcado el objetivo de tener una plantilla de 500 personas en los dos próximos años. Ahora tiene 300 pero cuando llegó a Málaga en el año 2007 la plantilla estaba formada por 50 empleados, por lo que, de confirmarse las nuevas contrataciones, se multiplicaría por diez el número de trabajadores. Oracle tiene en Málaga su segundo mayor centro en Europa. "En medio de esta coyuntura en España es muy alegre poder decir que cambiamos de oficina para tener más personas", destacó satisfecho el director general de Oracle Ibérica, Leopoldo Boado, quien subrayó que Málaga "tiene una calidad de vida muy atractiva para atraer el talento internacional".

La actual plantilla de esta multinacional de software en esta provincia está formada por personas de 15 nacionalidades distintas y el 20% son jóvenes nacidos en Málaga. No es necesario recordar pues que para ser contratado es necesario tener un alto dominio del inglés. Desde este centro dan servicio de consultoría y de televenta para Europa, Oriente Medio y África.

El sector tecnológico, dentro de lo que cabe, está superando mejor la crisis que otras áreas productivas y, en el caso de las empresas mencionadas, incluso se está generando empleo. No obstante, también hay firmas de otros segmentos que están creciendo de forma fulgurante y tienen buenas perspectivas de negocio. En este contexto encaja a la perfección el laboratorio malagueño Kapyderm, una firma que fabrica y comercializa productos para anomalías de la piel y el cabello en España, Europa y hasta Estados Unidos.

Empezaron en 1989 con cinco personas en plantilla y hoy tienen, entre directos e indirectos, un centenar. Dispone de delegaciones en Madrid, Oviedo, Sabadell, Alicante, Málaga o Tenerife y hace ocho años decidieron dar el salto al mercado internacional con una oficina en Portugal. Desde ese momento se han expandido por Europa con contratos en Polonia, República Checa, Ucrania o Suiza pese a la crisis económica general. Poseen además desde hace cinco años una sede en Miami (EEUU) desde la que cubren también el mercado de México o Venezuela. "Hemos ido aumentando la plantilla de forma considerable con la entrada en nuevos países", relata Manuel Muñoz, director de la empresa. Su fórmula para triunfar es, según este directivo, tener un modelo de venta distinto al de los demás y hasta han acuñado un nuevo término: dermotricología. "Tenemos un método innovador porque hacemos un diagnóstico previo para aconsejar a cada cliente el producto más adecuado a su anomalía. Le mostramos su afección en una imagen y le damos el producto necesario. Así la venta es más fácil y estamos incorporando nuevos asesores técnicos a los que formamos en nuestro sistema", añade Muñoz.

Otra empresa que resiste a la crisis y la ola de decepción continua en la que estamos inmersos es la cadena de tiendas de regalo Superskunk. En estos momentos tiene 21 tiendas -19 propias y dos franquicias- en distintos puntos de España y prevé abrir más establecimientos en breve en Madrid o Canarias. Su plantilla actual está en torno a las 50 personas y, con las nuevas aperturas, anuncian que van a contratar a 12 personas más. Luis Rubio, su director general, destaca que "siempre estamos mirando sitios nuevos" y aboga por la expansión para sobrevivir. Destaca que el tique medio de compra ha bajado en sus tiendas pero "nos hemos adaptado a los tiempos y tenemos buenos precios, algo importante porque nos dedicamos básicamente al regalo de impulso".

No hay que engañar a nadie. No hace falta. Málaga vive de una de las peores crisis económicas de su historia y tiene más de 200.000 parados. No obstante, hay dos opciones. Hundirse en el pesimismo y la lamentación constante o buscar nuevos proyectos, clientes interesados en cualquier punto del mundo y salir hacia delante. Estas cinco empresas lo están haciendo y con éxito. En 2012 se crearon 4.195 empresas en Málaga, un volumen ligeramente superior al de los tres años anteriores y, aunque el autoempleo es predominante, muchas de esas firmas necesitan o necesitarán personal a corto o medio plazo. Hay que confiar para salir de este pozo. Numerosos empresarios lo están haciendo.