Las empresas europeas suspenden en la protección de su propiedad intelectual y secretos corporativos
13/06/2012
Solo la mitad de las empresas de tamaño medio en España (50%) cuentan con planes activos para proteger la propiedad intelectual y los secretos corporativos, según demuestra un reciente estudio de la compañía de gestión de la información Iron Mountain y PwC[i]. Más de la mitad (54%) considera que proteger la propiedad intelectual y los secretos corporativos es menos importante que salvaguardar la información de clientes, empleados, así como la documentación empresarial y financiera.

Fuente: www.diariojuridico.com

La información gestionada, como pueden ser los datos de clientes y empleados, está sujeta a leyes de “compliance” muy estrictas y, por ese motivo, es esencial que esté bien protegida. Sin embargo, teniendo en cuenta que el mercado global de propiedad intelectual mueve cada año aproximadamente unos 180.000 millones de dólares al año[ii], y que hay estudios[iii] que revelan que la información confidencial y secretos comerciales representan dos tercios del valor de una empresa, puede indicar que infravalorar la gestión de la propiedad intelectual y otros secretos corporativos no sujetos a la ley puede poner en riesgo a las empresas, dejándolas expuestas al espionaje industrial y al robo.

De los cuatro sectores analizados, la propiedad intelectual en el ámbito farmacéutico fue el que obtuvo peores resultados: menos de un tercio (30%) incluye la propiedad intelectual y los secretos corporativos en sus planes de gestión del riesgo de la información. El sector de servicios financieros (35%), el legal (38%), el industrial (49%) y el de seguros (57%) tuvieron unas puntuaciones ligeramente mejores.

“Las empresas aciertan al prestar atención a la protección de datos confidenciales de clientes o empleados”, comenta Ignacio Chico, director general de Iron Mountain España. “Sin embargo es preocupante que solo un número reducido de compañías implementen de forma estructurada la gestión de la información. Imaginen lo que podría ocurrir si información confidencial de la empresa, como patentes, diseños de productos o estrategias de mercado, cayeran en manos de la competencia”.

Para Chico, los resultados del estudio subrayan la necesidad de las empresas de desarrollar una cultura de la Responsabilidad Corporativa de la Información (CIR): “Hace falta un cambio cultural para involucrar a los empleados en la protección de los activos de información de las empresas”.

El estudio de PwC encuestó a 600 directivos senior en 600 empresas europeas de entre 250 y 2.500 empleados y sirvió de base para crear el primer “Índice de Madurez del Riesgo de la Información” en Europa, que ayuda a las empresas a evaluar su madurez a la hora de afrontar el riesgo al que está expuesta su información. Los resultados no solo revelaron que las compañías suspenden a la hora de priorizar la seguridad de la información como los secretos corporativos y la propiedad intelectual; también mostró que las empresas dejan su información más vulnerable expuesta ante amenazas simplemente por no tener en marcha un sistema que controle a los empleados. El estudio también señalaba que un 24% de las empresas españolas no controlan a nuevos empleados, dejando sus secretos corporativos expuestos a un riesgo potencial.

Los empleados pueden ser un riesgo potencial para la información relativa a secretos corporativos. Sin embargo, unas medidas muy simples, que no requieren de grandes inversiones en tecnología, servirían para disminuir el riesgo. Iron Mountain asesora a las empresas a diseñar y saber más sobre la seguridad de la información, para poder involucrar a cualquier persona en cualquier nivel de la empresa, y a recompensar y estimular las buenas conductas dentro de las empresas, desde el empleado más junior hasta el más máximo directivo.

Iron Mountain ofrece servicios de gestión de la información que ayudan a las organizaciones a reducir los costes, riesgos e ineficiencias asociados a la gestión de sus datos físicos y digitales. Sus soluciones permiten a sus clientes proteger y utilizar mejor su información – independientemente de su formato, ubicación o ciclo de vida – para que puedan optimizar su negocio y asegurar la adecuada recuperación, cumplimiento normativo y explotación de sus datos. Fundada en 1951, Iron Mountain gestiona miles de millones de activos de información, incluidos documentos de empresas, archivos electrónicos, datos médicos, y mucho más para organizaciones de todo el mundo.